La fosforito le pegó fuego a la desidia carcelaria

Pienso que vamos a tener buenos resultados con esta designación de la “Fosforito”· al cargo de Ministro Penitenciario.

Digo que vamos a tener un éxito en esto, ya que lo que ha manifestado Iris Varela es muy cierto, ya no se aguantan las cárceles de tanta cantidad de presos. Por allí  oí a un furibundo y descarado miembro de la oposición diciendo que “eso de que no se vayan a meter más presos en las cárceles hasta que se termine el inventario es un disparate”, no queda la menor duda que es una opinión sin sentido.

¿Se quiere que la república como tal, tenga a ciudadanos olvidadados, que se tengan muertos civiles, en los recintos oscuros de las cárceles?,

Estos defensores de no sé de qué, no se dan cuenta que los derechos humanos, se están violentando sin percatarse, que en realidad, son seres humanos depositados en esos recintos, que de una forma u otra han sido olvidados por la sociedad y son producto de la actuación de ella misa.

Tenemos presos que son inocentes, eso lo digo con mucha propiedad,  ya que como profesional del derecho, he asistido a muchos inocentes, que han pasado por la miserable situación de estar presos y en la definitiva han sido declarados inocentes.

Me recuerdo claramente lo que sucedió con los dos sobrevientes en el caso archí-conocido, de la Masacre del Amparo y donde estuve como su abogado defensor, allí evidentemente estábamos en presencia de unos inocentes culpados de un delito, el cual no cometieron,  en otra palabras estábamos en presencia de dos sobrevivientes,  exentos de culpabilidad, ya que su conducta no se subsumía en los delitos,  por los cuales se les quería enjuiciar y estábamos en presencia de funcionarios que querían involucrarlos para de alguna, no se convirtieran en testigos.

Se les tildo de que habían caído en perjurio, es decir mentir a la justicia, y eso precisamente lo querían así, ya que el interés de quienes hoy se rasgan las vestiduras, querían apartarlos de las escenas del crimen,  ya que evidentemente estuvieron en ese lugar y eran testigos que hacían plena prueba en contra de los bandoleros que atacaron aquellos 16 campesinos que solo buscaban un lugar para pasar el día, llevado por uno de ellos, que evidentemente los agrupo para ese fatal día de sancocho.

Así mismo tenemos hoy a personas, que siendo inocentes, se les clava la espada de la Justica y lo convierten en culpables.

Para que esto no siga sucediendo, se deben tomar medidas desde la Fiscalía General de la República,  así como de los propios jueces,  quienes, deben sancionar a los que su responsabilidad penal este comprometida, no decidir de una manera complaciente,  y aceptar, sin ninguna clase de estudio o análisis,  lo expuesto por los fiscales, quienes igualmente,  sin ninguna clase de estudios previos, declaran  “que hay suficientes indicios de culpabilidad para presentar a una persona” que a la larga es, en muchos de los casos,  es inocente. Debemos entender que la justicia es ciega, pero que debe,  en cualquier momento, quitarse ese pañito que cubre sus ojos, previamente,  no para ver el compadrazgo, la amistad, el interés económico,  la desidia, etc., sino la realidad de un hecho por el cual se le coarta el derecho a la libertad de un ciudadano. He estado en audiencias donde, sin interés de perjudicar a nadie, he observado que algunos fiscales , no todos, presentan al imputado, lo presentan sin antes observar lo que hace, ello se deduce al ver la aptitud de éste, quien lee las actas y expone con craso error los hechos, solo lo que dicen una actas policiales, muchas veces fraguadas en la soledad de esos recintos policiales, sin que en realidad, se lea haya dado una lectura analítica, que permita inferir, que esa persona está evidentemente sometida a un proceso sin que esos indicios sean suficientes. Ello lo digo, porque en más de una ocasión he observado a Fiscales del Ministerio Público que desconocen los hechos y es el Juez quien después de un pequeño análisis, mucha de las veces, fundamentado en la exposición de la defensa técnica, decide que nada tiene que ver con los hechos y los ponen el libertad, aún el Fiscal del Ministerio Público haya pedido una medida privativa de libertad.

Yo diría que la gran cantidad de presos en esos recintos, son  producto  de esto, que les acabo de decir. Si bien es cierto que existe un alto índice de incremento de la criminalidad, también es cierto que esa criminalidad es producto, de quienes se encuentran al frente de las instituciones protectoras de la sociedad, de la familia, no desde ahora,  sino desde otrora, cuando sucedían hechos criminales, que nunca se investigaban o que se trataban con mazo de pluma.

Debo significar igualmente que las Instituciones como el Poder Judicial y el Poder Publico, deben respetarse,  yo los defiendo a capa y espada y cuando presento algunos errores, producto de sus actuaciones, lo hago con el ánimo de que se corrijan, mas nunca con ánimo de destruirlas o de presentarlas al descredito público.

Las actuaciones de la Fosforito al frente de este nuevo ministerio, tendrán que ser acertadas de manera de execrar definitivamente estos males que son males de la sociedad y de la familia en definitiva. Yo creo que la Fosforito le pego fuego a la tradicional forma de regir este problema.  reveron.jose@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2759 veces.



José Agustín Reverón (*)


Visite el perfil de José Agustín Reverón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a129997.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO