Propaganda de la MUD-USA

Los medios audiovisuales y escritos de propaganda de la burguesía pro-imperialista que en libertad (libertinaje) publican me han inducido a redactar el siguiente cuestionario razonado de puntos desarrollables y que espero desarrollar.

A. —La cuestión de forma de gobierno parece a primera vista de poca monta, y así lo estiman “estos venezolanos Chávez vete ya”. Aquí tenemos a los íntegros que nos ponderan los países del norte desarrollado y los ponen muy por encima del socialismo, hecho significativo por aquello de que del enemigo el consejo. Realmente se han visto y se ven gobiernos socialistas muy liberales y gobiernos del norte “desarrollado” absorbentes y despóticos. Algo habrá sin duda para que los principales líderes políticos de esos países sean “demócratas” claros o disfrazados de fascistas, tibios e hipotéticos, y que los partidarios de ese orden cacareado, que consiste en suprimir o cercenar libertades llamadas por ellos antidemocráticas.

En Venezuela se hizo en tiempos del puntofijismo adeco-copeyano un ensayo de esa “democracia” que ya sabemos como fracasó, como han fracasado todas las intentonas parecidas. Esta incompatibilidad parecida entre la verdadera democracia y la democracia imperialista debe tener una razón, y ésta hay que buscarla, seguros de que nos dará la clave para discernir la esencia de la democracia socialista de la imperialista.

B. —El ser el cargo de los presidentes electivo, no es como creemos, el carácter esencialmente distintivo entre una y otra forma, porque ha habido gobiernos electivos y hereditarios como aquí sucedió en los años de la IV república.

C. —En todos los distintos sistemas hay instintos y clases privilegiadas, que resisten mientras pueden el avance del pueblo a la conquista de sus derechos. Todas estas clases, partidos y políticos, sabiendo que en un régimen sinceramente democrático serían arrollados por el pueblo, oponen a la soberanía de éste como poder moderado y principio de orden, según ellos, “su democracia representante de la tradición y sus llamados derechos históricos”. En los sistemas de democracia imperialistas no hay más que un soberano, la burguesía y las empresas transnacionales de la explotación y el saqueo; en el socialismo uno sólo también, el pueblo; pero como en Venezuela el salto les pareció brusco, el imperialismo trata de fijar nuevamente la democracia representativa o mixta en que mediante un pacto comparten la soberanía imperialismo y burguesía. La duplicidad de soberanía, absurdo de los absurdos. He aquí la clave de la distinción entre la democracia socialista y la representativa. Tres grupos políticos es la fuente del mal, no pueden ejercer la soberanía proindiviso y todo lo que se le de al uno se le quita al otro, resultando que ni uno ni otro es tal gobernante.

El dogma fundamental del socialismo, su esencia, lo que le distingue de la democracia MUD-USA, es la soberanía nacional. Por encima de la voluntad del pueblo no hay más que la ley, aceptada por el mismo pueblo, pero aceptada libremente.

D. —La idea de considerar el poder patrimonio de la democracia pro-imperialista, propiedad transmisible y no administración delegada, es una consecuencia de la doctrina de la soberanía fascista. En la intrincada cuestión de la legitimidad de las pretensiones de la burguesía, adecos y copeyanos constituidos en la MUD, lo mismo que en la cuestión imperialista, se sacan a relucir toda clase de argumentos menos la voluntad  del pueblo. Venezuela es de los venezolanos, no de unos partidos políticos o de otros grupos, y Estados Unidos de los norteamericanos.

La forma sobrevive al fondo, el vocablo a las ideas, el símbolo a lo simbolizado, y así  resulta que hoy acaso lo esencial de la democracia representativa pro-imperialista son los chirimbolos, como para muchos, ritos y fórmulas son lo esencial.

El número de los principios es grande. Dice la Constitución Bolivariana que la personalidad del pueblo es sagrada e inviolable. Hoy tenemos en el poder un Gobierno de justicia social, elegido libremente por la mayoría de los venezolanos.

La razón de la democracia representativa pro-imperialista fue una necesidad histórica para superar la dictadura, el tener que establecer un poder a cuyo amparo los grupos mayoritarios y demagogos gobernaron al pueblo entonces menor de edad, las necesidades de la lucha y la dura labor con que ha habido que forjar la nacionalidad. Cuando cumplió su misión se hizo baluarte de instituciones y clases, convirtiéndose en dictadura, y se volvió contra el pueblo.

La conspiración y la violencia son permanentes, pero como las encuestas no les favorecen, obligan al majunche que clone el programa de Chávez, y para mayor desvergüenza, hacen encuestas en las urbanizaciones de los ricos y dicen que hay un empate técnico.

En cuanto a hoy, todos esos miserables están muy satisfechos porque hoy existen, y con existir les basta. La existencia, la pura y nuda existencia, llena su alma toda. No sienten que haya más que existir. ¡Tienen poder económico y dólares, más carecen de virtudes públicas!

¡Pa’lante Comandante! Lucharemos. Viviremos y Venceremos

¡Gringos Go Home!

¡Libertad para los cinco héroes de la Humanidad!

Hasta la victoria siempre y Patria socialista.

manueltaibo1936@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1478 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a142176.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO