(el drama de las viviendas)

Adaptados a las consecuencias

Con el espíritu ajeno de la responsabilidad asumida y el fantasma perenne del cuatro (04) de febrero de 1992 en cuanto a los compromisos necesarios; hoy nuevamente vuelvo a estos espacio con mi realidad en las alforjas de la cotidianidad de muchos que pudiendo decir lo que sienten, no se arriesgan a manifestar sus pensamientos, para no ser vistos como enemigo del proceso, cuando en la realidad se deberían asumir como el látigo necesario que le hace falta a esta revolución, para que sus fundamentos socialistas puedan tener mejor asideros en nuestra población.

Desde hace un buen rato había querido redactar un escrito que expresara de manera precisa algunos pareceres, y que no se fuera a entender como una retaliación, ni mucho menos como una queja extemporánea, por ello estuve guardando mis comentario para una mejor ocasión de manera tal que, cuando expresara mi sentir no se sintiera como una manifestación chovinista y mucho menos que menos, un reclamo fascista, es decir, me calle porque me tocaba callar. Pero ya paso el aguacero

Muchos venezolanos (en los que me cuento); entendemos de forma y manera muy consientes, que, el momento de emergencia que está viviendo el país, y el terrible drama que están viviendo centenares de compatriotas, habitantes de esta nación por los acontecimientos del pasado año 2010 entre los meses de noviembre y diciembre; no es como para que los que no tenemos esas complicaciones nos manifestemos de forma mezquina, exigiendo cosas que no son viables, en los actuales momentos; para darle respuestas. Eso es una realidad ineludible e inequívoca.

Pero la mezquindad no se nos puede invocar, para que no manifestemos lo que debemos expresar cuando observamos con suma preocupación que, personas inescrupulososas, se benefician de esta situación de emergencia, mientras que otra personas nos tenemos que calar el terrible inconveniente del desalojo de las viviendas en donde estamos o nos encontramos alquilados.

En Venezuela, es el único país en el mundo, donde casi todos sus habitantes, parecieran que invocaran a Dios para que les enviaran las tragedias y desastres naturales para de alguna forma solucionar el terrible drama de las viviendas; debido a que, el gobierno Nacional Bolivariano, socialista y revolucionario de HUGO RAFAEL Chávez FRIAS, es el único en el universo que se encarga y se ocupa de darle respuestas a las necesidades de sus habitantes otorgándoles sin costo alguno la anhelada vivienda a los habitantes de esta patria que por razones de desastres naturales llegan a perderlas.

Es de ahí, de donde nacen los oportunistas y aprovechadores de oficio y es de ahí, de donde nacen los inescrupulosos gestores de la miseria humana asumiéndose como benefactores de la comunidad cuando en la realidad son traficante de la desgracias social de un pueblo, y convierten en mendigos a los que, sin ser sujetos de beneficencia, se ven en la necesidad convertirse en mendigo de la divina providencia del oportunismo capitalista marginal de algunos supuestos líderes y lideresas comunitarios.

Hay inquilinos o existen inquilinos que sin ser objetos del terrible drama de las tragedias por la emergencia, están padeciendo como propia, la tragedia de la desocupación provocada por el decreto de emergencia, debido a que, los dueños de viviendas se están valiendo de este terrible drama, para aumentar de manera y forma indiscriminada los cánones de los alquileres o rrendamientos y si los inquilinos no aceptan el aumento, de inmediato le piden la desocupación.

Esto es así de sencillo en donde las cosas son accesible a las autoridades competentes, es decir, los desalojos controlados por las instituciones del Estado son efectivas, en la medida en que los inquilinos estén a pata de mingo, es decir, en plena avenida principal, pero en los intricando caminos de los cerros y sus zonas aledañas en los barrio de Venezuela, no hay organización que evite, que una familia sea puesta en la calle con sus corotos, bajo la amenaza de, si denuncia te matamos.

Y la única respuesta que reciben estas personas, cuando acuden a los organismos encargado de darle repuestas para solucionar su situación, es la de: “ESTAMOS ATENDIENDO SOLO EMERGENCIA” por decreto y ordenes presidencial ¿Qué güebonada son estas?

Señor presidente…”o se rompe la Zaraza o se acaba la Bovera”…La revolución no puede estar reñida con la excelencia y mucho menos con la eficacia.

cabacote@gmail.com

CHAVEZ es el camino

CHAVEZ es la razón

Sin Chávez no habrá patria ni revolución

JESUS CHUA ESPINOZA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1415 veces.



Jesus Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: