La primera gran señal del no retorno

Cuando un pueblo asume una plena identidad de su líder, responde en todo momento a la profundidad de sus imborrables huellas, cada día la semilla sembrada por el líder se reproduce sin cesar, por lo tanto, cuando existe una conexión espiritual y emocional entre el pueblo y su líder, la distancia entre ambos no existe, aún cuando geográficamente esta sea infinita.

La historia de la humanidad está escrita por los líderes, Platón en alguna oportunidad planteó que todo se le perdona a un líder, menos que se equivoque; sin embargo, Chávez desde el 4 de febrero 1988, desde el retumbante “por ahora”, le respondió a Platón que cuando el líder considera que se puede haber equivocado, reconoce su error y lo asume con valentía, entonces el pueblo le perdona y le acompaña a retomar el rumbo.

El Comandante Chávez, como ningún líder el América Latina y el Caribe ha aprovechado con elegancia tres condiciones, entre otras que se puedan señalar de un conductor de excelencia: determinante circunstancial favorable (apareció en el momento justo, en el tiempo necesario y suficiente para ejercer su liderazgo); contenido de valores a toda prueba e indoblegable compromiso con un sueño de libertad e inclusión de los más desposeídos (sello inconfundible de todas las misiones).

Este 16 de diciembre en las elecciones de Gobernadores y parlamentarios regionales, se obtuvo una victoria como nunca se había alcanzado en el curso del proceso revolucionario, 20 de 23 gobernaciones y 22 mayorías en los parlamentos regionales; esto constituye la primera gran señal del no retorno del proceso revolucionario, el 26 de mayo del 2013, con independencia de lo que suceda con la salud del Comandante Chávez la victoria en las elecciones de alcaldes y concejales será más aplastante, y si el Presidente no pudiera asumir el 10 de enero, en la fecha que se realicen las elecciones Presidenciales será de nuevo barrida la oposición.

A la oposición se le complica cada vez más el panorama, ahora tendrán que cambiar la consigna, ya no será fuera Chávez, sino, fuera Chávez y sus más de 8 millones de seguidores en Venezuela y los cientos de aliados en el llamado concierto internacional. Chávez no es Chávez, es un pueblo; tal como él lo ha reiterado en varias oportunidades, lectura que jamás ha hecho la oposición.

El 26 de mayo del año 2013, será la segunda gran señal del no retorno, rumbo a la construcción y fortalecimiento del Estado Comunal como antesala al socialismo.

Ingeniero

lazaroroger@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1618 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: