La Polilla del Pragmatismo: se viola la constitución venezolana, el DIH, la ética en pactos de entregas de humanos

El ejercicio de gobernar induce y seduce a percibir  al Estado como un habito necesario, del que no escapan algunos gobernantes: el Estado como un fin en si mismo, haciéndose  insensibles en  la aplicación de la crueldad, en que  las responsabilidades se le desvanecen  bajo la creencia  que el Estado que dirigen es una especie de masa amorfa,  por lo que duermen tranquilos.

Estos gobernantes aun no han superado el periodo de los tiranos espirituales, por la falta de tiempo en su mundo globalizado, que ni lo inducen a pensar ni al estudio, por estar inmersos en una práctica del día a día, que los hace inexorables en el trato y atrapados en la pobre idea de la soberanía de la razón, sustituida por la soberanía del pueblo.

La exclusión es el resultado de los nuevos postulados de los que hacen su nueva doctrina, la de James William, más las citas de Gramsci, de Lenin, Marx, Che y Bolívar,  ligadas con un Perón, que no pueden conducir a nada bueno.

El pragmatismo como práctica para dirigir las relaciones entre Estados, es una de las polillas que corroe los principios, bajo los argumentos que de lo que se tratase es de forma y de estilo, como si la forma colgase del aire y no de su contenido.

Los principios no son una palabra hueca, una pose, una cita de los clásicos. Es el cumulo de esa gran epopeya librada por la humanidad, en su lucha día a día por un mundo mejor, en cada periodo histórico, que hemos recibido como herencia teórico practica, formando parte de nuestra conciencia. Millones de muertos han costado los principios que llevamos en nuestra conciencia los revolucionarios. 

Para algunos, los principios pueden cambiarse de un día a otro, según el peó. Viéndose entre la espada y la pared, como los viejos santos asceta, inventando  nuevas batallas. Metáforas de sueños de abstinencia muy bonitas para las masas.    Quedando  al final del día a día de la jornada, atrapados por la crueldad producida a un Julián o un Joaquín.

La integración del terrorismo de Estado al propio Estado de derecho, aboliendo los derechos humanos para salvar vidas, es lo que se tiene como eficiencia en el cumplimiento de la ley.  Es lo que se hace hoy  con Julián o Joaquín. Lo hemos visto ejecutar en Guantánamo o en los bombardeos quirúrgicos, pero "humanitarios" a países, abalados por el llamado derecho internacional  globalizado, que es lo que ha  puesto algunos entre la espada y la pared.    Y para su tranquilidad  hay que decir: que la espada y la pared no existen, que solo se les utiliza como credencial  sustitutivo de  los principios  y la conciencia. Para, a seguidas, dejarse administrar por ese nuevo  Estado de derecho. 

El actual Estado Colombiano esta inscripto como alumno aventajado de la doctrina del  actual Estado, diseñado desde  Washington. 

La inversión del mundo por uno aparente, como un mundo  real,  construido por los ideólogos de la globalización imperialista, en su pretensión de la creación de una nueva superestructura  ideológica, forma parte de esa  barbarie que viven hoy los pueblos.

Debemos evitar que se siga  haciendo  como el travieso Trasímaco, prohibiendo toda la respuesta posible que podía dar Sócrates. Pues se ha pretendido prohibir todas las respuestas que podían darse sobre estos problemas, sin reparar  que en la creación de lo nuevo no solo es valido hacer descubrimientos “originales”, que a la vez  significa propagar desde una visión críticamente verdades ya descubiertas, para enriquecer y ordenar el conocimiento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1685 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a124771.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO