Por eso y gente como esa, somos un país atrasado y dependiente

Todo proceso de desarrollo tecno –científico de un país empieza primeramente por la voluntad, la disposición de sus hijos y gobernantes. Unos primeros pasos que servirán de ruta para avanzar y estimular la inventiva o la capacidad de crear. Esas facultades, son innatas de todos los seres humanos. Pero si no son estimuladas adecuadamente. Si quienes toman las riendas de conducción del país no tienen la visión, la inteligencia y la disposición de impulsar las condiciones mediante las cuales ese desarrollo se genere. Entonces pasa lo que ha pasado hasta ahora en las denominadas naciones subdesarrolladas. Ese primer paso está en la educación y su dirección hacia la iniciativa y la garantía de poder ejercer esa creatividad en el campo laboral, económico, social, científico y tecnológico con criterio de independencia y soberanía nacional.

Pese a todas las trabas intencionales que nuestros países han tenido para crecer científica y tecnológicamente, a partir de la educación y la inversión en el sector creativo. Nuestras naciones han parido hombres y mujeres que pasan por sobre esas limitaciones. Pero desgraciadamente se ven obligados a aplicar su conocimiento y capacidad en otras latitudes, donde los captan y los ponen a su servicio (fuga de cerebros). Esa es una política deliberada.

En la Venezuela de nuestras luchas, después de Simón Bolívar y hasta Hugo Chávez, como presidentes. Los demás han sido unos sacos de mediocridades, que solo se han dedicado a enriquecerse, a alimentar un ego enfermizo de poder y, una vanidad improductiva y anti nacional. Esa mayoría de anti patrias, lo primero que han hecho como gobernantes es ponerse al servicio de intereses extranjeros. Su mediocre auto valoración los llevó a pensar que todo el pueblo es como ellos, y aplicaron políticas represivas en todos los órdenes y limitativas a solo vivir por vivir, consumir y creerse incapaces de inventar nada. De allí la malvada campaña: “el venezolano es flojo”. Fernández Moran es uno de esos ejemplos de hombres que saltaron la barrera mediocre que los políticos mediocres de la cuarta república, la tercera república, impusieron. El gran científico venezolano tuvo que ir a desarrollar su conocimiento y capacidad a la NASA. Pero como todo ladrón limitante, el gobierno yanqui le puso entre la espada y la pared: o te nacionalizas basura gringa o te vas, por que no te podemos pagar un sueldo como extranjero. Fernández Moran, le escribió al entonces presidente Caldera, exponiéndole su situación, que le subsidiara para seguir desarrollando su capacidad científica y adquiriendo conocimientos. Ese inmoral presidentucho, enemigo de la educación, mediocre gominoso, allanador de universidades y cerrador de escuelas técnica, le respondió negativamente. Por supuesto el gran hombre zuliano, prefirió venirse a su Venezuela, frustrado y anónimo, antes que vender su nacionalidad y traicionar su condición. Así como Caldera, ha sido el talante infeliz y mediocre de los malayos gobernantes de esta nación, con las dos excepciones citadas. En lo que si han coincidido los mediocres, es en la facilidad para reprimir y asesinar a su pueblo, obedeciendo instrucciones foráneas.

El actual candidato de esa derecha mediocre y servil: Capriles Radonski, va por la misma senda de caldera, Betancourt, Leoni o CAP. El muy infeliz, se explaya en críticas por que se posee satélites en pro de la independencia tecnológica. Con acotaciones infantiles y mediocres, descalifica lo que es el principio de una etapa de despegue nacional hacia mayores estadios de desarrollo tecnológico ¿no tendrá conocimiento este ignorante de cómo empezaron Japón o China el camino hacia la grandeza de desarrollo técnico - científico de hoy? Ese es el peligro de las mentes colonizadas, esos cerebros castrados, cuya visión llega hasta la punta de las narices con las cuales aspiran polvos alucinógenos. Una nación que se mantenga colonizada y dependiente, siempre será una nación cuya población vivirá en la pobreza y en la ignorancia. Los recursos naturales, serán herramientas de progreso para otros países y causas de dolor para los poseedores. Por esa razón mientras el imperio Sion yanqui y los saqueadores europeos, ostentas altos índices de desarrollo. Regiones como África, América latina, ostentan altos índices de miseria y pobreza, pese a poseer inmensas riquezas. Por eso hay mas de mil trescientos millones (1.300.000.000) de personas muriendo de hambre y padeciendo sed, mientras los que los roban y saquean; derrochan energías, alimentos, agua y lujo.

Así como esos politiqueros de baja ralea está un sector empresarial venezolano; cuya iniciativa llega nada más a la especulación. Son mediocres acaparadores, que dicen llamarse empresarios, por el solo hecho de importar basura allende los mares para estafar a la población nacional ¿Como pueden llamarse empresarios unos eunucos cerebrales, que nunca emprenden nada? ¿Acaso no saben que la palabra empresario deviene del término emprender? ¿Es emprendedor, quien no dedica ni un céntimo de su capital a desarrollar ciencia, tecnología, maquinarias y productos propios? Hasta ahora en Venezuela lo que ha habido, salvo muy, pero muy pocas excepciones, es depredadores del erario publico, chulos, ladrones, estafadores, falsos negociantes que pretenden hacerse ricos sin arriesgar nada. Así es, ha sido y será Fedecamaras, Consecomercio y sus afiliados.

Por ser como son esos mediocres del sector mercantilista privado, es que el estado se ha visto obligado a asumir funciones que no les son propias, pero que son necesarias para la independencia, soberanía y estabilidad nacional, lo mismo que para garantizar al pueblo los derechos básicos de existencia. No me pregunten por que: el golpe de estado y el sabotaje económico petrolero del 2002 – 2003, es suficientemente explicativo.

Venezuela ha demostrado que tiene hombres y mujeres capaces, pero ha tenido la mala suerte y la corta visión de dejarse envolver en una madeja de intereses externos e internos, que necesitan mantenerla postrada e improductiva, para ser dominada y expoliada. Dentro de esa madeja están los falsos empresarios nacionales (que no son tales, solo detallen los apellidos de la mayoría de esos parásitos) y el gran capital ladrón internacional. Esa telaraña, aplasta cualquier intento de independencia y desarrollo propio. Esa mafia internacional y nacional nos condenó a ser un país consumidor de lo exportado. Tan es así, por ejemplo: pese a ser productores de hierro, debemos importar tuberías y cosas básicas derivados de esa materia prima, o ser poseedores de tierras de calidad agrícola, en gran cantidad y, exportemos alimentos típicos de nuestro clima.

Ese Capriles y quienes lo manejan, representan, atraso, perversión, corrupción, muerte, pobreza y dolor. No me crean, solo paséense por la historia nacional y por la historia particular de ese títere drogadicto y pervertido sexual ¿Quieren que Venezuela sea un burdel, un gran cementerio y el mayor paraíso del narco terrorismo? Pues voten a Capriles Radonski y sus amos. Tampoco se trata de negar que en el actual gobierno no haya corrupción. Pero comparativamente, las distancias son abismales. Al menos ahora se intenta despegar en lo tecno, científico e independencia. Lo demás podemos lograrlo con la participación mayoritaria en pro de eliminar los escollos que impiden hacer una revolución real. Y eso pasa por atacar la corrupción, el compadrazgo, el amiguismo, la ineficiencia, la burocracia y la obstrucción.

El ministerio de ciencias y tecnologías o su equivalente, debe ser el motor que impulse la ejecución de las tesis de grado de universidades y escuelas técnicas, la que promueva empresas de desarrollo tecno – científicos. Esa es tarea urgente para poder ser soberanos en verdad y para acabar la dependencia del petróleo.

(*)Abogado Revolucionario

javierdelvallemonagas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2516 veces.



Javier Del Valle Monagas


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: