Chávez enuentra a su Santander

Richard Bond, hijo del legendario agente de MI6, y Graham Doyle, nieto del no menos legendario escritor, comienzan una reunión de trabajo en el Departamento de Análisis Político de los Servicios Especiales de Su Majestad.

BOND.- Veamos lo qué tenemos, pongámoslo en orden y hagamos el informe. Apenas salimos de la Boda Real, tenemos suficiente con los árabes y no quiero perder tiempo con un asunto ininteresante.

DOYLE.- Le interesa al Primer Ministro,..

BOND.- Por política, no por seguridad o inteligencia. ¿Qué tenemos?

DOYLE.- Muy poco, y casi todo. Un joven político izquierdista colombiano con asilo político en Suecia desde los 90, nacionalidad y pasaporte suecos, casado y con una hija sueca, director de una agencia de noticias con sede en Estocolmo, opuesta al gobierno colombiano…

BOND.-  Todo legal, para no perder el asilo, imagino.

DOYLE.- Si, según nuestra embajada en Estocolmo. El presiente colombiano anterior, Uribe, amenazó a los exiliados en Suecia, Los llamó “bandidos” y dijo que había que “acabarlos”… Ellos pidieron protección extra al gobierno sueco. Temían un atentado o un secuestro.

BOND.- ¿Paranoia?

DOYLE.- Un poco. Uribe es capaz de cualquier cosa, siempre que no tenga que hacerla u ordenarla directamente. Si me permite, señor, diría que es un cobarde.

BOND.- Todo esto es por ese terrorista o periodista, justa o injustamente preso en Colombia. 

DOYLE.- Si, según nuestra embajada en Estocolmo, el sujeto toma un avión para su segundo o tercer viaje a Venezuela, transborda en Frankfurt, y cuando llega a Caracas es detenido por ser un terrorista solicitado por Colombia, con Código Rojo de Interpol. Es incomunicado y a los dos días lo deportan hacia Bogotá.

BOND.- Todo normal. Salvo que no lo detuvieran ni en Suecia ni en Alemania. ¿Colombia lo había solicitado a los suecos?  

DOYLE.- No. El gobierno colombiano conocía su domicilio y lo vigilaba. Es de suponer que también Interpol Suecia, por lo menos a partir del momento en que lo puso en su Código Rojo, días antes del viaje.

BOND.- Cuando compró el boleto…

DOYLE.- Exacto. Pero hasta donde sabemos, sólo Colombia estaba al tanto. Interpol no informó a los suecos, ni a los alemanes, ni a los venezolanos.

BOND.- ¿No les informó o no se dieron por informados? ¿Cuál de las dos opciones escogemos?

 DOYLE.-, Parece que Interpol se politizó en este caso.

BOND.- ¡Por favor, Graham! Interpol nació política. Siempre fue política. Es hija de la Gestapo. Heydrich y Himmler fueron sus primeros jefes. Después de la guerra la manejaron los franceses y ahora la manejan nuestros primos de Washington.

DOYLE.- ¿Y cuándo la manejaremos los británicos?

BOND.- Como es asunto de dinero, probablemente nunca. Pero, volvamos a lo que interesa al Primer Ministro. ¿Qué más tenemos que saber sobre los colombianos?

DOYLE.- El Presidente Santos informó a Chávez de la llegada de un terrorista cuando faltaba poco más de una hora para que aterrizara el avión. Le dijo hasta el número de fila y de asiento que tenía. Pero le ocultó el peligro político del caso. De hecho, todo el mes estuvo declarando que Chávez (no decía Venezuela sino Chávez) estaba colaborando en la lucha contra el terrorismo, que confiaba en la palabra de Chávez, etc. 

BOND.- La preparación del terreno es el primer acto del combate...

DOYLE.- Y apenas unos minutos después de la captura, el mismo Santos la anunció por la radio colombiana, alabando la buena disposición de Chávez. Utilizó la expresión “no titubeó”. En ese momento se realizaba en Caracas una reunión de cancilleres de toda América Latina, donde la presencia de Colombia era indispensable…

BOND.- Un amable chantaje.

DOYLE.- El segundo punto que interesa al Primer Ministro es la protesta de la izquierda, en Venezuela y otros países, si afectará las relaciones entre Venezuela y Colombia, y si tendrá o no efecto sobre las próximas elecciones venezolanas.

BOND.- ¿Qué tenemos?

DOYLE.- Sobre las elecciones, aún están muy lejos, a principios del 2012. Si fueran hoy, el único efecto que podría tener es atraer hacia Chávez votos indecisos de los moderados. Sobre las relaciones bilaterales, parece que Chávez encontró su Munich, Falta saber si haciendo concesiones logrará una paz duradera.

BOND.- ¿Y la izquierda?

DOYLE.-  Casi unánime en contra, pero sólo algunos puristas piensan que se trata de una fisura irreparable en el movimiento. Podemos especular sobre si Chávez insistirá en esa línea de acción.

BOND.- ¿Insistirá? ¿El chavismo se vuelve peronismo senil?

DOYLE.- No lo creo. Es una lección aprendida y Chávez será más prudente en el futuro.

BOND.- Si, pero el colombiano tomó la iniciativa y se puso en posición de aprobar a Chávez, Eso le da pie para desaprobarlo en el futuro.

DOYLE.- ¿Y cual es el futuro de Colombia y Venezuela? Digo, el futuro que quiere saber el Primer Ministro.

BOND.- En las conclusiones del informe no podemos olvidar citar los documentos de Santa Fe de nuestros primos de Washington. Y lo que es casi doctrina para la CIA: Venezuela es uno de los pocos países donde no se puede usar una guerra para detener una revolución.

DOYLE.- ¿Y que harán los yanquis?

BOND.- Churchill dijo una vez que los Estados Unidos siempre hacían lo acertado, luego de haber ensayado todo lo demás… El problema es que eso requiere tiempo. Y por primera vez en su historia los Estados Unidos no tienen tiempo. 

DOYLE.- Hay un punto que no tengo claro y ni la Enciclopedia Británica ni Wikipedia me lo han aclarado. ¿Santander era realmente, de alguna manera, agente de los Estados Unidos?

BOND.- Tenemos mucho material sobre Santander en los archivos clasificados. Le expediré una autorización de consulta. De hecho, el personaje se entendía con el embajador de Estados Unidos. Imprudentemente por escrito y esos documentos terminaron siendo conocidos. Hay que decir que la infidencia fue de Colombia.

DOYLE.-  Entonces ¿era agente de los yanquis?

BOND.- No he dicho semejante cosa, Graham. Se entendían. Pero Santander era nuestro. A partir de ciertas negociaciones de empréstitos y cosas de esas.

DOYLE.- ¿Y Santos?

BOND.- El hecho de preguntármelo me impide responderle. Pero creo que de alguna manera ambos lo sabemos: Santos trabaja para nuestros primos.

DOYLE.- Chávez encontró su Santander. Está perdido.

BOND.- No. Lejos de eso. Chávez conoce la historia mejor que Santos, porque la conoce desde el punto de la contradicción. Chávez ha hecho, hace y quiere hacer cosas, Santos no puede hacer nada salvo intrigar para que las cosas no se hagan. Siempre estará a la defensiva. Más bien Santos encontró su Bolívar.

rothegalo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2945 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor