Tiempos de cambios





Américo Hernández

Es arrecho aceptar los cambios. Estos de por sí generan resistencia, sobre todo en los que por los cambios pierden privilegios. Aunque hay los que se resisten por un problema meramente estomacal, es decir porque les da su perrísima gana.

Galileo dijo que la tierra era redonda y que giraba sobre su propio eje y lo excomulgaron. El curita revolucionario de Las Sandalias del Pescador, de Morri West, dijo que si la Iglesia Católica no se adaptaba a los cambios de la dinámica de la fe corría el riesgo de desparecer, y lo asesinaron. El Papa Albino Luciani escudriñó la venta de las cuentas bancarias del Vaticano al Banco Ambrosiano y murió envenenado. (David Yallop, En nombre de Dios). Su reinado duró lo que dura un peo en un chinchorro agujereado (33 días).

Chávez aplicó ligeros cambios en la Economía y Política de Venezuela (ahora es que viene lo bueno) y los Amos del Valle, “dueños de la riqueza venezolana, se arrecharon y desarrollaron toda una guerra mediática hasta tumbarlo el 11 de abril de 2002 con tan “malaleche” que a los tres días volvió a Miraflores de la mano del pueblo y de los militares leales.

A Juan Carlos Caldera, diputado de la oposición lo filman con las manos en la masa, recibiendo unos 20 palos, y él, creyendo que aún hay pendejos en el país, que la vaina sigue igual que en tiempos de IV República y que Venezuela no ha cambiado para nada, dice “que no es corrupto sino que ese dinero que le entregaron era un “susú” que estaba jugando y que ese día le tocaba cobrarlo”.

Teodoro Petkoff dice el hombre que no cambia y no reflexiona es un idiota. Se lo escuché decir a David De Lima cuando denunció públicamente el Paquete de Radonski. Y es que hay que adaptarse a los tiempos de cambios que está viviendo nuestro país. Por eso me agradó sobremanera el comportamiento de De Lima, de Hermán Escarrá y William Ojeda.

Soy salsomano visceral y no quería saber nada de la música moderna (así se llamaba en los 60). Pero luego que me metí en esa onda admiré y disfrute a los Beatles, Rolling Stone, Bee Gee, a Tom Jones, Frank Sinatra, Nat King Cole, Los Impalas, Los Supersónicos, Metálica, Iron Maden, Guns & Roses, Pin Floyd, Phil Collins, Aerosmith, Soda Stereo, The Pólice. También, con el tiempo, aprendí a aceptar la música de los genios (Mozart, Chopin, Beethoven. Etc.). Y por supuesto siempre he sido fiel a la música folklórica de mi país y de todos los pueblos del mundo.

La velocidad de los cambios no da tiempo a pensar. Lo que es bueno el lunes el martes no tiene vida. Y me voy de anécdota; Un escolar le preguntó el martes en la mañana a su profesor de castellano por una norma específica y éste le respondió acertadamente. Y entonces el querubín le espetó: “Lamento decirle profe que esa norma fue derogada anoche por la Real Academia de la Lengua Española. Tenga usted una copia de la decisión”.

americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1368 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: