Claves de una masacre

Estos garabatos los escribo en la sala audiovisual del Consejo Legislativo de Anzoátegui. En momentos que mi pana Rafael Carreño, jefe audiovisual de este parlamento, esta elaborando un video titulado Claves de una masacre, referente a los hechos de abril 2002. Por supuesto que le pedí una copia para transmitirla en Telecaribe, mi actual lugar de trabajo.

Los testimonios de los actores intelectuales del Golpe de Estado perpetrado vilmente en contra de Chávez son como para coger palco. Uno de ellos, Guaicaipuro Lameda, con su cara bien lavada y ahuevada, considerándose nuevamente Presidente de PDVSA, dijo en un pase de Venevisión: "Nosotros sabíamos que desviar la marcha hacía Miraflores podría generar sangre, y hasta muertos".

Y que decir del sainete del periodista Otto Neustalt. Quien, posteriormente, vende a los golpistas en conferencias dadas echando el cuento del video donde los militares, dos horas antes del Golpe de Estado, anuncian 6 muertos y su desobediencia al Presidente Chávez. "Papelón" ensayado un día antes del 11 de abril. Semejante sarta de mentiras urdida, por los golpistas y transmitida al mundo por este fablistán, fue puesta al descubierto tres meses después por él mismo en conferencias dadas en la UCAB y en la Universidad Bicentenaria, de Aragua. Correspondiendo a VTV darla a conocer de manera masiva el 9 de septiembre de 2002.

Cuando los golpistas ordenan satánicamente desviar la marcha hacía Miraflores al mismo tiempo que urdían el video de los muertos y el alzamiento de los militares, estaban claro que llevarían a toda esa gran masa de opositores al cadalso. Pero eso a ellos les importaba un carajo. La masacre del pueblo les importaba un comino. Pues esos muertos inocentes eran una pieza más dentro del Plan Estratégico General cuyo objetivo fundamental y básico era sacar a Chávez de Miraflores, como en efecto lo lograron. Solo que el pueblo y los militares leales regresaron a Chávez de nuevo a Palacio. En un hecho digno de Record de Guiness.

Cobardes y miserables francotiradores se colocaron en la azotea de edificios cercanos al lugar de los acontecimientos. Desde allí disparaban a mansalva. Uno de sus blancos fue el colega Tortosa, a quien ultimaron de un certero y milimétrico disparo en la sien derecha. Claro. El asesinato de Tortosa era un magnifico elemento mediático. Era parte del guión letal de de mentes perversas, enfermas, disociadas.

José Vicente Rangel, preocupado al ver cómo los golpistas tuercen la marcha hacía Miraflores llama a dos de los responsables de esa decisión quienes se hacen los locos. Uno de ellos diría después en RCTV que “estaban conscientes del peligro mortal que significaba desviar la marcha hacía Miraflores”. De verdad. Fue una burda y sanguinaria opereta con actores muy torpes y un personal utilería de baja estofa; tanto que, inflados por la efímera victoria, echaron el cuento y desmontaron la falsa tramoya. Dígame aquellos que dijeron en televisión: “Tenemos nuevo Presidente. Gracias señores de los medios porque sin la valiosa participación de ustedes. Esto no hubiese sido posible”.

Son los mismos que hoy niegan su participación en tan apátridas hechos. Y lo hacen porque entienden que reconocerlos los perjudica enormemente. Nunca han querido asumir sus responsabilidades. Llegando al extremo de vociferar que nunca hubo Golpe de Estado como que si Chávez decidió tomarse unos días de descanso en Turiamo y La Orchila. Es decir como que fue a esos lugares por voluntad propia y no porque lo llevaron secuestrado. Que bolas la de los magistrados de la CSJ, sentenciar que fue un vacío de poder absolviendo de un solo coñazo a los golpistas cuando todo el planeta Tierra sabía que era un vulgar golpe de estado.

TINTERO: Claro que los testimonios son palabras mas palabras meno. Pero se entiende claramente cuáles fueron las intenciones de tan burdo sainete. Malsana obrilla que de nuevo intentan reeditarla. Pero en esta oportunidad la situación es otra; están claramente identificados y se sabe por dónde vienen los tiros. Amen de que Chávez aprendió la lección. Y ya los golpistas no tienen Pedevesa, ni CTV ni la calle.

Venezuela quiere paz. Y hay muchos opositores demócratas que están casando de tanta diatriba y laberínticas aventuras. Vamos a jugar limpio el 7 de octubre.

Gana Chávez de manera cómoda. Pero Radonski también gana porque se convierte en el auténtico líder de la oposición y en uno de los que contribuyó finalmente con la extinción del bipartidismo tradicional. En Venezuela no hay cuatro millones de oligarcas. Eso es mentira. Eso lo dijo el Comandante Fidel. En esos cuatro millones hay el pelabola que juega a garrote, puro pueblo llano... A esa gente hay que conquistarla, enamorarla con acciones y atenciones. Nada de exclusión. Ellos también tienen derecho a disfrutar del país y de la Revolución. Es más. Muchos de ellos están dispuestos a votar por Chávez el 7 O.

americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1859 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: