¡Bien Gracias!

La independencia de clases y ... ¿el PSUV?

En Europa, Estados Unidos, en Rusia, en China y otros, junto al desarrollo prodigioso de la producción está ocurriendo un ahondamiento de la fractura social con instancias de derrumbe de la seguridad social y el crecimiento del trabajo “chatarra”. Es el ensanchamiento de una crisis que pone en el orden del día hasta el uso de las armas nucleares con el consabido peligro del exterminio total de la especie. 

Venezuela -pese a la instancia climática sufrida- debe aprovechar coyunturalmente su producción en aumento para en el futuro, no pecar de ser ajena a esta realidad. 

Sin embargo hay empresarios -confesos bolivarianos- que defienden por ejemplo, el cumplimiento puntual con el aporte tributario al SENIAT (de los demás), pero cuando sus empresas eluden estas aportaciones con el argumento de que es para que esas empresas sigan viviendo y que de lo contrario tendrían que cerrar las puertas, podemos imaginar como se jubilarán y/o pensionarán muchos de los trabajadores de esas empresas cuando finalice el lapso de regalías y facilidades decretado por Chávez en 2012. 

¿Acaso el PSUV ha discutido y analizado cómo deben ser los impuestos, cómo deben ser los ingresos de los trabajadores aceptando una política económica que admite que los impuestos en la realidad, no se pueden cobrar a los capitalistas y nadie se explica

-excepto ellos y algunos funcionarios a su servicio- el por qué, ni hasta cuando ello seguirá ocurriendo? 

Mientras el Presidente ha tenido el coraje y la humildad de hablar a los trabajadores en un plano de igualdad, no agrediéndolos con corporativismo en un país que tiene necesidad de debatirse contra el corporativismo financiero y los paraísos narco-fiscales, las retribuciones y donde los impuestos están regidos por la lógica del modo de producción. 

¿Por qué un administrativo o un portero de un banco, uno de PDVSA u otras instituciones -tras bastidores- dolarizadas, gana más que un administrativo o un portero de un hospital?

Bueno, porque su remuneración está en relación con lo que significan sus servicios al sistema capitalista. Algo inconcebible en un proceso revolucionario que intenta construir sobre el estiércol heredado aplicando el concepto socialista. 

Cuando salen dirigentes políticos a mostrar esta contradicción, lo hacen “golpeando” a los sectores relativamente mejor remunerados en lugar de plantearse el equilibrio salarial necesario. Así eluden la necesidad de sanear las relaciones humanas regidas por este capitalismo miserable y corrupto, que se concentra fundamentalmente en la explotación y los paraísos fiscales para sostener sus catacumbas financieras en todos los órdenes.

Además, el exacerbado consumismo capitalista hace que sean pocos los sectores que en esta situación aparente de privilegio, adquieren un nivel de vida razonable. 

Ningún sector del PSUV analiza hoy la crisis del sistema y sus posibles consecuencias globales, todos desarrollan sus aspiraciones teniendo como marco los límites del estado nacional. 

Dentro de esos límites, si bien es verdad que se ha hecho mucho en el campo social reivindicativo de los más desposeídos, muy poco más se podrá hacer. No quiere decir esto que aceptemos muchas de las formas “non santas” en que se desarrolla la política bolivariana en nuestro país.  

Entendemos que nuestros dirigentes sindicales muestran a diario su falta de orientación política. “Basculan” entre el apoyo a un gobierno que llegó a ser tal por el respaldo cívico-militar en conjunto, luego de una histórica y mal manejada independencia de clases. De ese manejo dependerá su permanencia más allá del 2012, de esa independencia necesaria que para ser tal, necesita hoy de un programa articulado entre el partido de gobierno -el PSUV- y las fuerzas de izquierda organizada, aunque sean muy pocas las que con moral suficiente hayan sobrevivido a los últimos cien años de exterminio.

diverio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1445 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas