Mal camino el de VTV

A propósito del caso de "La Hojilla", quiero compartir con Uds. unas
reflexiones acerca de Venezolana de Televisión, como canal de televisión. A
decir verdad, me sorprendió la repentina desaparición del espacio. Pero esto
podía ser también una suerte de "muerte anunciada". En efecto, ¿cuantas
veces no vimos a Mario Silva asumiendo un rol protagónico a la fuerza, no
dejando hablar a sus compañeros e imponiendo su criterio?. ¿Cúantas veces no
lo vimos hacer burla despiadada y uso de apodos para referirse a los
detractores que se disfrazaron de periodistas?. Mario Silva descalificó más
de una vez al semanario "Las Verdades de Miguel" (y a todo aquel que no sabe
discrepar del Gobierno) y creó los apodos del "Ratoncito" o del "Matacuras".
Olvidó Silva dos reglas de oro de quienes conducen programas en TV: "Lo
cortés no quita lo valiente" y "Al adversario se le debe respeto". Los
videos y los cortos de los "periodistas" cuestionados los dejaban en
ridículo, ¿para que más?. A estas horas, seguro que preparan fiesta o
brindis los dueños de los canales comerciales o los mismos cuestionados,
llámense ellos Miguel Ángel Pérez, el "Ciudadano" y su Compañía, La Colomina
y otros "espécimenes" que supuestamente, hacen periodismo. Una menos para el
proceso revolucionario.

Sin embargo, para no seguir ahondando con "La Hojilla" debo llamar la
atención sobre algo preocupante: VTV, a mi juicio, no puede competir con las
demás televisoras. Por ejemplo, Radio Rochela no puede contarse como
programa cómico, pero cuando salieron al aire los programas del "Círculo de
Tiza" expresé mis dudas a mis familiares, pues desde los años 70, VTV ya no
tenía programas cómicos. Lamentablemente, esos programas no cuajaron, ni
tenían "gancho", ni nada. Aún se nos debe una explicación. ¿Y en
documentales?. La gente de VTV necesita que les den seminarios sobre el
tema. ¡Dígame ése que hicieron sobre el "Hato Piñero"!. Mejor es aquel en el
que se mostraron los detalles de lo ocurrido el 11-A o aquel que sobre el
"Domigo Luciani" transmitió Discovery Chanel. Si bien no despierto viendo al
Miguel Ángel, al Mingo, al Giusti o al Carlos Fernández, tampoco quiero
hacerlo con la denunciadera de Diógenes Carrillo (que también anunció su
renuncia y luego se echo para atrás como Néstor Francia). VTV, no aprovecha
las omisiones de los canales comerciales para dictar pauta. Por eso, allí
siguen los "programas sosos" (como dijo Henry Boscán). ¿Es acaso
revolucionario repetir hasta la obstinación una canción de Alí Primera para
demostrar que se es "revolucionario"?. Por favor...

Mientras en otros canales de cable (extranjeros) se hace periodismo de
investigación, NINGÚN canal de aquí quiere atreverse a desempolvarlo por
razones políticas. VTV tiene entre sus archivos material de sobra para
denunciar las tropelías de la Cuarta. Tampoco me parece revolucionario que
VTV le de espacio a una secta protestante como en el pasado se lo dió a la
dichosa secta destructiva de la "Oración Fuerte". Lo único que se puede
salvar es el "Dossier" de Walter Martínez, porque sus juicios son
respetables.

Hay quien cree que VTV y VIVE TV debe tener fines ideológicos. Rechazo esa
idea. La TV, es quiérase o no, un negocio y tal como hay que tratarlo. Con
personajes como Vladimir Villegas, Blanca Eekhout y similares, esos canales
no van a ningún lado. Seguirán dando tumbos. Todavía no hay quienes se
ocupen de darle una nueva imagen a VTV como nadie lo hizo antes. ¿Es ése el
camino de VTV y VIVE?. Me niego a creerlo. Lo repito hasta el cansancio: Se
puede hacer buena Televisión sin dejar de ser comercial. Se puede ser
revolucionario, sin recordárselo a la gente a cada rato. Digo yo...


(*)Ingeniero en Telecom.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2770 veces.



Roberto Arenas


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Arenas

Roberto Arenas

Más artículos de este autor