Desde Camunare rojo tierra de Federación

4-F La fecunda revolución de un pueblo heróico

     Ya venia crujiendo el tejido convúlsido de esta sociedad sin igual y  volando los pájaros mil veces tiroteados del revolucionario espíritu. Los cascos de los caballos de Carabobo y Santa Inés retomaron poco a poco los senderos de la victoria aplazada. También, desorientados, recorrieron los pobres  las vetas subterráneas del volcán somnoliento y los herederos de los negros rebeldes cimarronearon siempre por los caminos verdes de las selvas dormidas. A la par, solitarios,  los núcleos indómitos retomaban los hilos de la memoria mágica y  las bocas resecas tornaban a advertir  a las nubes  y a la lluvia de junio la cercanía de la ideas avasallantes, de estas tierras mágicas de la REYNA MARIA LIONZA.

      Seguro que la rebelde savia estuvo circulando por las venas patriotas, pero nadie advertía. La seguridad del estado bostezaba aburrida, había muerto la historia… Bolivar deambuló milenios de calle en calle, de barrio en barrio y de cárcel en cárcel donde yacían los pobres, leyendo y releyendo su manifiesto de Cartagena y el discurso de Angostura, pero nadie lo vio. Sucre anduvo en guardacamisa con su rostro de príncipe entre las borrascas de la juventud indiferente y  Ricaurte con una antorcha que descubría los átomos quiso prenderle fuego al parque de la antigua muralla, pero mojada la pólvora no estremeció los aires.  Un loco estuvo diciendo que había soñado con Boves y en el sueño, Boves los ascendió a coronel en un solo día, porque aquel día hubo un baño de sangre que no pudo ahogarlo, y al loco sólo lo entendió otro loco que contaba entre etílicas risas que un pájaro andino le trajo de las alturas del cóndor un ejemplar del libro socialista de Samuel Robinson y que al marcharse el ave, una escalera de velas encendidas iluminó el abismo de la patria grande Venezuela 

Entonces la tierra crujió por Guarenas y de Guarenas la ira alcanzo a Caracas y en Caracas la multitud volvió a ser Carabobo y Santa Inés, y la ciudad de aquellos días de gloria y muerte  fue la masa convertida en EL INDIO Martín Espinosa y EL CAMPESINO  Prudencio Vásquez, en Juana la Avanzadora y la Negra Matea, en Francisco Rangel y José Leonardo. No falto quien descubriera entre la multitud al demonio de Antonio Nicolás, charlando amenamente con el viejo zorro Campo Elías, de  venganza y cuentas pendientes, de infames viudas y traidores empenachados.

4-F UN PUEBLO Y SU HISTORIA

    Sí, hacía tiempo que estuvieron ahí, pero nadie los vio, nadie los oyó, y su lento y agónico lenguaje pudo perderse para siempre en los remolinos de los tiempos, a buena hora que otro día, día de gloria para la América india y afrodescendiente, para la América mestiza, el lamento transfigurado en puño de diamante, toco las puertas de un cuartel, donde trasnochados,   descendientes de los  libertadores, leían los libros salvados de la larga noche del olvido repugnante. Eran muchachos que buscaban respuestas en la dignidad, que relucía tímida, en el rostro imberbe del muchacho Bolivar, montado en un retrato que a la montaña miraba enternecido. Había planos de fortalezas y ensayos de retorica y leyes en los rincones. Un brazalete para cuando llegara la ocasión y las fotos de los íntimos apretadas en las delgadas pero palpitantes paredes del alma. Se notaba serenidad, nerviosismo, golpes sobre las mesas y promesas terribles. Alejados, hacia la arboleda del cuartel, algunos conversaban con Farfán, con el catire Paéz, con Rivas y Zamora. Cara e cuchillo miraba hacia los valles ocultos tras azules montañas. Llevaba el gorro frigio, Zamora tenía el corazón fuera pero palpitante, Zamora tenía la espada desenvainada y una luz azul y roja y amarilla y arcoíris iluminaba la tierra hacia donde dirigida los ojos diminutos de capitán inmenso invencible en los tiempos.

4-F POR AHORA Y CON AMOR

   Fue entre la oscuridad de una noche de parto que los muchachos se lanzaron a las calles,  llevándose los carros de combate, los viejos fusiles y los corazones rebosantes de valor y de miedo, de alegría y de llanto. Rebosantes de todo pero rebosantes, libertadores se sentían; parecía un imposible pero se arriesgaron. Y el hediondo edificio se creía inexpugnable, pero lo atacaron.  Otra vez irrumpieron los disparos del pueblo, la patria comenzó a respirar y los muchachos le dieron un abrazo a la dignidad y a los libertadores que esperaban sonrientes con los brazos abiertos listos para derrotar a la burguesía alcahueta y combatir al imperialismo.

Los disparos del pueblo despertaron la masa, y a pesar que los héroes perdieron la batalla, desde que uno de ellos con rostro de roca granítica llamo a la rendición “por ahora”, sus ecos volaron por la patria y como un rayo iluminaron los corazones, y el Alma de los pueblos, llamaron las lagrimas, entreabrieron los labios, revivieron la esperanza y desde un diminuto palpitar entre  el bosque rendido, despertaron los gallos de un amanecer al medio día de América unida y Libre el encuentro de los pueblos ALBA,CELAC,UNASUR,ASA.

Lejano, entre aldeas y caseríos por donde la miseria y al agravio fueron la dominante, el eco también produjo el jubilo de seres que estuvieron, pero que nadie había visto, que lloraron pero que nadie  había oído. Jirajaras, que el “por ahora” entendieron “para siempre”, que tan solo los labios de aquel hombre se abrieron para irradiar la esperanza, miraron hacia el valle, y dijeron “¡llego la hora, no joda!” y con ellos salieron a celebrar y a hacer planes los camaradas campesinos Guerrilleros   Humberto Arrieta y Raúl Domínguez, Macario Vizcaya, Pastora Juárez , Mario Petit,Yolanda Escalona , Gumercinda Escalona, Carmen Rojas, Lucrecia Rivero,  El conuco se lleno de flores y la sangre estallo en rebelión para la alegría emancipada.

4-F TIERRAS MUJERES Y HOMBRES LIBRES

¡Oligarcas temblad, viva la libertad! Fue un 4 de Febrero y todos lo recuerdan. Fue un 4 de febrero, y comenzaron a caer las alambradas que protegían al ofidio en la niebla. 4-F, y en Camunare Rojo y en La Virgen: “Una turba de campesinos iracundos, armados con escopetas viejas palos, piedras y cuanto objeto creyeron útil, asaltaron la autopista, poniendo en minutos a todo centroccidental ahora NEGRO ANDRESOTE a favor de los sediciosos”.

Cómo hermoso fue aquel 4 de febrero, desde entonces, tras cortar el nudo gordiano del neoliberalismo, de batalla en batalla, el pueblo avanza victorioso, porque no volverán las alambradas, ni las barraganas; ni los viernes negros, ni la danza macabra de los oligarcas, que lloran, maúllan, tiemblan y esperan. Ya sabemos que esperan, pero desde aquel 4-F, las masas sabemos claramente donde están, donde duermen, de que se alimentan y bajo que sombra se cobijan estos depredadores humanos.

Desde entonces millones ya pueden leer a Nazoa y a Neruda;  millones ya pueden soñar con el átomo y las galaxias; millones por fin pueden ver un bisturí y vencer la infección con los hombres y mujeres de blanco que llegaron de la isla Gigante; la voz del pueblo puede viajar libre por la atmosfera hasta el infinito; el pueblo organizado puede planificar, controlar y ejecutar; la democracia se come con participación, que a la indiferencia la venció el protagonismo. Y que la soberanía alimentaría derrotara el hambre  y en la calle;  y en la calle la comunidad esta convertida en orfebre de leyes y la tierra fértil produciendo alimentos y creando conciencia  para liberar a las multitudes de la especulación del capitalismo voraz.

4-F LOS CAMPESINOS Y LOS JIRAJARAS

      El 4 de Febrero, los campesinos Jirajaras sentimos que otra vez volvían las tropas de Andresote, del negro Miguel y la columna Camunare Rojo Que las montañas, con sus recoditos secretos abrían su pecho a los soñadores;  que el acero de las lanzas iluminaban la oscuridad esperando que la vieja serpiente  del capitalismo y sus lacayos sicarios levante la cabeza para destrozarla.

¡Latifundio, oligarcas, camarillas burócratas, asesinos de niños  y niñas  mujeres; ladrones del erario público, sentid y saber que la felicidad proclamada en Angostura es una realidad; que ya no podrán matar la esperanza,  que las masas consientes del socialismo  tomamos  las calles de nuestro destino, y que  hemos convertido nuestra lucha de clases en amor por la vida y que esta fuerza por el BUEN VIVIR Los aplastara cada vez que levanten la cabeza para ensuciar la patria!

¡En el 2012,  esta la historia  de Carabobo, Mucuritas, Las Queseras, la Victoria, Ayacucho y Santa Inés! el triunfo sera definitivo. Nada impedirá que el voto soberano del pueblo aplaste la serpiente moribunda, pues Chávez,  para siempre, lucirá la banda de los libertadores y seguirá su mano firme de hombre de los tiempos sosteniendo la espada de Bolivar, que el futuro de la humanidad nuevamente ilumina!

 

A LA CARGA PRESIDENTE VENCEREMOS ¡

 

NO AL IMPERIALISMO

VIVA EL 4 DE FEBRERO.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2519 veces.



Braulio Álvarez

Diputado y dirigente campesino


Visite el perfil de Braulio Álvarez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: