Año IV

Pildoritas 120

QUE CHILLE LA MEDIÁTICA DE LA MENTIRA, O SIMPLEMENTE QUE SE COMPROMETA A INFORMAR VERAZ, OPORTUNA Y EQUILIBRADAMENTE.



Intentar convencer a un escuálido de que está engañado, de que no tiene argumentos sólidos y ciertos, no sólo para negar la obra de gobierno, sino para transformarse cual fiera herida cuando se le menciona algo que tiene que ver con la Revolución, especialmente si esa referencia es a Chávez, es una misión prácticamente que imposible, no acepta pruebas de ningún tipo y la única razón que les ha llevado a ese estado de inconciencia es que son adictos a los medios que la derecha mantiene con financiamiento imperial en los que prácticamente le han colocado un especie de muro de Berlín a todo lo que tenga que ver con la obra del gobierno minimizándola, ocultándola o simplemente ignorándola, eso sí destacando en sus editoriales y en sus secciones informativas cualquier error por pequeño que sea, y ellos lo maximizan , de lo cual no está exento el gobierno pues como bien sabemos es de humanos errar, y por supuesto ocultan que cuando por ejemplo ha habido hechos de corrupción como en el caso del Central Azucarero de Barinas, Pdval, Mercal, lo sucedido recientemente en el Rodeo, entre otros, ha sido el mismo gobierno quien ha procedido a hacer las denuncias y los culpables están en la cárcel o prófugos de la justicia sin dejar de contar entre éstos, destacados mafiosos de la derecha, cosa muy extraña en los gobiernos del puntofijismo. Pero además es común y casi una práctica de todos los días las informaciones falsas, amañadas, tergiversadas o engañosas que sin ningún recato son publicadas en los medios de la derecha.

¿Qué hacer entonces para poder llegar a ese sector nada despreciable de la población que son escuálidos, no por convencimiento sino por envenenamiento y también a los llamados “ni ni” ?.

Este escribidor como muchos otros ha sostenido en múltiples artículos que la única forma es a través de una estrategia de comunicación agresiva que de alguna manera garantice que la enorme obra de gobierno representada por las diferentes misiones y demás programas sea conocida por todos, que se sepa sin argumentos en contrario que en Revolución se han logrado objetivos que con el capitalismo hubiesen sido imposibles, que con la Revolución por primera vez se han recibido reconocimientos de organismos internacionales, por objetivos obtenidos en materia de Educación, salud y alimentación, que en materia de los objetivos del Milenio ha sido Venezuela el único país que puede presentar los mayores avances, que en materia deportiva hemos hecho conocer a través del triunfo de nuestros atletas, nuestro himno y nuestros colores patrios en el mundo entero como jamás en toda la historia republicana.

Últimamente vemos cómo casi a diario se entregan casas a familias a lo largo y ancho del país, cómo se progresan y/o se inician complejos habitacionales, cómo se entregan créditos para remodelar o construir viviendas, lo propio sucede con los créditos que se otorgan a los "agrovenezolanos" que se registraron como tales, todo lo cual es ignorado por los medios privados de la derecha, lo cual tiene que ser resuelto por una politica comunicacional acorde.

Esa política comunicacional tiene que pasar por acortar sustancialmente, aunque nos hagan falta a quienes nos encanta verlo y oírlo, las cadenas presidenciales y ceder parte de los espacios de los programas “Aló Presidente”, a MICROCADENAS, en absolutamente todos los medios de radio y TV, para dar a conocer cada acción de gobierno, en el menor tiempo posible y con pruebas audiovisuales incuestionables, a sabiendas de que los medios de la derecha van a patalear y a intentar miles de recursos ante organismos nacionales e internacionales, lo cual se les caería por su propio peso pues de todos es conocida la especie de censura, no declarada aunque si practicada que éstos tienen a toda la información que provenga del gobierno, con lo cual están violando flagrantemente el derecho que el pueblo tiene a una información veraz, consagrado en la Constitución, en las leyes y en el Código de Ética del Periodista

Sólo así existe la garantía de que por lo menos la información llegue a los incrédulos, que lo son como producto del consumo de veneno y que al menos por la evidencias les entre la duda, entre los que sus medios le dicen y lo que se les está mostrando en cadena nacional.

Nada ganamos que cada obra, cada logro, cada actividad, cada estadística positiva que se supere, cada testimonio de las comunidades que agradecidas se manifiestan alegres por recibir los múltiples y frecuentes beneficios de la Revolución, los veamos los convencidos, que frecuentamos el llamado “Sistema de Medios Públicos”, a nosotros no se nos necesitan convencer de nada, es a los que niegan todo a ultranza a quienes hay que meterle por los ojos y los oídos, las verdades, que sin más argumentos echen por tierra las políticas desinformativas de los medios de la derecha.

Cuando esto se haga y no se desperdicie tanto el tiempo en los espacios mediáticos, en largos y a veces tediosos y repetitivos programas, por fuerza se verían los resultados, aún estamos a tiempo, hagámoslo y que chille furibunda la mediática de la mentira o que simplemente se comprometa a informar con veracidad, oportunidad e equilibrio.



Que Dios le dé larga vida a nuestro Presidente. !Seguiremos venciendo!

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1700 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: