Chávez pa rato

Cierta controversia causó el artículo de la semana pasada “Lealtad o traición”, desatando conjeturas absurdas, maquiavélicas y fuera de todo fundamento, al traer a colación nuevamente la supuesta sucesión de cargos, peleas internas dentro de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); y otras sandeces más, las cuales revolucionarios y revolucionarias estamos acostumbrados a escuchar de la derecha fascista de este país y a desechar inmediatamente, por estar conscientes de la falsedad y mal intención de las mismas.

Por ello reitero desde acá, que es muy importante estar alertas camaradas, y seguir formándonos en la ideología revolucionaria, como gran guía para aprender a detectar más fácilmente a los traidores de esta revolución, a aquellos que se hacen llamar “progresistas”, que disfrazando sus discursos y sus verdaderos objetivos neoliberales, pretenden engañar al pueblo y regresarnos al abismo vivido en los años de la falsa democracia, del pacto de punto fijo.

Nada más alejado de la realidad que esos análisis rebuscados de la oposición, puesto que los miembros del PSUV, del Gran Polo Patriótico; y la gran mayoría del pueblo venezolano, están hoy más unidos que nunca, unidos en esperanza, en oración, en trabajo y en esfuerzo por seguir impulsando este socialismo bolivariano que es y seguirá siendo indetenible. Unidad cada día más sólida, de un pueblo patriótico, cada vez con mayor conciencia de la lucha que se libra contra el reformismo, la burocracia, la corrupción; flagelos que terminaremos de derrotar para asegurar la consolidación del proceso bolivariano.

Nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, como él mismo lo ha manifestado a través de diversas vías de comunicación, después de su operación, está “tomando vuelo como el cóndor”, en franca mejoría y recuperándose rápidamente.

El ímpetu de nuestro líder, sus ganas de seguir construyendo socialismo junto al pueblo venezolano, nos lleva a todos nosotros a seguir su ejemplo, a mantenernos muy firmes ante la batalla que se avecina, y estar preparados para soportar todo tipo de trampas, engaños y guerra sucia por parte de la oposición apátrida de este país.

Desde ya estamos siendo testigos férreos de los malos disfraces de la derecha. Recientemente el jefe de campaña del candidato de la derecha, declaró ante medios de comunicación de Colombia, la necesidad de adoptar “algunas medidas del Fondo Monetario Internacional (FMI)” por considerar que el país no puede sostener el nivel de gasto público. Estas declaraciones, según lo reportan algunos medios de comunicación, le costó el puesto al “señor”.

Pero, yendo más allá, parte de la propuesta de gobierno de la oposición capitalista, plasma la intención de privatizar nuestra empresa petrolera y eliminar la inversión que ésta hace en el área social, es decir, aplicar una política entreguista y colonial, no solo al privatizar nuestra principal y más importante empresa, sino también, estoy seguro de ello, porque fue lo que hicieron antes, durante los 40 años de los gobiernos adeco_copeyanos, ir progresivamente privatizando la educación, la salud, la electricidad, las telecomunicaciones; e ir entregando todos nuestros recursos, hasta revertir los avances indiscutibles que se han concretado en esta patria en trece años de revolución bolivariana.

Por ello, una vez más, elementos como la lealtad, de la que también hablábamos en el artículo anterior, la disciplina, la organización y la planificación estratégica son fundamentales para seguir preparándonos para la “batalla de Carabobo” del próximo 7 de Octubre. Es una batalla por nuestra independencia y soberanía, por el aseguramiento de la continuidad del proceso revolucionario, por la irreversibilidad de la construcción socialista. Esto se asegura, por cierto, teniendo en cuenta: 1. Como se dijo antes, fortaleciendo la fuerza revolucionaria: el PSUV, los partidos de la alianza, los fuentes sociales, el poder popular. Con la unidad que nos caracteriza, la conciencia del deber social y la pasión patria que se amerita. 2. Esa fuerza revolucionaria y popular, integrarse cada vez más con la fuerza armada bolivariana; fortalecer, conscientes de lo que ello significa, nuestro movimiento cívico -militar. 3. Acelerar la transformación definitiva del aparato productivo nacional, hacia la concepción socialista. Profundizaremos sobre este tema en próximos escritos…

Sin duda alguna, nos encontramos en la cumbre de la confrontación de dos sistemas antagónicos: Capitalismo y Socialismo. Uno es muerte, el otro es vida; uno es destrucción, el otro construcción; no existen puntos medios, no hay espacio, entre éstos para grises ni pardos; no hay “tercera vía”; no es cierto que se pueda definir una posición de centro izquierda, como trata de enmascararse el candidato oligarca: o vamos al humanismo, a la salvación de la humanidad, o vamos a la barbarie.

Es fundamental entonces, sin que se entienda como “exclusivismo”, el papel fundamental que seguirá jugando la estructura organizativa y estratégica del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a través de los patrulleros y patrulleras de vanguardia, y ahora con la estructura del Comando de Campaña Carabobo, en las batallas por librar; sin sectarismo, promoviendo la conformación y solidez del polo patriótico y de todas las fuerzas revolucionarias, como ya se dijo. Es sin duda, un perfecto engranaje ideológico, de integralidad, que debemos mantener para asegurarnos una victoria contundente y por ende, la continuación del proyecto bolivariano, que no es más que un fin común y beneficioso para las grandes mayorías; la construcción definitiva del socialismo bolivariano en Venezuela.

Importante también es recordar, que dentro de todo este proceso estratégico y organizativo, no puede haber cabida para suposiciones y triunfalismos. No podemos suponer que por llevar la delantera en las encuestas, ya ganamos, no. Nuestro ahora jefe de campaña, Jorge Rodríguez lo decía: “nosotros no podemos caer en triunfalismo, porque las encuestas no ganan elecciones. Las ganamos con el voto del pueblo”.

Un espíritu triunfalista sería aprovechado favorablemente por la oposición. Por lo tanto, mucho trabajo y dedicación, permanente movilización de toda nuestra militancia, para avanzar con paso firme hacia la gran victoria del 7 de Octubre. Mantengámonos con alegría y con firmeza defendiendo nuestros logros revolucionarios, reafirmando a los cuatro vientos el liderazgo indiscutible del comandante Presidente Hugo Chávez Frías; y preparándonos con el alma solidaria, el corazón patrio y la conciencia revolucionaria, para la gran Batalla de Carabobo. Este 7 de Octubre, la gran mayoría del pueblo gritará: ¡Hay Chávez pa´rato!, ¡seguiremos construyendo socialismo bolivariano!.

Vamos pues, con Bolívar: “Unidad, unidad, unidad, para tener Patria”; con Zamora: “Tierras y hombre libres, horror a la oligarquía”; con Rodríguez: “Inventamos o erramos”; con Chávez: “los que quieran Patria, vengan conmigo”; a la Batalla de Carabobo, en esta nueva época de nuestra lucha libertaria. Metamos también en el morral, la siguiente máxima: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”.

Independencia y patria socialista!!!

Viviremos y venceremos!!!

sentirbolivarianobarinas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2490 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor