Pildoritas 48 (año 04)

LA VERDAD VERDADERA.

“No queremos, que nos impongan leyes, no queremos normas, no queremos que desde fuera nos pretendan gobernar” fue lo que dijo un profesor entrevistado, por globoterror, mientras esperaban tener con qué comenzar la marcha de ayer con la que llegarían a la Asamblea Nacional. Como quien dice, “déjennos robar” o mejor “déjennos seguir robando”.

Ese declarante resume lo que aspiran las mafias que durante tantos años han usufructuado las Universidades llamadas autónomas como sus haciendas privadas en este país. Piden dinero todos los años, pero nunca rinden cuentas, exigen aumento de salarios cuando son ellos quienes fijan los montos, pero resulta que no les alcanza el dinero porque lo administran tan mal, que siempre tienen déficit.

Se quejan de que las becas son muy bajas, como si no fuesen ellos quienes fijan las cantidades que bien podrían equipararse a las de las universidades oficiales si manejaran los recursos con otros criterios.

Se les ha demostrado hasta la saciedad, por ejemplo en lo que respecta a la UCV, que los dineros que invierten en construir centros comerciales, en adquirir costosísimas camionetas blindadas, remodelar oficinas, financiar huelgas y manifestaciones, viajes, festejos etc. bien podrían utilizarlo en inyectarle recursos a lo que reclaman como reivindicaciones.

Perciben millones por el alquiler de instalaciones universitarias como el Stadium y el Aula Magna y nadie sabe qué hacen con ese dinero.

Es decir pretenden ser intocables por la Ley y abusando excesivamente de la aplicación del concepto de autonomía, se creen otro país mientras se olvidan de sus obligaciones para con la sociedad venezolana que les impone como misión contribuir con el desarrollo nacional.

Esa es la realidad de nuestras universidades llamadas autónomas y experimentales, son una vergüenza cuando personas que vienen de otros países y que tienen alguna relación con el medio universitario, se enteran de la clase de instituciones que aquí tenemos. He conversado con algunos que conozco y se muestran incrédulos porque en sus países con presupuestos muy por debajo de los que aquí manejan las autoridades, los resultados son muy superiores, el aporte al desarrollo de sus países son notables, los gobiernos cuentan con la Academia para contribuir al desarrollo de programas sociales y para asesoramiento en diferentes campos.

Aquí para nada sus facultades aportan nada, por ejemplo Arquitectura e Ingeniería en planes de vivienda, con tecnologías que permitan abaratar los costos y agilizar la construcción; nunca hemos visto a los estudiantes de los últimos años de medicina u odontología participar en campañas de salud, en fin las universidades en manos de rectores retrógrados, políticos profesionales, dedicados a ponerle zancadillas al gobierno, en lugar de marchar de la mano con éste para bien del país, son una máquina excluyente y selectiva para originar un producto sin un ápice de componente social que le forme solidario con la sociedad en la cual nació, creció, estudió y se hizo profesional.

Las universidades autónomas como ahora mismo están, no pueden seguir ajenas a los cambios y más temprano que tarde van a tener que ceder, o las arrollará el huracán revolucionario.



OTRA VERDAD.

Por supuesto que nuevamente iban a rehuír el debate, algo iban a inventar y lo hicieron con el argumento de que tenían que marchar y no podían dejar de hacerlo como si los representantes de la derecha que participarían, no más de nueve, iban a dejar la marcha sin gente, o mejor tenían miedo de que se notara el vacío,

Lo que en verdad sucede, y todos lo sabemos, y ellos no pueden ocultarlo es que no tienen argumentos con los cuales rebatir lo que nuestros muchachos han venido expresando y que todos conocemos.

No quieren debatir y siempre van a encontrar una excusa, porque su oposición a la democratización de las Universidades es algo que desdice de su condición de jóvenes y que los presenta como lo que en verdad son, estudiantes eternos, tarifados, manipulados por las autoridades para mantenerlos como carne de cañón, y cuyos instrumentos de lucha son una huelga de hambre chimba, guarimbas, violencia, etc. en una especie de degeneración del verdadero nervio de todo joven, rebelde por antonomasia y siempre ganado para las luchas más nobles.

Aquí, en este caso vemos una especie de contracultura, que marcha contra corriente de los cambios y con su voluntad y su conciencia hipotecadas a enemigos de la patria atrincherados en estancos apartados del concierto social.

La verdad que dan lástima estos muchachos que llegan a los extremos de defender criminales y ladrones y que solo van a quedar para ejemplo de lo que la juventud no debe hacer porque al hacerlo está renegando de su propia condición natural.-

Nos quedaremos con las ganas de ver el debate y comprobar cómo nuestros muchachos les dan una paliza similar a las que ya se han llevado pero que pareciera no asimilan.-

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1964 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: