Douglas Bravo

Lo acontecido en el mundo de la izquierda a partir de la década de los sesentas hasta mediados de los años setenta, fue sin lugar a dudas un sueño probablemente bonito, pero definitivamente un sueño mal organizado que culminó mal y con camaradas que apostaron con mucho compromiso a ese proceso y dejaron sus vidas en un intento por construir un país mejor. Ya sabemos que fue un movimiento foquista, sin arraigo y conducido por algunos comandantes que salieron de las aulas universitarias con bastante cucarachas en sus cabezas para dirigir a camaradas que tenían un sueño y murieron por concretarlo. No pudieron por la inteligencia de sus comandantes y por las condiciones en las cuales ese proceso se dio.

Este episodio es ya suficientemente conocido y a veces cuesta tomarlo para emprender desde ahí una reflexión constructiva. Este lunes (19/09/2011) los lectores de alguna prensa nacional logramos leer una nota de prensa que recogía una declaración del heroico (¿?) guerrillero (¿?) Douglas Bravo, que irremediablemente me llevó a un movimiento de cabeza de izquierda a derecha muy automático, como diciéndome; este señor que estuvo siempre escondido por ahí y así fue convirtiéndose en un héroe que algunos de nosotros sonó ser en algún momento de sus vida, debió seguir estando escondido para no hacer el ridículo a esta altura de su vida y después de haber librado tantas batallas imaginarias en una concha en algún apartamento del este de Caracas.

En resumidas cuentas y para no hacer muy largo esta nota para lo cual no tengo muchos argumentos porque no los hay; Douglas Bravo apareció ayer para tratar darnos una lección, pero para repetirnos un cuento al cual no le hemos querido prestar la atención debida. Entre las brillantes ideas que expuso el líder del tercer camino, sostuvo que su organización, “está alejada tanto del gobierno como de la MUD y no acompañará fórmula electoral para los comicios de 2012 (…) No estamos ni con EEUU ni con Rusia, ni con el capitalismo monopolista mundial ni el capitalismo de Estado, nos mantenemos en disidencia electoral”.

Es decir, Douglas Bravo dijo aquí más claramente lo que no queríamos entender. Está muy perdido. Siempre estuvo muy perdido. La diferencia es que ayer estuvo perdido pero enconchado, protegido y hecho un gran héroe; ahora está desnudo y uno percibe más este estado de mendicidad política que padece. Si tienen dudas de este planteamiento, revisen sus proclamas de ayer y hoy; pero si no quieren pasar un mal momento; simplemente vuelvan sobre la cita que acabo de colocarle y en la cual se concentra lo fundamental de su declaración. Más particularmente, deténgase en esta frase: “No estamos ni con EEUU ni con Rusia”. Eso fue lo que expresó. Dijo que no estaba con EEUU, pero eso no quiere decir, que tercer camino está contra el Imperio más criminal que ha conocido la humanidad. Está tan perdido (siempre lo estuvo) que no es capaz de reconocer este elemental hecho.

evaristomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3631 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a130516.htmlCd0NV CAC = Y co = US