Nuestra estratégica política internacional

Promover relaciones de respeto con los gobiernos del mundo, incluso los ideologicamente distintos, es el deber elemental de cualquier Jefe de Estado que actúe responsablemente en defensa del interés de paz del pueblo que lo eligió.

Sin embargo, desde 1999 ha sido Washington quien más desestima la doctrina pacifista y estimula discrepancias diplomáticas entre Colombia y Venezuela para desestabilizar nuestra democracia popular, tal como se evidenció en la declarada intención de instalar bases militares en aquel país.

La Casa Blanca sabe que su apoyo a la burguesía de nuestro vecino es el principal instrumento de injerencia gringa en América del Sur, además de favorecer la continuación del Estado burgués colombiano, el ataque despiadado a los camaradas insurgentes y el debilitamiento del Polo Democrático que en 2010 logró la mitad de la votación alcanzada en los comicios presidenciales de 2006.

Por ello, la democracia criolla, menos estable que la colombiana (dado el asedio de factores internos y externos que operan con aquiescencia del State Department) debe demostrar a la comunidad mundial que el Gobierno Bolivariano es el máximo promotor de la paz y que el belicismo no forma parte de su agenda.

Hoy cualquier concesión al radicalismo dogmático, a la ortodoxia o al aventurerismo de izquierda sería caer en la trampa de una confrontación internacional que malograría fatalmente la ruta pacífica hacia las reñidas elecciones (2012) que decidirán el porvenir de la patria.

Considerando que vivimos la primera revolución popular de nuestra historia y un Estado auténticamente garante del Derecho que (a diferencia de Rómulo Betancourt y sus sucesores) no comete asesinatos políticos, ni desapariciones forzadas, ni torturas ni suspensión de las garantías constitucionales, es evidente que los ciudadanos sensatos y comprometidos con la democracia y los derechos humanos debemos defender, depurar y profundizar este proceso de cambio social, mediante contribuciones honestas y leales a la unidad política (Polo Patriótico) tan necesaria para asegurar la estratégica reelección del Presidente Hugo Chávez.

Constitucionalista. Profesor UCV.


Abg.

http://jesusmanuelsilva.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1618 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: