Las grietas de la revolución IV

El estado y su presencia en las cárceles

El sistema penitenciario venezolano hizo agua hace rato; y se requiere con urgencia que el Estado Venezolano asuma el rol que desde hace medio siglo olvidó y delegó en las mafias que gobiernan esos espacios que pudiéramos denominar “Sepulturas para cadáveres vivientes.” Donde impera la ley del más fuerte, la crueldad y la exclusión extrema, donde los más débiles, los más pobres viven en condiciones de esclavitud, sobre quienes los PRAN y sus sicarios tienen todos los derechos, hasta quitarles la vida, cuando ya no encuentran que más quitarles y ante la imposibilidad de pagar “la vacuna semanal” que va desde 100 BF en adelante, ofrendan su vida después de haber sido utilizado como esclavos sexual es y con los mas duros y denigrantes trabajos físicos a que son sometidos estos infelices.

Muchas voces se han levantado contra estas injusticias, entre otras emblemáticas, la del maestro Elio Gómez Grillo, que desde su “Hora de audiencia” en el Diario El Nacional en los años 60 y ahora en Ultimas Noticias, no descansa, siempre tratando el tema y ofreciendo soluciones con su capacidad científica profesional, como especialista en las ciencias criminalísticas y de la defensa de los derechos humanos. Pero parece que su prédica no tiene audiencia y la vorágine carcelaria sigue su desarrollo.

Para cualquier diligencia en los penales venezolanos es imprescindible contar con la anuencia de los PRAN (Jefes), quienes son los encargados de conducir y custodiar a los involucrados en la gestión, hasta el lugar donde va a desarrollarse la reunión. En otras palabras es un gobierno, sobre el cual no tiene jurisdicción el Estado Venezolano.

El gobernador del Estado Guárico, el periodista William Lara, confrontó con decisión a las mafias que desde la Penitenciaría General de Venezuela, en San Juan de los Morros, capital de ese Estado, planifican y ejecutan secuestros, extorsiones, asaltos a entidades bancarias y sicariatos. Hizo la denuncia con pruebas, solicitó la intervención del centro de reclusión, pero su petición fue rechazada. Tenía intención de llegar al fondo del asunto, pero un absurdo accidente de tránsito, lo catapultó a un río y pereció ahogado a escasamente una semana de haber hecho nuevas diligencias para descabezar las mafias de la PGV.

Es vergonzoso y doloroso reconocerlo, pero hay reclusos que tienen mayor poder que cualquier funcionario, incluyendo gobernadores. Esto es un secreto a voces y el Estado Venezolano está llamado a tratar el asunto como es debido, hacer que su presencia se sienta en las cárceles, que se acabe ese poder defacto que cuenta con ONGs y hasta con la presunta complicidad de funcionarios gubernamentales y del Poder Judicial, que sin ningún escrúpulo se ponen a su servicio.

Quienes estamos de corazón con este proceso no podemos callar aunque los “revolucionarios” que se benefician de las irregularidades, nos tilden de “contras”, porque sabemos que esos Torquemadas, son los que alimentan y profundizan por conveniencias y en defensa de sus oscuros intereses, las grietas de la revolución.


(*) Periodista* CNP 2414

cd2620@gmail.com

cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2292 veces.



Cástor Díaz (*)

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social