¡Liberen a Wilson!

Me alegró sobremanera el desenlace feliz del plagio del joven pelotero Wilson Ramos. Y por el testimonio directo de los actores que participaron en su rescate justo es reconocer que resultó una odisea rescatarlo y echarles el guante a los plagiarios. Desempeño que echó por tierra la especie diseminada criminalmente por La Canalla Mediática que ante una supuesta incapacidad del CICPC era necesario contratar a unos agentes del FBI

Los buitres de la política venezolana echaron a correr la especie que Wilson había sido asesinado por sus secuestradores. Asimismo. En sus teléfonos y computadoras enviaron miles de mensajes y correos mal poniendo al Presidente Chávez, asomándolo como el único culpable del secuestro del pelotero. Mientras tanto el propio Presidente Chávez daba instrucciones precisas para que llegaran hasta el final en las investigaciones, que rescatasen a Wilson Ramos y capturaran a sus victimarios. Ordenes que, felizmente, fueron cumplidas al pié de la letra.

Lo más resaltante es que en la operación Rescaten a Wilson no hubo un solo muerto ni un solo herido, como debe ser, y finalizó como terminan los procedimientos donde se conjugan el talento, la experiencia y la metodología con el apoyo logístico: liberación de la víctima y prisión para los delincuentes

La connotación nacional e internacional del secuestro de Wilson Ramos como referencia de la guerra mediática fue un filón que, La Canalla, aunque intentó sacarle provecho, no pudo. Contra esa malsana intención privó la eficiencia policial y el apoyo del Presidente Chávez, y por supuesto, el manejo táctico de los medios públicos de comunicación social.

Fíjense lo que pensó la Oposición Golpista: Tenemos que darle durísimo al secuestro de Wilson. Echemos a rodar ese plagio por las redes sociales del mundo entero; la Gran Prensa Transnacional rebotará esa información en radio, prensa escrita, radio y televisión.

A estos carajos no les importó el daño que le causaban al béisbol venezolano. Pues ante el despliegue mediático de lo peligroso que significaba jugar pelota profesional en nuestro país ningún jugador importado querría venir. Por supuesto que esa corriente de opinión perjudicaría al negocio del béisbol profesional venezolano puesto que bajaría calidad de la pelota y los fanáticos no tendrían motivación suficiente para ir a los estadios aparte del nerviosismo que se apoderaría de los peloteros en acción y del bajón en publicidad que tendrían las transmisiones radiales y televisivas del campeonato. Es decir cundiría el caos económico y deportivo en el béisbol rentado. Y menos aún le pudo haber importado la angustia y la desesperación de Wilson y su familia, de sus amigos, de sus compañeros de equipo y de toda Venezuela; porque Venezuela es amante del béisbol y Wilson es una referencia peloteril obligada. Por lo antes expuesto, y por su sempiterna torpeza, una vez más, la Oposición Golpista se dio tremendo culazo.

Cerrando. El rescate de Wilson Ramos y la captura de sus victimaros recuerdan el final exitoso del caso de las 45 personas secuestradas durante 31 horas en una agencia bancaria de Altagracia de Orituco. En esa ocasión. Los policías del gobierno de Chávez, sin hacer un solo disparo, rescataron, sanas y salvas, a las victimas, capturaron a los plagiarios, incautaron las armas de los cuatro delincuentes y recuperaron el dinero sustraído de la entidad bancaria. Todo ello a pesar del empeño de La Canalla de que aquello terminara en un baño de sangre.

americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1555 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: