La antorcha ya está encendida

El presidente Chávez esta luchando contra la iniquidad para hacer que se escuche la voz del pueblo y prepararlo para la batalla y enfrentar a los que quebrantan la dignidad y la moral de este pueblo, donde impostores y demócratas usan la mentira con ánimo cobarde.

La oposición venezolana no tiene líder, ni gente que la secunde, no tiene a nadie, porque el destino le esta castigando, están viviendo una época que les condeno a la infecundidad, señal definitiva de su desaparición.

No producen líderes que sean capaces de morir por su pueblo, porque el pueblo muere por el líder que le proporciona bienestar a su patria. El único líder de este país que está sacrificando hasta su propia salud y así lo ha notado el pueblo venezolano, es el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, quien se resiste a ser vencido por la grave enfermedad que padece. Él la vencerá con toda la fuerza, la pasión y el deseo de vivir para seguir siendo útil a su suelo natal.

No podemos dar tregua a esta oposición languidecida y frustrada aunque ya no haya en que árbol treparse. !No pega una!, todo le sale mal, simple y llanamente porque no tiene razón, y por eso va de fracaso en fracaso, hasta llegar acabar su propia fosa, para que desaparezca de la escena política, porque así lo quiere el pueblo, que se canso de sus falsas promesas y no le dará más oportunidad, porque hoy esboza un gesto devastado de engaño y traición.

Esta escuálida oposición busca por todos los medios resquebrajar la tranquilidad de nuestro país, con su facinerosa actitud de farsas y de mentiras. Antes de contenernos, ellos nos impulsan, antes de reducirnos, nos alientan, para seguir fortaleciendo esta revolución.

Cada incomprensión, cada deslealtad, cada traición, de quienes dan salto de talanquera, nos sirven de acicate para continuar la tarea de liberar a nuestra sociedad de tanta maldad engendrada por el capitalismo salvaje.

Ningún presidente del siglo pasado dirigió los destinos de la Patria de Simón Bolívar con intensiones más puras y solidas como lo esta haciendo el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Este hombre levanta su frente por encima del dominio de la oligarquía, y sin temor a las pretensiones del imperialismo yanqui, como un roble gigante, como un soñador sublime, que luce su frente palpitante de ideas resplandecientes, que ilumina en el entendimiento de nuestro pueblo, para que más nunca vuelva a ser esclavizado ni explotado por la oligarquía, que tanto daño hizo a nuestra patria.

El presidente Chávez es el guía de esta revolución del siglo XXI, quien trabaja por el derecho de la paz, la justicia y la libertad de nuestra patria. El pertenece a la única clase social que no humilla, que reivindica a su pueblo, que desciende en línea recta del soberano, del pensamiento y del patriotismo.

Compatriotas, concurramos todos los que apoyamos al Comandante Chávez a la conformación del polo patriótico, para consolidar la verdadera unidad revolucionaria, si nos toca morir por ésta causa, con orgullo levantaremos todas nuestras banderas en alto, para derrotar definitivamente a esta oposición guarimbera, que por más apoyo económico que reciba del imperialismo yanqui jamás logrará su objetivo criminal de desestabilizar ésta revolución que tantas bondades a proporcionado a nuestro pueblo, consecuente con la política humanitaria del presidente Chávez.

Tengo suficientes razones para expresar y testimoniar toda la benevolencia que esta revolución ha realizado en ciudad Guayana.

En lo personal jamás he recibido  favores del gobierno, tal vez por no haberlo solicitado, pero me conforma saber que los servicios que prestan estas misiones creadas por la revolución benefician a miles de personas necesitadas. Atendidas por los médicos cubanos de Barrio Adentro y de los Centros Oftalmológicos, donde no discriminan a ningún paciente. No interrogan a nadie, a que partido pertenecen, igualmente en MERCAL, PEDEVAL, y las casas de alimentación. Allí recurren en ocasiones personas que no tienen necesidades de esos favores,  pero de igual manera son beneficiados. Los agitadores opositores no pueden ocultar su aversión por todas las benefactoras obras sociales a favor del pueblo creadas por Chávez, apoyado por una juventud que representa la mayoría adepta y que ha de llevar en sus manos la antorcha encendida del triunfo hasta el Palacio de Miraflores en las elecciones de diciembre del 2012 de la que se convertirá en la bandera de la libertad y la justicia para el bien de la República Bolivariana de Venezuela. 
 
 ¡Patria socialista o muerte venceremos!

 Rangeljuan1@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1660 veces.



Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Rafael Rangel Ortiz

Juan Rafael Rangel Ortiz

Más artículos de este autor