La marcha de los zombies

El 11 de abril de 2002 una marcha de zombies anduvo las calles de Caracas; no eran pocos sino muchos.

Todos tenían los ojos brotados, todos eran pavlovnianos, ninguno era capaz de ser sí mismo; un pool de televisoras privadas entre las que destacan Globovisión, RCTV, Televen, Venevisión y etc, se apoderaron de sus cabezas y, como a perros, los echaron a la suerte de una infernal ruleta rusa.

Ni uno solo de quienes marcharon ese día contra sus propios intereses, contra su propia patria-excepto los líderes-estaban en un sano juicio, se trató  de la mayor marcha de locos de la historia de la humanidad.

Julio Borges arengaba y arengaba y una vez que vio partir la marcha, se fue a su casita y se metió  bajo la cama, él sabía que sus francotiradores masacrarían a  chavistas y a antichavistas, tal vez  se frotó  las manos y se zampó un whisky, y otro, y otro, y otro, y otro, mientras los pendejos se exponían a la macabra jugada fascista de la recalcitrante ultraderecha criminal.

Carlos Ortega, a la sazón, anduvo en una moto y cuando vio que el avispero se alborotaba, arrancó  a lo propio que Julio Borges. Y, ni que decir de los demás jefecillos: Ricky M (gorrita pa´tras), El Cardenal Velasco (Zamuro Negro), Urosa Sabino (y etc), todos, todos, todos sin excepción, dejaron la enorme manada de descerebrados a la suerte del azar, en las calles, y se resguardaron.

Pero, para simplificar, digamos que Julio Borges representa la síntesis de toda esa felonía criminal; y, no precisamente por su importancia sino por su miserable zanganería.

Pero, vencimos.

oceanoatlanticoguillermo@gmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1997 veces.



Guillermo Guzman


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a121339.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO