Los expertos

Son frecuentes en la prensa de este país los titulares alusivos a los expertos, del tipo "Los expertos ven imposible reducir el déficit sin subir los impuestos", y otros por el estilo. 

 Pues sí, los expertos son los diseñadores de la sociedad actual. Esta se resiste a prescindir de ellos pese a quebrantar los expertos con demasiada frecuencia la lógica, que es el instrumento auxiliar por antonomasia del pensamiento. Hasta tal punto eso es así que más valdría que quienes mal dirigen este país no depositasen tanta confianza en ellos y recurriesen más al sentido común. La visión del experto pierde fácilmente la perspectiva, si es que no carece de ella en absoluto deformando la realidad toda. 

 En efecto, la sociedad de este país tan inexperto en democracia como víctima de la incompetencia y las reiteradas torpezas de sus gobernantes, vive sometida al capitalismo más ruin pero asimismo a individuos que conocen tan bien la teoría de su especialidad como desdeñan el instinto y la inteligencia sociales. De ahí lo reiterado de los resultados desastrosos... 

  Tiene su explicación. Llega un momento en que la avalancha de datos (a menudo contradictorios) que acuden al cerebro del experto, se torna confusión. Y la confusión, como se despeja la incógnita de una ecuación algebraica, sólo puede ser aclarada por la sagacidad y la ponderación de las que están mutilados.

 Aunque es en la economía pública donde los estragos provocados por los expertos son más espectaculares, también en otros ámbitos de la vida los padecemos. Pues expertos los hay en todo y para todo. Hasta para hacer el amor o lavarnos los dientes, todo se conjura para que precisemos del "experto". Sin embargo, es notorio que el meteorólogo, el politólogo, el economista, el médico, el abogado, el científico o el broker se estrellan constantemente contra la realidad que viene después. Entre ellos mismos y en la misma disciplina se desautorizan unos a otros. Para defender sus frecuentes yerros -a menudo con graves consecuencias- responden que su ciencia no es exacta. Y así es. Pero es que tampoco atemperan con la prudencia la inexactitud que conlleva todo vaticinio, ni quienes recurren a ellos se atreven a desoírles pese a los riesgos que comporta su habitual temeridad.  

 Ordenando minuciosamente en una hemeroteca las noticias sobre lo dicho por los expertos, sabremos hasta dónde puede llegar la necedad de noticias como ésta: "Diversos estudios científicos concluyen que el co-pago perjudica la salud de los más pobres". ¿Era necesario encargar a los científicos -los expertos en este caso- semejantes estudios para llegar a conclusión tan obvia? Hay situaciones en las que el común de los mortales que no deja empañar su mirada escrutadora con prejuicios o desidia, sin ser necesariamente muy inteligente ve con claridad lo que el experto, ofuscado por el prestigio artificial de que goza en el círculo profesional o político a que pertenece, no ve. Ahí tenemos los estragos en la economía y en el empleo que el despilfarro del dinero prestado por los bancos europeos habría de causar, del que, aparentemente, nadie se apercibió. Ni economistas ni políticos ni sociólogos ni contables alertaron ni adoptaron a tiempo medidas para corregir a los mercados, a los prestamistas y a los prestatarios. Todo se le vino encima a este país de un día para otro. Y cuando quisieron reaccionar, ya era tarde. Los empleos perdidos es de temer que no se recuperen jamás. Cosas del capitalismo...  

 He aquí la crisis. La crisis, es sabido, sea social o individual sobreviene siempre cuando faltó la prevención, cuando no funcionó el sentido de anticipación de los obligados a tenerla para evitarla, neutralizarla o atenuarla. Los contemporáneos no son conscientes de los enormes fenómenos en los que están inmersos, a los que están asistiendo. Pero a un buen dirigente, como a un buen intelectual no les pasan desapercibidos, y obran en consecuencia … 

 Se dirá que más vale confiar en uno que no saber qué nos depara el mañana. Querer saber qué tiempo hará, qué pasará con nuestros ahorros o con nuestra vesícula biliar es una tentación. Pero los expertos de todas clases son los que menos saben del interés de todos y aun del interés de otro. Aun así esta sociedad prefiere rodearse de expertos a reflexionar en asuntos que sólo la meditación es capaz de resolver. Sin embargo renuncia, por comodidad o por debilidad mental, no sólo a meditar,  es que también prescinde de ese modo, del instinto y de la intuición. Así es cómo los expertos se han hecho imprescindibles. Quienes les protegen se encargan de exaltarlos sofocando las naturales aptitudes que acompañan a todos los humanos. Lo mismo que sucedió con los augures, con los astrólogos y más tarde con los teólogos.  

 Ahora no hay teólogos. Ahora no hay expertos en "dios", o al menos no los hay para amargarnos la vida y el pensamiento. Su lugar lo ocupan los expertos que conocen mucho de lo suyo pero desconocen todo lo demás y yerran por sistema. Parece ser que en Italia se disponen a gobernar directamente una suerte de expertos. Les llaman "tecnócratas". No creo que sean más eficaces y menos dañinos que cuando aconsejan a los dirigentes... 

Y además, es ley verificable que cada pronóstico del experto, despojado del sentido natural de las cosas y preso por lo general del dogmatismo, pone en marcha procesos contrarios a lo vaticinado. El caso es que en economía pública como en la salud, en meteorología como en el acelerador de partículas o en ese pleito en el que tu abogado te ha metido, lo más probable es que lo advertido falle, y tú, por su culpa, no has podido siquiera valorar tu propia suerte ni calcular los riesgos que tus actos comportaban...  

 Mucho habla de libertad esta sociedad pútrida, y mucho proclama los derechos ciudadanos. Pero los gobiernos, los hechos y la fatalidad nos niegan el sagrado derecho de equivocarnos por nosotros mismos. Ese derecho se lo entrega a los expertos para que sean ellos quienes se equivoquen por nosotros constantemente, sea por error de cálculo, por malicia o por incompetencia, y a la par resultemos engañados.  

 Lo que esta sociedad tiene que hacer es recurrir a la pedagogía de la prudencia, del sentido común y de la confianza en uno mismo, abandonando la propensión a la estafa y a la picaresca de una vez. De aquellas dos virtudes y del sentido común se ha alejado demasiado. Desde luego hoy día (en otros tiempos fueron otras las causas malditas de la misma perdición), de la desigualdad obscena, de la injusticia social y de esa atmósfera irrespirable medieval repleta de privilegios y de señores feudales, en buena medida tienen la culpa los expertos. Traen más estragos que bien común y bienes inmateriales, de igual manera que las víctimas de los expertos de la Medicina son tantas como el número de los que sana, y lo mismo que los perdedores de pleitos son más que quienes los ganan. Todo… por los expertos. 

richart.jaime@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1289 veces.



Jaime Richart


Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a134435.htmlCd0NV CAC = Y co = US