El presidente paño de lágrimas de quienes sufren los rigores por la indolencia de la administración pública

Nuestra Administración Pública, vamos a ubicarla en las raíces coloniales, que trajeron los españoles y demás europeos, que invadieron estas latitudes americanas, para imponer su poderío a través de la fuerza y en busca de las riquezas naturales, que descubrieron y, las que saquearon a costa del sacrificio de nuestras etnias originarias, de esta historia tenemos muchos tomos, unos portadores de verdades y otros amañados a los intereses de quienes denominaron sus incursiones de guerra como ¨La Conquista¨.

Como quiera que el curso de la historia no se detiene, pues surgen protagonistas que se sublevan contra toda subyugación e imposiciones que acaloran el dominio de las riquezas. Simón Bolívar, nuestro Libertador, alentado por patriotas que le antecedieron y enfrentaron con valentía a los colonialistas invasores. Ejemplos de los indígenas, movimientos de los negros, de Gual y España, Francisco de Miranda, sacrificados por enfrentarse al yugo colonial y por quienes contemporáneos con él, se alistaron para la gran Guerra de la Independencia, que durante 20 años en densos combates; estos logran echar de nuestro suelo a los invasores y restablecer las soberanías de cinco repúblicas americanas.

El tiempo va marcando los múltiples aconteceres históricos, políticos, sociales, culturales, educativos, religiosos, jurídicos, morales y éticos; la Independencia lograda por Bolívar y demás héroes, pareció despejar los caminos de las plenas libertades, pero de repente fuerzas imperiales y oligárquicas, que con sigilo venían alentando desmoronar la obra libertaria, conspiran en las sombras para armar la contrapartida revolucionaria, y lamentablemente la muerte prematura del genio americano, les deja el camino sin tropiezos, logran sus objetivos y a partir de 1830, después de los movimientos separatistas, surge la República entre fuertes contradicciones y anarquía hasta 1998, cuando un sacudón revolucionario y democrático auspiciado por un líder bolivariano y el apoyo de la mayoría del soberano, sepultó legalmente viejos esquemas coloniales. Surgió una nueva Carta Magna y desde entonces se ha venido evolucionando con nuevas leyes, que buscan erradicar las arcaicas estructuras coloniales e imperiales arrastradas antes y después de 1830, y que culturalmente siguen  haciendo meya en la mente de muchos de nuestro pueblo y también por quienes tienen responsabilidades de dirección y gestión pública.

He ahí algunas de las causas y efectos negativos, que aun se reflejan, en la ADMINISTRACION PUBLICA, pesada carga del poder Ejecutivo y sus innumerables gajos que se desprenden de esta: Presidente de la República, Vice-Presidente, ministerios, el  poder legislativo, judicial en contexto amplio, institutos autónomos, gobernaciones de Estado y el poder municipal, fuerzas armadas, policias y otros tantos entes administrativos, que conforman un complejo mundo de gestiones de administración de los fondos públicos y de recursos humanos para ponerlos al servicio del desarrollo nacional.

Lamentablemente, insistimos que los rezagos tradicionales, vicios, costumbres, leyes a hechura y semejanza de gobiernos ganados para los intereses de élites nacionales y foráneos, han servido para las acumulaciones de administraciones con criterios de subdesarrollo, atraso y dependencia, para una administración ineficaz y alejada de los cambios esperados por los sectores sociales de pensamiento avanzado y hasta por los excluidos de siempre.

Venezuela y sus rémoras de la ideología dominante, los caudillos militares en estrechas alianzas con el caudillismo civil y sus influencias, abiertos a ese mundo de la oligarquía liberal-burguesa, que desde el exterior gestaban sus políticas económicas y sociales, con su predominio del Norte y sus aliados europeos, quienes trazaban sus estrategias, fueron muchas décadas sometidos a los vaivenes imperiales. Si es cierto que desde 1998 hubo reacciones, despertares y nuevos gritos de independencia y soberanía, para retomar la DOCTRINA BOLIVARIANA, no es menos cierto que el peso cultural, los vicios, la burocracia, la corrupción, el amiguismo o tráfico de influencias, el nepotismo y la carencia de normativas legales o aun existiendo estas; han sido fácilmente vulnerables ante los criterios personalistas y discrecionales de quienes han ostentado y regentan altos cargos de dirección y administración de personal y recursos económicos.

El poder legislativo de la revolución aún está en deuda con la Administración Pública, no se legisló para acoplar el nuevo país a los cambios habidos por la voluntad popular. A pesar de ciertos avances, el pulpo de la burocracia sigue siendo un estorbo a la eficacia, todavía el pueblo se queja de la desatención, del comportamiento con características no cónsonas con las buenas relaciones humanas, hay tratos inflexibles, retrecheros, con respuestas al margen de los objetivos de la función pública, como son los de brindar la mejor atención y servicio público, y esto ocurre a todos los niveles, incluso dentro de las relaciones laborales entre jerarcas y subalternos, suelen ser muchas veces humillantes y contradicen las reglas y las condiciones para desenvolverse dentro de un ambiente de trabajo en armonía, con miras a prestar el mejor servicio y acoplarse para los cambios de un nuevo país, tal cual como lo contempla el ¨Plan Nacional Simón Bolívar¨, extraído de los postulados constitucionales.

EL PRESIDENTE RECEPTOR DIRECTO DE CLAMORES TANTO DEL PUEBLO COMO DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA.

El periódico revolucionario fundado por ese incansable luchador de las causas progresistas como lo fue Guillermo García Ponce, abrió desde su fundación la Sección de Cartas, a fin de recibir planteamientos, quejas, denuncias, problemas y todo clamor de pueblo o también de trabajadoras o trabajadores afectado por las injustas decisiones de patronos de la Administración Pública o Empresa Privada. Las cartas a Diario VEA, en su gran parte son dirigidas al Ciudadano Presidente de la República, lo que suponemos, éste reste tiempo de sus tantas ocupaciones para atender las diarias peticiones y por los canales correspondientes girar las instrucciones que estudien los casos y los resuelvan.

También leemos dentro de los extensos artículos de APORREA, algunas comunicaciones dirigidas al Presidente por parte de quienes hacen sugerencias, piden solución a problemas en la confianza que sean recibidas sus inquietudes. Los correos del Presidente o canales directos, son utilizados por la gente para elevar sus diversas problemáticas, sólo que por estos canales es difícil acceder, por ejemplo los correos se envían y no se obtiene respuesta para saber si hubo la recepción del envío.

Llama poderosamente la atención un COMUNICADO de media página publicado en VEA, el día miércoles 2 de Marzo, dirigido al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, en este se manifiesta y percibe claramente la carencia de sensibilidad social, buenas relaciones humanas, abstracción y violación de los derechos sociales, legales de trabajadoras y trabajadores del Servicio Autónomo de metrología, adscrito al Ministerio del Poder para Energía y Minas, situación laboral en condición de CONTRATADA desde hace 4 años, igual suerte corren los restantes 346 trabajadoras y trabajadores, ella ingeniera de petróleo, madre de dos hijas, una discapacitada y la otra con serios problemas de salud, disfrutaba de sus permisos para llevar sus hijas a tratamiento a Cuba, hasta que se les ocurrió pedir al Director del Servicio (SMAH) junto con todos sus compañeros la regularización de sus condiciones trabajo, ello fue suficiente para recibir los reproches, vejámenes, humillaciones, guerra psicológica, la negativa de los permisos que disfrutaba para atender a sus hijas. De manera que la ingeniera INGRID APOSTOL, pasó a ser una apóstol, dejó de ser una mentira viviente, y lo triste es que son sus colegas, los que le han venido causando problemas de salud, pues hasta psiquiatras debió acudir para calmar su angustia y desesperación, ahora su situación de relegada y arrinconada, por quienes actúan al estilo colonialista, es decir les importa poco las condiciones humanas de los demás, son personalistas, yoístas, es una rémora que aun subsiste dentro de la Administración Pública, lamentablemente quienes así actúan, son profesionales, pero que egresados de esas casas de estudio, donde se dice vencer las sombras, hay muchos que pasan por la universidad pero esta no pasa por ellos, y con razón, en la Universidad no se da formación ciudadana ni humana, es decir está en cada quien de acuerdo a su madurez, asumir comportamientos, conductas, educación hogareña, y sobre todo las buenas relaciones humanas como aprendizaje para dirigir o tratar con respeto y decoro a sus semejantes, aun  siendo estos sus subalternos.

Estos ejemplos y esta queja pública por parte de una madre trabajadora que sus derechos constitucionales del trabajo, le son arrebatados sin consideraciones y contemplaciones de ninguna índole. En otros entes de la Administración Pública, también suelen ocurrir violaciones al derecho laboral, en ambiente de desasosiego, condiciones remunerativas o salarios mínimos, contratados, a destajo, colaboradores operativos, prestaciones sociales que le son retenidas caprichosamente por años, conocemos una jubilada del Ministerio de Salud, que desde el 2006, clama por el pago de sus prestaciones, sus diligencias han sido infructuosas y lo negativo es que no se dan respuestas satisfactorias, hay otros tantos en esas condiciones. Es inexplicable, el Presidente hace constantes llamados a respetar, agilizar pagos de trabajadores y ex-trabajadores, a garantizar la estabilidad y respeto a la ley, hasta el punto que pagó los pasivos laborables que debía la Cuarta desde hacía muchos años, pero ya la modorra funcional está dejando acumular nuevas deudas, pudiendo más la indolencia, la carencia de iniciativas, la ineficacia, la politiquería de bajos fondos, los vicios, la prepotencia, la corrupción, la burocracia, que la Constitución y las Leyes, todavía en pleno siglo XXI se opera con la ley del más fuerte o del embudo.

De estos procederes negativos para el proceso de cambio revolucionario, no se salva, quizá  ningún organismo público, puede que la excepción de la regla exista, pero ni en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, con su disciplina, esfuerzo y trabajo, también hay problemas de bajos sueldos, de pagos a jubilados, lo hemos leído en cartas a VEA; algunos superiores o hasta de bajo rango, que actúan al margen de las buenas relaciones humanas, a pesar de la nueva Ley que los rige, sabemos de clamores por mejores condiciones sociales de estos trabajadores y trabajadoras cuyos deberes para con la Patria son exigentes, algunos prefieren irse de baja, por presiones de uno que otro superior y por las exigencias de máximo rendimiento a cambio de remuneraciones no acordes con sus altas responsabilidades o simplemente por elevar peticiones o denuncias que no son bien recibidas por quien actúa con soberbia.

No negamos los avances y transformaciones que se han venido dando en el aspecto legal, pero con la Administración Pública en general, no se ha legislado para erradicar esa cultura colonial, caudillista, prepotente, discriminatoria que ha venido siendo heredada de generación en generación. La Administración Pública está inoculada con el virus de la anarquía, la carencia de condiciones para desarrollar el mejoramiento de los recursos humanos, que debe ser una constante a fin de preparar la verdadera naturaleza jurídica, destinada a sentar las bases de la eficiencia y constantes cambios en lo que debe ser un imperativo: ¨Las buenas Relaciones Humanas¨ esta conducta daría al traste con esos comportamientos discriminatorios, inhumanos, arrebatador de derechos laborales y todas las inconsecuencias que hay que ir desterrando en beneficio de la Identidad Nacional y el Desarrollo Sustentable para el bienestar colectivo. Es una deuda del poder legislativo con la Nación, al no crear los mecanismos legales para ordenar toda la normativa funcional de la Administración Pública, una y única LEY DEL TRABAJO QUE RECOJA TODO EL AMPLIO CONTEXTO DEL DERECHO LABORAL EN UN SENTIDO AMPLIO DONDE TODOS SEAMOS TRABAJADORES Y ACABE CON TANTAS NOMINACIONES DISCRIMINATORIAS Y TANTOS DECRETOS, LEYES DISPERSAS E INAPLICADAS. 

saguete@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3739 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: