Debates Cruciales

Muchos sectores y personalidades tanto de los sectores progresistas y de izquierda, como de la socialdemocracia, convencidos que Chávez representaba una especie de version tropical de Stalin, con dictadura y todo, se opusieron a el desde el mismo anuncio de su candidatura presidencial para las elecciones de 1998. Recordemos la propaganda donde se amenazaba que si Chávez ganaba se freirian en aceite las cabezas de los adecos y de los copeyanos.
-
A ese grupo inicial se le fueron agregando sucesivos desprendimientos de las filas chavistas de personas y organizaciones políticas y sociales que iban siendo convencidos que el gobierno estaba tomando un rumbo stalinista irreversible.
-
Todos ellos pasaron a engrosar las filas opositoras, y así se conformo un grupo heterogeneo que va desde partidos de izquierda y socialdemocratas hasta los sectores mas recalcitrantes de la derecha venezolana y que ha participado activamente o apoyado incondicionalmente todas las acciones, electorales o no, que esa oposición han emprendido para derrotar o derrocar a Chávez, según sea la via escogida.
-
FALSOS SUPUESTOS
-
El argumento sobre el cual se basan los ideologos de esa alianza contranatura era que de esa forma se impedía el establecimiento de una dictadura stalinista en el país. Y ante los recelos de algunos sectores progresistas sobre el peligro que la derecha fascista podía secuestrar ese movimiento para tomar el poder para ellos, tal como sucedió en Chile, se sostenía que ese peligro no existía ya que la derecha no contaba con mayor arraigo popular y dependían de los partidos democráticos que eran los únicos que contaban con el apoyo de masas necesario para sostener el poder.
-
Ambos supuestos resultaron falsos. En primer lugar, la realidad ha demostrado que la base ideológica de este gobierno no es stalinista, mas bien la pudiésemos definir como una respuesta al planteamiento de lo que llamo el fallecido politólogo venezolano Fernando Coronil en su libro El Estado Mágico “El reclamo de la renta”, es decir, la utilización de la renta petrolera en función de las necesidades de su dueño, el pueblo todo. Idea que esta siendo asumida en forma entusiasta por el resto de los países de un continente rico en recursos naturales y victima de profundas desigualdades sociales.
-
Y si bien hay algunos aspectos que pudiesen calificarse de estalinistas, estos son producto de creer algunos de sus dirigentes que ellas forman parte indisolubles del arsenal practico de los procesos revolucionarios, ignorando que los mismos obedecian a los intereses de la camarilla stalinista de sostenerse en el poder y no a ninguna teoría revolucionaria, tales como los mitos muy generalizados que sostienen que “la clase media es enemiga del proceso”, que es necesario instaurar la tesis del “Líder único, el partido unico y la teoría única” o el del “igualitarismo ramplon”, y demás estupideces y que un sencillo y sincero debate sobre el stalinismo y su daño a los procesos revolucionarios le hubiese abierto los ojos a los lideres del proceso.
-
El otro supuesto también ha sido barrido por los hechos. Para independizarse del chantaje de los partidos socialdemocratas, la derecha ha jugado a crear lideres que tengan arraigo de masas, apelando, en el mejor estilo del fascismo de Mussolini, al populismo barato, escondiendo sus verdaderas intenciones detrás de promesas demagogicas, y buscando con esto dejar al margen del poder y de las decisiones a sus incómodos socios de la socialdemocracia y de la izquierda engañada. Tal como lo vimos en abril del 2002 o que se repite ahora con el episodio de la tarjeta única.
-
DEBATES CRUCIALES
-
Esta verdadera “comedia de las equivocaciones” creada y manipulada hábilmente por los teóricos del imperio busca desbarrancar al país en provecho de ellos, siendo necesario que los venezolanos tomemos conciencia de ello y enderecemos ese entuerto. Para eso es imprescindible el debate.
-
PRIMERO, de los llamados sectores progresistas y de izquierda, que los lleve a entender que hasta ahora han estado totalmente equivocado, que es hora que dejen de estar a la cola de los ricos y que rescaten esa tradición critica y de propuestas concretas que hombres como Rodolfo Quintero, Brito Figueroa, Acosta Saignes o instituciones como el CENDES o FACES tuvieron en el pasado. Y cuando digo esto, no planteo que se apoye o no a Chávez. Sino, por Dios, que pongan los pies en la tierra, que entiendan su responsabilidad con el país. Se que es difícil. El ego de muchos lo impide. No es facil, por ejemplo, para hombres como Teodoro Petkoft o Americo Martin, reconocer de nuevo un error, después del de haber embarcado a la izquierda en la guerra de guerrillas o el de haber ayudado a empujar a Venezuela al barranco de la dominación neoliberal. Es como mucho con demasiado para una sola vida. Es que, si a esa izquierda se le quita el argumento de la lucha en contra de Chávez, queda sin argumentos, sin ideas, sin propuestas, sin nada que decir.
-
SEGUNDO, de los mismos sectores dirigentes del PSUV. Necesitan discutir francamente sobre el efecto negativo de ese collar de bolas criollas que significa el calificativo de stalinista. El llamado congreso de intelectuales parecio una via correcta. Lamentablemente, asi como los trogloditas de la jerarquia catolica persiguieron a Galileo, los pocos trogloditas stalinistas infiltrados en el proceso lograron matar una iniciativa, que hoy mas que nunca, se hace necesario rescatar.
-
TERCERO, de los partidos socialdemocratas que deben comprender que en la realidad política venezolana se ha internalizado la idea, por demás justa, que la renta que produce la explotación petrolera es para satisfacer las necesidades de los venezolanos y no para ser aprovechada por una minoría, como ha venido ocurriendo desde el que apareció el petroleo en el país.
-
UNA BURGUESÍA PARASITARIA
-
En efecto, ya no es posible reinstaurar el viejo esquema puntofijista en el cual la mayoría de burguesía se apropiaba de la mayor parte de esa renta a través de la manipulación en los procesos de su circulación, con créditos blandos, con la ausencia casi total de impuestos, con el grotesco margen de comercialización, con los negociados con el Estado, etc., convirtiéndose en parasitaria, rentista, es decir, en no capitalista sino mercantilista, que no genera riquezas, salvo honrosas excepciones, fundamentalmente de inmigrantes llegados a mitad del siglo pasado y que la mayoría vio zozobrar sus industrias ante la arremetida neoliberal.
-
Y cuando esa burguesía nacional parasitaria veia que la renta petrolera no les satisfacía sus apetitos de lucro, o bien acudía, como a partir de 1982, al expediente de la manipulación cambiaría mediante la depreciación, que ha llevado al bolivar a depreciarse mas de 1000 VECES en las ultimas décadas, pulverizando la capacidad de ahorro del país, sin importarles que las madres del pueblo tuviesen que darle teteros de Kool-Aid a sus bebes o alimentar a sus niños con Perrarina; o bien robandole las prestaciones sociales a los trabajadores en la década de los noventa, cuando el petroleo llego a 8 dolares el barril y no les proporcionaba los beneficios acostumbrados; o como ahora, obteniendo pingues ganancias gracias a la especulación en los precios, confesado por uno de sus mas prominentes capitanes, sin medir las consecuencias que ha tenido que pagar el pueblo.
-
Resultado de ello son los casi 300.000 MILLONES DE DOLARES que esa burguesia parasitaria se ha llevado al exterior, desangrando la economía de nuestro pueblo. Con esta burguesía no podrá existir jamas ni desarrollo ni justicia social.
-
La socialdemocracia debe entender que ese modelo de expoliación se murió, y que cualquier posibilidad de su supervivencia política estará en encontrar, mediante el debate, un camino que de respuesta a los nuevos paradigmas y no en estar a la cola de una burguesía rentista y de sus recién promocionados lideres, salidos del seno mismo de esa clase y fabricados convenientemente por los medios de comunicación que esa misma clase maneja.
-
Son pues, debates cruciales que los diferentes sectores del país deben emprender, si no queremos que el pais se hunda en la crisis que fomentan los países imperiales, ávidos de petroleo.

rvillasana2010@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1261 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Enrique Dallmeier

Carlos Enrique Dallmeier

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a144356.htmlCd0NV CAC = Y co = US