Previsiones contra el bandidaje electoral opositor

Tal como fue señalado en reflexiones anteriores a las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), hubo una votación principalmente dirigida a los candidatos Henrique Capriles Radonski y Pablo Pérez, con victoria para el primero (con un margen ligeramente superior al esperado) luego de que se produjera el supuesto que varias veces describimos como escenario de alta participación, habida cuenta que en el caso contrario (baja participación), habrían sido las denominadas “maquinarias” de los partidos tradicionales (encabezados por AD y sus aliados) las que abrirían la senda del triunfo para su abanderado Pablo Pérez.

Los tres millones de votos presuntamente obtenidos por el oposicionismo en el evento del pasado 12 de febrero revelaron cierto nivel de impreparación en los aparatos de propaganda del bloque revolucionario, en el sentido de que se ensayó como primera matriz de opinión el desconocimiento de dichos resultados sobre la base de la cantidad de mesas electorales y el tiempo de votación, lo cual pudo ser percibido como una respuesta excesivamente técnica, y por ende insatisfactoria, para un asunto de eminente naturaleza política para los venezolanos.

Si bien es cierto que, en ocasiones anteriores, los categóricos triunfos electorales del bloque revolucionario (Referéndum ratificatorio del Presidente en 2003, reelección de Chávez en 2006) jamás fueron debidamente reconocidos por las fuerzas derrotadas del oposicionismo y ello inevitablemente influye en que la vanguardia revolucionaria sea susceptible de reproducir la praxis oposicionista (negación a los logros del adversario y las reglas del juego); no es menos importante resaltar de que no se debe depender, insistimos, de una sola táctica (respuesta técnica) en el trascendental tema político del sufragio y la representación popular, pues ello crea la impresión, ante la población, de que no existen argumentos más convincentes para calificar en su debido contexto el acto comicial oposicionista.

Por ello, más allá del dilema numérico (aspecto cuantitativo) sobre las elecciones primarias, que a criterio de nuestros informes es subalterno frente a la sensación de triunfalismo y euforia oposicionista (aspecto cualitativo) que del 12F se desprende; lo fundamental en la batalla comunicacional ha sido la respuesta política emitida por el Presidente Chávez, quien descartando sumirse en la discusión bizantina del número de votos conquistados por la MUD, enfatizó que en cualquier caso, esa cifra es manifiestamente inferior a la lograda por los antichavistas en el Referéndum Revocatorio de 2003, lo cual denota el saldo insuficiente alcanzado en las recientes primarias de la MUD.

La valoración técnica que sí reviste suprema pertinencia en la ruta hacia la elección presidencial pautada para el 7 de octubre de 2012 (así como los posteriores comicios), es que se velará por el riguroso cumplimiento del protocolo correspondiente a los procesos electorales, pues tal como lo subrayó enfáticamente el Primer Mandatario Chávez, habrá presencia de máquinas captahuellas, cuadernos electorales y demás insumos físicos y electrónicos que garantizan la veracidad y transparencia de un evento de esta índole. Con ello, el líder del bloque revolucionario hace constar a la ciudadanía la inobservancia de formas esenciales que menoscabaron la credibilidad de las elecciones de la MUD, y una vez más asegura públicamente que en defensa de la legalidad y la legitimidad de las venideras elecciones, tales irregularidades no serán permitidas.

En este contexto, la polémica generada por la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia sobre el resguardo de los cuadernos electorales (fundada en una Acción de Amparo Constitucional por un precandidato a las primarias, cuyo derecho estaría siendo infringido) y la incineración de tales materiales, arroja como saldo el desacato de la dirigencia oposicionista a una medida judicial y por ende, su irrespeto a las instituciones del Estado venezolano. Si bien forma parte de la agenda oposicionista, hacer creer que el TSJ fue usado para vulnerar el secreto del voto y emprender una campaña de retaliación política; lo que debe resaltarse en la agenda comunicacional revolucionaria es que estos acontecimientos revelan la importancia de que máximas medidas de seguridad técnica sean aplicadas el 7 de octubre y con ello queda descartado hacer concesiones en materia de protocolo electoral, al oposicionismo (por ejemplo, el retiro de las máquinas captahuellas).

De modo que un saldo fundamental que se deriva de la diatriba sobre las cuestionadas elecciones primarias, es la posibilidad de abordar sus irregularidades ya descritas como bandera del movimiento revolucionario, nunca para desgastarse en la discusión sobre ese acto oposicionista, sino para fomentar, desde ya, una matriz de opinión tendiente a blindar la seguridad de la elección presidencial del 7 de octubre y advertir sobre el carácter vital de dar estricto cumplimiento a un riguroso protocolo electoral para resguardo del régimen democrático y la paz de la República. Con ello le estaremos cerrando el paso anticipadamente a sectores de la oposición que pretenden desconocer una victoria de Chávez y hacerse acompañar multitudinariamente en otras aventuras fuera del marco constitucional.

(*)Abogado. Constitucionalista. Profesor de Estudios Políticos e Internacionalesjesussilva2001@cantv.net



http://jesusmanuelsilva.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2159 veces.



Jesús Silva R.(*)

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: