Las Preguntas Generadoras de las Líneas Estratégicas

En la Escuela de Economía de la UCV en la década de los setentas con los “marxistas” de cubículos que teníamos y que ahora se ven del otro lado, sucedía una cosa muy curiosa para la cual, los estudiantes aplicaban su “ingenio”. Estos “marxistas” tenían la mala costumbre de formular o preparar preguntas para los exámenes en función de una respuesta que querían oír y leer. Los estudiantes captaban la intención de los profesores, se metían un puñal y respondían mecánicamente, tal y como los profesores “marxistas” sugerían. No había necesidad de ser autentico y crítico porque la condición de estos profesores “marxistas” no daba para mucho.

Este recuerdo se me hizo presente, justo en el momento que tuve en mis manos las diez preguntas generadoras sobre las cinco líneas estratégicas . Simple y llanamente, el documento y las preguntas generadoras forman una especie “sistema” e inmediatamente pensé que su propósito no estaba orientado a conducir un amplio debate. Es evidente el contra sentido de las preguntas generadoras, no solo porque tienen la orientación de las preguntas que nos hacían en la escuela, sino porque también contravienen éticamente el principio de participación protagónica. Si “alguien” piensa que hay madurez política para un debate, lo menos que puede hacer para respetar este principio y afianzar esa madurez política, es ofrecer el documento para que cada uno de los militantes y de las militantes construya sus opiniones en función de la lectura y análisis que realizan.

No hay preguntas inocentes y en política, es muy difícil que haya una situación que esté formulada ingenuamente y sin ninguna intención. El que formula preguntas, aunque sean generadoras, piensa previamente las preguntas y piensa también anticipadamente en las respuestas que desea oír y leer.

No había tratado el tema de las preguntas generadoras de las cinco Líneas Estratégicas del Plan de Acción Política del PSUV porque no quería formular un juicio a priori. Lo ideal y correcto era poder hacer una amplia revisión de las conclusiones y me propuse concretar una tarea que me fue extremadamente difícil. En el estado Anzoátegui no pude tener información más allá de mi participación en dos reuniones de debate. Frente a esta limitación opté por contactar a camaradas en otras zonas que estaban involucrados en las coordinaciones y logre leer muchas conclusiones. No estaba lejos de la hipótesis que mantenía sobre la condición de un debate con muchas limitaciones y no me equivoqué tampoco, en lo que sostuve en tres artículos sobre las Líneas Estratégicas publicados en aporrea (*)

Hubo muchos condicionantes para el debate. El tiempo era efectivamente una limitante. Los responsables de la tarea se gastaban un tiempo relativamente largo en sus discursos y exigían una hora para debatir un documento que trataba de enderezar con la participación en la base, la suerte de un partido que viene mal y no por la obra y gracias de Dios. Los discursos de los facilitadores o coordinadores fueron interesantes, pero limitaban el tiempo de discusión.

Las preguntas generadoras me recordaron dos momentos. El momento del libro de texto de mi escuela primaria con sus preguntas al final de cada tema y las preguntas que los “marxistas” de la Escuela de Economía de la UCV nos hacían. Por ejemplo, qué respuesta puede ofrecérseles a varias de las preguntas generadora que a continuación se colocan: ¿Cuáles son los comportamientos que están presentes al interior del PSUV que reproducen la cultura capitalista? ¿Cómo superar la cultura política capitalista para asumir una verdadera militancia socialista? ¿Cuáles son las premisas que caracterizan una militancia socialista? ¿Cómo lograr la democracia interna del PSUV? ¿Qué significación tiene optar por una lógica del Partido-movimiento?

Se redujo el debate a una hora y a diez preguntas. El documento y las preguntas estaban como diseñados para dar con unas respuestas sin exigir mucha profundización y debate. Se me parecieron a las que ofrecían los libros enciclopédicos. Las respuestas están registradas en el documento y en una hora no daba tiempo para analizar e imaginar nada. Leer conclusiones sin debate plenario era otra limitante.

Todo ha sido rápido. Rápido la existencia de los batallones, rápido al existencia de las patrullas y rápido la discusión de un documento que debía ser importante. La participación se nos vende, pero es como una publicidad comercial

(*) Los artículos pueden revisarse en: www.aporrea.org/actualidad/a117099.html www.aporrea.org/ideologia/a117214.html

www.aporrea.org/actualidad/a117372.html

eugenio.27salazar@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5829 veces.



Eugenio Salazar Brito


Visite el perfil de Eugenio Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: