Cuentos y cantos de San- Tiago

Ah!, San Tiago de León de Caracas, que cambias a cada rato en un vaivén dialéctico sin fin. Sólo la terquedad de tus hijos se ha encargado de que tu historia no muera, y ahora esa terquedad asume tu defensa de patrimonio ético hasta por nombre. Porque como nos preguntábamos hace dos días una colega y quien escribe…¿Estuvo San Tiago, apóstol y mártir, alguna vez en América?

¿Vino con Colón? ¿Violó a alguna aborigen? ¿Fue corrupto?¿Se llevó miles de pepitas de oro?¿Tiene que ver con la historia del despilfarro? .No. No y no.

Lo contrario. El hombre fue apóstol y mártir y hasta enfrenta a la historia que nos contó la iglesia, que no termina de aclarar que quisieron decir los evangelistas con aquello de “San Tiago, hijo de José, hermano de Jesús…” Interesante… y éste además se fajó con viajes que lo llevaron de Jerusalén a España, en barca y sin Jesús, y éste si es verdad que fue torturado y decapitado, y dejó un camino recorrido, que se recorre hoy en su nombre y con su nombre. Sus convicciones lo fueron transformando de pacífico apóstol en un combativo predicador que pasó el Mediterráneo para llevar a España las enseñanzas de su maestro Jesús. Su vida fue consecuencia de sus principios.

San Tiago musical

Buena parte de los que te vivimos, padecemos, disfrutamos, pero todo intensamente preferimos zambullirnos en algo distinto a la basura que te ahoga. Preferimos zambullirnos en el recuerdo de el “Lamento naúfrago” de Chucho Sanoja para cantar “Sobre la arena mojada” con Chico “Sensación” Salas. Eran tiempos bonitos para ti, Santiago de León de Caracas. Salías de la camisa de fuerza que significó una dictadura, Billo Frómeta hacía de las suyas y el negro Víctor Piñero también, pero con “Los Melódicos”. Te gustaba Paula Bellini, y Luis Alfonso Larrain y Aldemaro Romero estaban metidos en la candela. Era producción nacional de la buena, de la bailable… de la ideal para el arrocito, para el foxtró, para el bonche, para la bailanta…

¿Recuerdas cuando comenzó la avalancha de los porros? Tampoco en esto te quedaste atrás. “Pa’ porros, combos” dijiste y aparecieron Los Megatones de Lucho, el Combo de Orlando, y el Super Combo Los Tropicales con aquella “Banda Borracha” que te enloqueció los oídos. Pero el asunto no se quedó ahí, porque yo recuerdo cuando te volviste “bitlemánica”, Caracas, con esa fiebre arropándote y poniéndote a bailar en “la noche de un agitado día” pidiéndole a Beethoven que se fuera y no volviera jamás.

“Rosas Rojas para una dama triste” cantaba Ivo, como si la dama fueras tú, cómplice de muchos de tus hijos que se fueron pal’ monte (y no para guarachar precisamente). Fueron tiempos de guerilla, y también de salsa, porque el Caribe se unió en un ritmo como para auxiliarse en esa etapa. Solidario.

“A la seis es la cita/ no te olvides de ir” y enviaste entonces a Federico y su Combo, a Los Dementes, al Sexteto Juventud… y es que siempre tienes algo en la reserva. Lo aprendiste.

Santiaguera alegría la de tus carnavales: Matancera, Aragón, Barreto, Palmieri y Tito Rodríguez, el inolvidable que andaba en esos años empeñado en que lo oyera Antonia para decir lo bien que bailaba charanga.

Como eres milagrosa no te faltó un “muerto vivo” que no estaba difunto sino de parranda según Rolando Laserie. Los timbales siempre estremecieron tu humanidad con un Tito Puente que más de una vez se trajo a La Lupe para que te cayera a zapatazos mientras le decía a Juan Vicente Torrealba que afinara el arpa para cantarte a ti, sultana empedernida, devaluada sucursal del cielo que hoy busca con su recurso humano y popular su propia reivindicación.

Cuentos y esquinas

Qué de cuentos sabrosos esconden tus esquinas. En cada canción una historia, en cada historia una vida, en cada vida un pedazo de ti. Plazas transformadas, hoteles como tarimas para la música… y aquella estructura gigantesca que parece un chichón de nieve vista desde la cota mil. Poliedro que ha albergado desde escabrosos encuentros de boxeo hasta cantos por la paz, pasando por supuesto por la salsa, el rock, el circo y la academia.

En la esquina de las Gradillas sale un muerto. En la de Caja de Agua ya no hay caja y en la del hoyo posiblemente haya uno, pero no aquél de la historia, sino éste del abandono…

Salsa, Rap, Merengue, marchas, buhoneros, sueños, sucio. Junto a la amalgama de tu cotidianidad tu pueblo tiene unas ganas infinitas de lograr que seas la ciudad mas hermosa del continente. No deberíamos esperar a que el presidente salga con la escoba. “Un barredor de tristeza/ un aguacero en venganza/ que cuando escampe/ parezca nuestra esperanza”…

Caracas, amiga, mi cuna de la maternidad vieja en San Martín, estás cumpliendo años y a pesar de tus padecimientos, que son los nuestros, preferimos felicitarte a compadecerte. “Si, si, si, / pero como Caracas/ no, no, no, no se consigue nada”…

Estás a dos de la afinación perfecta, amiga y todos los Santiago miran hacia ti, amorosos y solidarios, esperando que sigas permaneciendo entre sus filas porque aunque la dignidad no es asunto de un nombre, él la identifica.

El Integrador

No hay un santo mas cercano al espíritu de lo latinoamericano que el propio San Tiago (terminó siendo Santiago gracias al uso del nombre).

A ver:

Santiago de León de Caracas
Santiago de los Caballeros de Mérida
Santiago de los Caballeros de República Dominicana
Santiago de Cuba
Santiago de Cali, Colombia
Santiago de Guatemala
Santiago de México ( provincia)
San Felipe y Santiago de Montevideo, Uruguay
Santiago de Chiuitos, Bolivia
Santiago de Veraguas, Panamá
Santiago de Chile

La verdad es que la lista es bien buena, rítmica, sabrosa, digna, integradora y sin conflicto de identidad.


Palabras
“Porque toda naturaleza de bestias y de aves, y de serpientes, y de seres de la mar, se doma y es domada de la naturaleza humana. Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal” (Stg. 3:7-8).

El nombre de San Tiago es por primera vez mencionado por escrito en el poema el Mio Cid: “Los Moros llaman Mafomat e los cristianos Santo Iagú”

Santiago de los Caballeros (República Dominicana) fue fundada en 1504, Santiago de Cuba en 1515 y Santiago de León de Caracas en 1567. Más caribeño… difícil.

(*)Periodista
CNP 5.312
lilrodriguez@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3373 veces.



Lil Rodríguez(*)

Periodista. Defensora de los valores culturales venezolanos y latinoamericanos.

 lilrodriguez@cantv.net      @lildelvalle

Visite el perfil de Lil Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Lil Rodríguez

Lil Rodríguez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas