¡A que llora el "valiente" Noé!

He leído algunas notas de compatriotas que muestran su asombro por la cobardía del supuesto periodista Noé Pernía, quien agredió a un reportero de Catia TV, mientras contaba con el respaldo de algunos decenas de disociados como él. ¡Hasta trató de que lo lincharan! escribió alguien en Aporrea, cómo si se tratara de algo inimaginable.

¿De verdad esperaban una actitud diferente de un tipejo como Noé? Si es así, creo que entre nosotros hay más gente inocente de lo que creía.

De gente que es capaz de tragarse la dignidad y la moral para afirmar que el Presidente en persona mandó a quemar a unos humildes soldados porque habían firmado en su contra, no se puede esperar sino acciones como la de este "defensor del libre ejercicio de la profesión del periodismo". No amigos, no nos llamemos a engaño. Si son capaces de defender a unos criminales como los que acabaron con la vida de Danilo Andérson y tratar de mostrar a este como un delincuente, para justificar tan horrendo crimen, no puede asombrarnos que actúen como las hienas.

L o que si debemos es no imitar la acción, pecando de inocentes. No podemos caer en la trampa que tendieron con esta provocación.

Noé no estaba laborando, estaba en la marcha cumpliendo dos misiones: haciendo bulto como si se tratara de un estudiante universitario y a la caza de un periodista de cualquier medio comunitario para agredirlo.

Esta última tarea era fácil, sólo había que aprovecharse de que se estaba en ventaja numérica para golpear al periodista, y el odio que hay en algunos disociados para incitar al linchamiento.

Esto, según los planes, especialmente si se producía el linchamiento que afortunadamente no se produjo, desataría una cadena de agresiones contra periodistas de los canales de oposición que servirían para continuar con la campaña de descrédito contra el gobierno.

Es tan estúpido Noé, que él mismo se convirtió en una potencial víctima del fascismo en el que milita. Resulta evidente, por su euforia, que no se ha detenido a pensar que la misma persona que le dio la orden de agredir a un periodista, puede dar otra para que lo desaparezcan del mundo de los vivos, y tener con ello un excelente motivo para intentar "calentar la calle" en su lucha contra el gobierno.

Allá Noé con su orgullo pendejo de guapetón. En las filas revolucionarias hay que actuar con calma… de esa cabuya ya tenemos un rollo.

Cuando pasen unas semanas, y en Radio Caracas Noé vuelva a ser visto como el pendejo de siempre, él comenzará a evaluar en serio las consecuencias del acto que hoy lo hace sentir en la gloria. Es allí, ante la inminencia de tener que enfrentar la justicia, donde conoceremos al verdadero Noé Pernía.
Acepto apuestas, a que niega los hechos y afirma que se trata de una persecución del gobierno contra la libertad de expresión.

Ya verán que la frase "si le rompí la cámara y qué", será cambiada por "yo jamás haría una cosa como esa señor juez"; porque de cómo transformar la guapetonería en actos que evidencian falta de coraje y dignidad, si saben los dirigentes de la oposición y algunos de seguidores.

Allí tienen a cuchita Mendoza que nunca ordenó el cierre de Venezolana de Televisión; a Capriles RadonsKi que no participó en el asedio a la embajada de Cuba; a Carlos Fernández que se sometería a un tratamiento médico un "ratico" y ya volvía; a Manuelito Rosales que firmó el decreto de Carmona, sin saber lo que firmaba; a Cecilia Sosa que fue a palacio el 12 de abril a reclamarle a Carmona; a Brewer Carías que nunca preparó el decreto del carmonazo, a Pedro Romero que se orinó los pantalones cuando no pudo salir a tiempo de Miraflores el 13 de abril, a Carlos Ortega que nunca convocó al paro petrolero, y a Patricia Poleo que le echó la culpa a Google de lo que ella escribió sobre el ministro Chacón.

Si ustedes hacen un poco de memoria seguramente recordarán al compañero de labores de Pernía que 13 de abril lloró arrepentido ante las cámaras, porque pensó que la multitud que rodeaba el canal iba a lincharlo; así les vaticino que llorará "el valiente Noé" ante la posibilidad de ir a parar a un retén judicial.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3743 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas