¿Quienes temen a la democracia proletaria?

La experiencia de muchas otras revoluciones ilustra la nuestra, también viceversa. No podríamos siquiera imaginar la cantidad de errores políticos y económicos que hemos evitado incurrir sino fuera por la experiencia de aquellas otras revoluciones. Los cambios sociales, así como las ideas, el conocimiento y la ciencia no parten de cero. Pues, ellas son producto de un acumulado histórico de condiciones objetivas y subjetivas; de experiencias, pruebas y síntesis que nutren su avance. Las ideas de la revolución son también la revolución de las ideas; el pensamiento crítico; la critica constante a la realidad y a los factores que determina su parálisis o movimiento. Dijo  Mariategui en una ocasión que el socialismo deberá ser invención heroica de nuestro pueblo, que toma lo mejor de las experiencias pasadas y presentes para adaptarla a la realidad de cada país. La experiencia soviética también nos ha dejado una importante lección de lo que no deberíamos hacer para evitar incurrir en los mismos errores que nos conduzcan a su penoso derrotero.  

Producto del avance de la Revolución Bolivariana nuevas trincheras de batalla se plantean para la construcción del genuino socialismo. La lucha de clases No sólo se libra contra el imperialismo y sus burguesías parasitas. A la clase trabajadora hoy le hace frente un nuevo enemigo que antes yacía oculto aparentando ser su aliado: los burócratas del Estado Burgués.

El poder y los privilegios del estado burgués van definiendo y moldeando la conducta y posición clasista de ese nuevo enemigo de los trabajadores (intelectuales, obreros y campesinos venezolanos). Los burócratas del Estado –todos- se erigen también como parte de la pequeña burguesía que se opone al socialismo proletario y a todas las políticas democratizadoras planteadas por el Comandante Chávez.

En esta nueva etapa de la Revolución Bolivariana la vanguardia revolucionaria, el PSUV debe tener muy claro su papel en lo interno: combatir los abusos y las desviaciones del burócrata y, a la vez, crear los espacios para que la crítica y la acción transformadora del Estado encaminada en construir la Democracia Proletaria y el Control Obrero.

Los burócratas temen perder sus privilegios. Para reforzar su dominación no vacilan en recurrir al sectarismo y a la persecución de los trabajadores. ¡No pasarán! ¡Socialismo es democracia proletaria! 

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2240 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: