Tendremos Comandante y revolución para rato

Los revolucionarios estamos convencidos que el camarada Presidente es el lider fundamental de la revoluciòn bolivariana y tenemos que ayudar a que se recupere de salud completamente. Ayudemos con nuestro trabajo y nuestra convicciòn para que las cosas que nos corresponden se hagan bien para el beneficio del pueblo.

El comandante està luchando para salir adelante de un compromiso de salud y nosotros debemos luchar por salir adelante con el compromiso con nuestro pueblo, con el compromiso con el socialismo.

La ciencia mèdica moderna ha demostrado su capacidad de vencer las cèlulas malignas del càncer. Los revolucionarios debemos luchar contra el càncer del capitalismo que amenaza con matar el socialismo. Cada dìa el capitalismo influye en nuestro modo de pensar y actuar y como revolucioanrios tenemos que combatirlo con las armas de la organizaciòn popular y revolucionaria.

En dìas recientes hemos sido testsigos del daño que està causando la ideologìa burguesa en el movimiento sindical de Guayana. Otros casos abundan, sin embargo, los revolucionarios estamos en el deber de salvar el tejido social del càncer capitalista. En PDVSA, por ejemplo, existen autoridades que utilizan los mètodos del acoso y el maltrato psicològico contra los trabajadores. Esta pràctica debemos combatirla con las armas revolucionarias y con las nuevas leyes como la Lopcymat. Asì como el paciente de càncer debe acudir a un especialista, el trabajador acosado debe acudir a sus camaradas de lucha y usar las nuevas herramientas legales revolucionarias para restablecer su salud y el de su familia afectada.

En las empresas del Estado toda la estructura organizativa, estatutos, normas, procedimientos, moldea la manera de hacer las cosas, la manera de supervisar, de gerenciar, de tratar a los trabajadores y trabajadoras. No basta con decretar para que una empresa se convierta en socialista, hace falta un cambio en el mecanismo de funcionamiento corporativo para que rinda más beneficio al pueblo.

El primer deber de un revolucionario es cuidar su salud ya que sin ella se ve afectada su familia y la propia revolución. En nuestra PDVSA Intevep, la filial tecnológica de PDVSA ubicada en Los Teques, Estado Bolivariano de Miranda, hay muchos cambios pero hace falta mucho por recorrer.

Hay una gran reserva moral de trabajadores y trabajadoras y a partir de esa reserva se pueden lograr muchas metas grandiosas, en beneficio del pueblo y de la revolución liderada por el Comandante Chàvez. No permitamos que las contradicciones de la revolución nos dispersen. Nada puede apartarnos del camino, estamos obligados a corregir y a emprender la marcha hacia la profundizaciòn de la revoluciòn.

Hago un llamado para que las autoridades de PDVSA hagan los correctivos referente al acoso laboral que estoy siendo vìctima por parte de las autoridades de PDVSA Intevep. Cuento con las pruebas y soportes necesarios para comprobarlo, no permitamos el acoso al socialismo como una manera de sacar del camino a los voceros màs activos y conscientes.

Yo Lucidio Alberto García Sandoval, trabajador de PDVSA Intevep, adscrito a la Gerencia General relacionada con yacimientos de petróleo; he considerado urgente exponer de manera general una serie de conductas agresivas, hostigadoras, a las cuales me he visto expuesto de manera sistemática, reiterada y frecuente a través de tratos vejatorios y humillantes, así como la imposición de sanciones de despido directo y transferencias, fundamentadas en causales o motivos inexistentes, todo esto dirigidos a menoscabar mi integridad ética, física, psicológica e intelectual, con el propósito de lograr, mediante un aparente acto voluntario, el retiro progresivo de las funciones inherente a mi puesto de trabajo, desmovilización de mi aporte a las misiones, al proceso de formación socialista de la clase trabajadora a través del sindicato y al acompañamiento de la lucha por mejorar sus condiciones y medio ambiente de trabajo garantizados en las leyes revolucionarias aprobadas por el liderazgo del Comandante Chàvez., así como la salida temporal o permanente de la filial para la cual laboro desde hace más de 13 años.

Esto lo hago ya que considero se está irrespetando mi dignidad de persona, se me está sometiendo a trato discriminatorio, se está afectando mi integridad física, psíquica y moral, se está afectando mi imagen profesional, se está vulnerando mi derecho a la vida y a la salud, se está coartando mi interés y deber de realizar mi trabajo en beneficio de la primera industria nacional y la población venezolana y se me está sometiendo a condiciones que deterioran la armonía de mi ambiente de trabajo.

Tengo confianza en que la unidad de la clase trabajadora con su sindicato SINTRAINTEVEP y el espíritu de la revolución bolivariana, podrán vencer los intentos de destruir nuestro amor a la revolución y nuestro absoluto convencimiento de que la lucha de la clase trabajadora es el motor de la historia.

Me siento responsable de mi país, de la continuidad operacional de PDVSA, de la Revolución Bolivariana y de la lucha por las mayor suma de felicidad posible de nuestro pueblo, por eso contribuiré con mi denuncia a desmontar el proceso de acoso al socialismo perpetrado por los infiltrados de los ideales capitalistas para destruir progresivamente nuestra PDVSA.

Gracias a todos y todas por la solidaridad expresada y a SINTRAINTEVEP por defender los derechos de los trabajadores. La moral proletaria es superior a la indignidad de individualidades.

Patria socialista o muerte…venceremos

garcialwx@pdvsa.com

lucidiowx@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1657 veces.



Lucidio Garcìa


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: