La complejidad política

La política es la actividad más compleja porque es la síntesis de todas las contradicciones de la vida social. Una de las dificultades para la clase obrera es saber hacer uso de la política en su confrontación con la burguesía, la cual tiene siglos de experiencia en el manejo político directo y ha recibido la herencia práctica de las clases dominantes que la han precedido en el ejercicio del poder.

 La lucha de clases es la que decide en última instancia y la participación y la cultura le han sido negadas al proletariado porque es condición indispensable de la dominación. Por eso dice Lenin que el socialismo llega a la clase obrera “desde fuera”. Marx y Engels provenían de la burguesía culta de Alemania; el mismo Lenin era de la baja nobleza rusa; Mao Tse Tung hijo de campesinos acomodados y en contacto desde la biblioteca de la universidad de Pekin con el mundo intelectual; Fidel y Raúl hijos de un terrateniente; Gustavo y Eduardo Machado y Salvador de la Plaza procedentes de la tradicional alta burguesía venezolana; el comandante Hugo Chávez surge de las filas militares y allí se inicia el actual movimiento revolucionario.

 Jesús Faria fue un caso verdaderamente extraordinario que comprueba la capacidad del proletariado cuando adquiere conciencia revolucionaria. Nacido en la capa más pobre del campesinado, obrero en las peores condiciones en los inicios de la actividad petrolera, aprendió a leer y a escribir a los 27 años de edad como militante del Partido Comunista y llegó a leer en 5 idiomas: inglés, francés, italiano, ruso y, por supuesto, español. Personas autorizadas le reconocían excepcionales condiciones de escritor.

 Venezuela tiene la característica histórica de que la oficialidad de la Fuerza Armada no ha provenido de la alta burguesía sino de las capas medias y las clases oprimidas. Este es un hecho de importancia en el papel político de los militares. La alta burguesía fue incapaz, después de la Guerra de Independencia, de encabezar un proyecto de desarrollo independiente y, por el contrario, sirvió a los intereses del imperialismo en la dominación del país. Las ideas de liberación nacional y socialismo han tenido eco en la Fuerza Armada y la Revolución Bolivariana es la más clara demostración. Ha sido iniciada por la Fuerza Armada y constituye su principal sostén. Por lo demás, hay que destacar que nuestra Fuerza Armada nació en la Guerra de Independencia y es continuación histórica del Ejercito Libertador y del pensamiento social de Bolívar.

 La burguesía es una minoría ínfima y se vale de todo género de medios, todos carentes de ética, para lograr la sumisión de las otras clases sociales. En Venezuela, el liderazgo de los partidos políticos que sostenían al sistema y los cuadros del gobierno provenían de las capas medias, como eran los casos de Caldera, Betancourt y Villalba y hoy de los partidos que forman el MUD. 

 La liberación nacional y el socialismo son proyectos científicos del materialismo histórico, teoría de la clase obrera llamada a ejercer la hegemonía en el bloque histórico que propicia la revolución. No es posible eludir la lucha de clases, cuya culminación es la victoria del proletariado. Esto no significa negar protagonismo en el liderazgo a sectores y personalidades provenientes de otras clases, pero, sin la menor duda, una clase obrera unida y organizada constituiría un fundamento sólido para la labor conjunta con la Fuerza Armada, el campesinado, el estudiantado, artistas y literatos, etc. El partido político de la revolución adquirirá una base social indestructible.

 La política revolucionaria exige la consideración de todos los factores determinantes de la vida social, es decir, de toda la complejidad política. La revolución es la transformación radical de la sociedad, de la cual no escapa ninguno de los sectores sociales, porque cada uno de ellos influye positiva o negativamente en los demás. Esa es la razón por la cual la clase obrera, que tiene en sus manos en todo el proceso productivo, es la clase que puede unir a todos los oprimidos por la minoritaria burguesía.  

robertohernandezw@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1467 veces.



Roberto Hernández Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor