¿Quién protege a nuestros hijos en los colegios?

La delincuencia sigue desbordada en Margarita y pareciera que no existe quien le de un “parao”. Lo grave ahora es que esta actividad delictiva está tocando nuestros centros educativos y causando la muerte de jóvenes estudiantes quienes apenas comienzan a dar sus primeros pasos, y en plena adolescencia, cuando se están haciendo ilusiones con lo que podría ser su vida profesional, lamentablemente dejan este mundo de una forma que consterna a toda la población.

El paro de actividades educativas es una válida protesta para los padres y la comunidad educativa en general, que no ven solución a la inseguridad en Nueva Esparta. Sabemos la deficiencia de funcionarios que existe a nivel de la Policía del Estado, pero no podemos dejar a merced de la delincuencia a nuestros niños y adolescentes. La policía debe programar un patrullaje constante no solo en las barriadas y playas donde vemos indefensos y expuestos al hampa a todo el que nos visita y los habitantes de esta isla, sino también los centros educativos, donde los delincuentes ven mayor facilidad de cometer sus fechorías.

Se deben realizar acciones de sensibilización sobre las causas, los peligros y las consecuencias del aumento de la delincuencia en nuestra isla, involucrando las comunas y los consejos comunales en la protección y defensa de los intereses y la propia vida de los habitantes de cada zona, solo de esa manera los ciudadanos conjuntamente con los organismos de seguridad podemos minimizar los actos delictivos.

Por otra parte los padres y representantes deben ser más cuidadosos y enviar a sus hijos a clases con solo lo esencial, su uniforme y zapatos indicados, no aquellos de marca y tampoco esos celulares sofisticados que cuestan un dineral. Tratando de complacer a su hijo solo lo están exponiendo a los delincuentes que en esos pequeños artefactos “salvan la semana”.

Se debe realizar un arduo trabajo de concientización, porque además tenemos la delincuencia y violencia dentro de las escuelas, que son reflejo de lo que ocurre en el hogar y el entorno social, por lo que su solución requiere la participación conjunta de todos. Otro error que cometemos es no escuchar y comprender a los niños, pues muchas veces los problemas son ignorados por los adultos quienes se encuentran inmersos en la rutina y el trabajo, provocando acrecentar un problema en lugar de solucionarlo.

Ante esta situación hacemos un llamado a todos los ciudadanos para que conjuntamente colaboremos con la solución del problema, entre otros una función que es competencia de nuestros Diputados Nacionales, para que incluyan dentro de la reforma del COPP medidas que permitan prevenir el crimen y la delincuencia, no dejando libres a los antisociales por mala elaboración de un acta policial o cualquier otro subterfugio legal de que se valen algunos para sacar en menos de 48 horas de detenido a aquellos delincuentes que han sido capturados en flagrancia cometiendo un delito, incluso de otros casos que se tienen videos identificatorios en plena acción delictiva y aduciendo que tal video no es prueba, los señores delincuentes se ríen en la cara de propios y extraños. ¡Protejamos nuestros niños, salvemos el futuro!.

 reinaldosilva119@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2006 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Silva

Reinaldo Silva

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a118168.htmlCd0NV CAC = Y co = US