Pildoritas 36 (año 04)

SON UNA LÁSTIMA

Qué notable y evidente la diferencia intelectual, discursiva, argumental y escénica entre las bancadas de la derecha, sentada a la ídem y la patriota a la izquierda; desde el primer día de sesiones éso se veía venir, son las consecuencias de la falta de formación ideológica y de rose popular y la carencia de preparación política, cuestiones en las que definitivamente se encuentran desfasados por su ausencia durante cinco largos años del foro político más importante del país; pero es que además es una consecuencia lógica de su desconocimiento de que estamos viviendo un cambio de época en revolución, en la que si acaso tienen fuerzas para mostrar sus últimos estertores de muerte, que como ha quedado clarísimo en todas sus acciones desde el 05 de enero para acá, carecen de capacidad para alargar su ya prolongada agonía que fue decretada con la sola formula de escogencia de quienes resultaron electos, recordemos que entraron los que tuvieron dinero para pagar su escogencia, una enorme diferencia con los revolucionarios.

Las ya cuatro oportunidades en las que por iniciativa presidencial los ministros han acudido a someterse voluntariamente a, como dice Chávez, las increpaciones de unos supuestos representantes del pueblo, han servido para que quede definitivamente demostrado que en este país el futuro de la Patria se debate entre dos modelos, uno ya conocido hasta la saciedad por sus acciones depredadoras, en todos los sentidos y su dependencia servil a intereses foráneos y otro con una meta bien clara: liberar de una vez por todas esta Patria, retomando las banderas nunca arriadas por nuestros libertadores, y darle al pueblo la ansiada independencia, pero con el aditivo de que es él quien toma en sus manos el resultado de los logros que vayan apareciendo como conquista de cada batalla y organizado en comunidad los utilice en beneficio de todos sin las detestables competencias del capitalismo, que la bancada de la derecha intenta esforzarse por mantener, a través de su modelo totalmente antagónico, al que ya llevamos once años intentando consolidar, tomado de las manos, el pensamiento y obra de nuestros inspiradores, agrupados en el árbol del las tres raíces: Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora en una perfecta integración de un pensamiento que sigue vivo, vigente y perfectamente transpolable a la época en que nos ha tocado vivir y luchar a los revolucionarios de hoy.

Pues bien los 65 que pretenden ser más que 98, ya algo ridículamente risible, cada vez que hablan es para confirmar su ignorancia supina sobre todos los temas que por cientos y como acciones de la Revolución los avasallan de tal manera que no atinan a estar a la altura de un debate que les quedó enorme para sus capacidad mentales y recursos políticos. No tienen reparo en demostrar su desconocimiento y entonces vemos cómo se ven obligados a recurrir a la mentira, cuando no a la descalificación, tanto que hasta los propios detractores de la Revolución, que se mueven a diario en los medios, no se atreven a defenderlos para no equipararse con ellos en tan terrible tragedia, en la que, lo que están logrando no es otra cosa que precipitar su caída hacia el basurero de la historia.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1686 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: