El candidato de la patria (ii)

Esta última semana ha estado repleta de entusiasmo, fortaleza, participación; y fuertes vientos de victoria, porque la maquinaria chavista está ya bien aceitada para lo que será el triunfo aplastante del próximo 07 de Octubre, cuando el comandante Hugo Chávez sea reelegido como presidente de la república y re legitimado por la gran mayoría de los compatriotas venezolanos, como único líder de la Revolución Bolivariana.

Durante las jornadas del relanzamiento del despliegue, de la visita casa por casa, del municipio Barinas, donde ahora nos acompañarán las fuerzas aliadas, enmarcadas en el gran Polo Patriótico, hemos venido insistiendo en diferentes líneas de trabajo, dirigidas especialmente a las estructuras parroquiales, para que fluyan a las bases de patrulla y a brigadistas del mismo polo patriótico, es decir, a todo el bloque revolucionario.

He venido insistiendo además, en mantener la claridad ideológica necesaria, para no confundir objetivos tácticos con los estratégicos. La estrategia fundamental, sin duda alguna, es la victoria de la Misión 07 de Octubre; y Barinas, según los nuevos lineamientos del Comando Nacional de Campaña   Carabobo, tiene la meta máxima de lograr 274 mil votos para Chávez, tarea esta que considero podemos cumplir con mucha disciplina, aplicando las tácticas necesarias, pero sobre todo con mucha organización y verdadera unidad revolucionaria. O sea, sin triunfalismo de ningún tipo, sin egoísmos ni individualismos, vamos a la calle, a continuar realizando las tareas encomendadas por la coyuntura histórica, para continuar sumando conciencias a la causa chavista y conseguir la meta estipulada.

Entonces, ya tenemos la maquinaria electoral, que debemos seguir aceitando y ajustando. La mejor manera de hacerlo es mantener la evaluación permanente de todos los equipos de trabajo, nutriéndola con mucho amor revolucionario: seguir formándonos ideológicamente para cumplir en la práctica lo que dictaminan nuestros preceptos socialistas, mostrar en el desempeño diario, la disciplina, la unidad, la dedicación, el compañerismo; en la realización de las tareas mencionadas para lograr, como un solo bloque, la contundente victoria del 7-O. En nuestro accionar debe imperar la humildad, la solidaridad. Rechazar, como se dijo antes, el individualismo, el sectarismo, el egoísmo y aupar la verdadera unidad, el verdadero amor hacia nuestros semejantes, en fin, ser testimonio de vida revolucionaria. Trabajar con amor y convicción por la revolución.

Por ello hago el llamado a la reflexión, a quienes puedan andar por allí con actitudes y comportamientos que desdigan de nuestros principios revolucionarios, porque sin darse cuenta pudieran estar contribuyendo a que, aquellos que aún se encuentran indecisos o confundidos, no terminen de tomar la decisión de pasarse a las filas de la revolución. ¿Entienden entonces, la importancia de practicar lo que predicamos?...   Creemos en la solidaridad, creemos en la unidad, creemos en el humanismo y por el contrario, estamos en contra del individualismo, del egoísmo; pero debemos mostrarlo con la practica diaria, porque sino difícilmente nos pudieran creer.

Debemos revisarnos por dentro y  preguntarnos a nosotros mismos sí realmente estamos cumpliendo con los principios fundamentales de la revolución, o  si se está aquí para lograr alguna prebenda, a ver qué  beneficio se consigue. Debemos seguir luchando contra esos anti-valores que aún pueden quedar por allí, porque tal como lo dijo el eterno revolucionario, Ernesto Ché Guevara: “la revolución se lleva en el corazón para morir por ella, no se lleva en la boca para vivir de ella…”. 

Ahora bien,  además de la maquinaria, tenemos también ya listo y en pleno desarrollo, el plan de trabajo. Son precisamente esas líneas tácticas de donde sale el despliegue casa por casa, la formación de testigos, los nuevos inscritos en el PSUV, el trabajo del 1x10, la defensa del voto, entre otros para lograr el gran objetivo estratégico.  Dentro de ese plan de trabajo es necesario recordar que es fundamental, como se dijo, seguir sumando conciencias a  la propuesta socialista; y fíjense que no estoy diciendo votos, estoy diciendo conciencias, porque no se trata de comprar un voto o engañar a alguien para que vaya a votar, tal como lo hace la oposición; nosotros tenemos muchos argumentos  para seguir sumando voluntades a nuestra causa revolucionaria, uno de ellos: los logros visibles de la Revolución Bolivariana. Sigamos difundiendo nuestros logros, hablando y convenciendo a los que aún quedan por allí confundidos, apáticos, indiferentes; porque lo más probable es que ellos mismos se estén beneficiando de esos logros que son para todo el pueblo, sin distingos de ningún tipo. Sabemos que es parte de la población que no ha tenido la oportunidad de darse cuenta del mar de confusiones en que los tiene esa oposición mentirosa. Es nuestro deber ir por ellos, mostrarles la senda de la salvación, quitarles el velo de los ojos para que puedan ver claramente el camino del Socialismo.

Aunado a esas tácticas indispensables, ya tenemos un programa de gobierno, presentado por el mismo comandante presidente, Hugo Chávez, el cual vamos a distribuir en los próximos días y que no solo debemos debatirlo, discutirlo, sino también nutrirlo y contribuir con ideas nuevas para transformarlo entre todos y todas, tal como lo dijera el mismo presidente, en el nuevo Plan Nacional Simón Bolívar 2013-2019. Ese programa tiene su base en cinco objetivos históricos, que son indispensables en la aceleración de la construcción socialista: 1. Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de doscientos años: la independencia nacional.  2. Continuar construyendo el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI en Venezuela, como alternativa al modelo salvaje del Capitalismo y con ello asegurar “la mayor suma de seguridad social, la mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad posible”, para nuestro pueblo. 3. Convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la gran potencia naciente de América Latina y el Caribe, que garantice la conformación de una zona de paz en nuestra América. 4. Contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional, en la cual tome cuerpo el mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo y garantizar la paz planetaria. 5. Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.

Es decir que, resumiendo, tenemos la maquinaria electoral, el plan de trabajo, el programa de gobierno…y lo más importante para asegurar la eficiente y eficaz conducción de la batalla, de la nueva Batalla de Carabobo, es que contamos con un liderazgo indiscutible, reconocido, fortalecido, ejemplo vivo del auténtico revolucionario. El hombre que lo ha dado todo por el amor a su pueblo, a la Patria; el que desde el pasado lunes 11 de junio es nuestro candidato oficial a la reelección, el CANDIDATO DE LA PATRIA: Hugo Rafael Chávez Frías. Tenemos todo para la victoria, camaradas; y es por ello que debemos cumplir todas las tareas que imponga la revolución, con mucha unidad, elevando la conciencia revolucionaria, amalgamando la pasión patria para que, de manera exitosa logremos esos 274 mil votos en Barinas y los 10 millones de votos en todo el país, para asegurar la continuidad del socialismo bolivariano.

Del 08 de octubre en adelante, el compromiso seguirá siendo con la revolución, con Chávez; que se traduce en el compromiso con el pueblo venezolano y con los pueblos del continente por la libertad definitiva. A partir de ese día aseguraremos la irreversibilidad de la Revolución Bolivariana.

sentirbolivarianobarinas@gmail.com

Independencia y patria socialista

Viviremos y venceremos!!!

Lunes 18 de Junio de 2012



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1617 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor