Una Hojilla, mil reflexiones

El fin de La Hojilla...fue el último acto de arrogancia de uno de sus conductores lo que provocó su cierre...pero ya pasaron...llenaron un espacio importante... fue un programa que nunca debió pasar de una hora de duración, el llevarlo a mas de eso fue el principio de su fin, fue también una demostración de fortaleza de nuestros medios alternativos, pero fallamos y duele, y digo fallamos pues todos nosotros formamos parte de esta nueva fuerza que ha irrumpido vigorosa a consecuencia de los decadentes y antipatriotas dueños de medios y la mayoría de sus "periodistas"; estos últimos generan una combinación de asco, vergüenza y falta de dignidad, por eso no levantarán cabeza en décadas pues la raya con el pueblo es profunda...de allí que el pueblo le dio semejante respaldo a la sintonía del mismo y la humildad comenzó a desaparecer (no en todos sus conductores) naciendo el divismo, el protagonismo, no el que habla nuestra Constitución, el protagonismo horroroso que lo único que hace es deteriorar al que se cree la estrella, insustituible, la tapa del frasco.

Pero hasta muriendo La Hojilla dejó esa enseñanza: "Por mas apoyo que tengamos o creamos tener, nunca perdamos de vista nuestro origen que no es otra que la humildad..." y sino veamos a nuestro compañero Presidente, que de manera constante nos envía a diario ese mensaje y ese valor que sin duda forma parte de todo aquel que se llame revolucionario.

A mis amigos Eileen y Mario...A Néstor que no lo conozco personalmente y a todos nosotros, los que deseamos un país distinto, que lo bregamos día a día, todos debemos aprender de este cáncer que siempre nos estará acechando siempre, que de este tropiezo debemos reflexionar y aprender de lo ocurrido para seguir el camino que hemos decidido tomar por el bien de todos y de otros pueblos mucho mas allá de nuestras fronteras.

Con el mismo cariño de siempre,

Enrike.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1731 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter