El día a día que pareciera no importar

En el día a día la revolución está perdiendo la batalla. Si, es en el día a día; en las calles por donde el pueblo transita; en los abastos y las panaderías donde el pueblo adquiere sus alimentos y compra su pan; en el comercio donde se provee de los insumos para satisfacer sus necesidades existenciales; en el lugar donde vive (en los barrios y las urbanizaciones); en las instituciones del Estado; dentro de sus hogares cuando enciende la TV. Es en el día a día donde la revolución pierde la batalla. Y es allí donde la habilidad destructiva de la canalla burguesía insiste e incide en la población, explotando, a través de sus medios de desinformación, las pequeñeces y los errores que se comenten dentro de la revolución. La grandeza, las grandes obras y los planteamientos justos de la revolución son ocultados.

Si, es en el día a día, cuando el pueblo despierta y sale a las calles para enfrentarse al mundo y hacer su vida; cuando se encuentra con los mimos huecos en las calles y Av. que han estado desde siempre allí. Cuando la basura sigue acumulándose al mismo ritmo en que la burguesía acumula más capital. Cuando el pueblo va al comercio en busca de alimentos y consigue que la especulación y la inflación provocada por el ladrón burgués, nuevamente, hizo mella de su ya precaria economía. Por la falta de seguridad. Cuando el pueblo se dirige a las instituciones del Estado y es victima del burocratismo despiadado que le impone el Estado burgués. Cuando enciende la TV. y se intoxica de tanta desinformación, de consumismo y de programas basuras, etc. Por todos estos males que parecieran insignificantes frente a las grandes obras que adelanta la Revolución Bolivariana, insistimos, es en el día a día donde se está perdiendo la batalla, y esto pareciera no importar.

El pueblo no logra entender que los ineptos y saboteadores burócratas, que el corrupto funcionario publico y que el comerciante especulador, la inflación, los programas basura de la TV., etc., nada tienen que ver con la revolución y sus dignas banderas. Más, sin embargo, es con lo que se ve obligado a enfrentarse todos los días. El pueblo brega con estos problemas del día a día, mientras que la revolución padece de impavidez. Las grandes obras, las alianzas estratégicas y la macroeconomía, los Mercales, los Abastos Bicentenarios, etc. no inciden ni influyen tanto como los hechos cotidianos del día a día. El liderazgo del Comandante Chávez se ve comprometido también en el día a día.

El día a día pesa más para el pueblo que cualquier otra cosa. Allí hemos perdido la batalla y la seguiremos perdiendo a menos que la revolución se vuelque hacia adentro; a menos que la justicia lleve a prisión a los corruptos estén donde estén; a menos que los ministros aprendan a delegar responsabilidades y no continúen capitalizando cargos burocráticos y permitiendo que sus "amigos" realicen lo mismo; a menos que la dirección del partido PSUV se libere de la dirección del Estado; a menos que los escuálidos y oportunistas sean expulsados de todos los cargos públicos estratégicos que ocupan, y en su lugar sean colocados verdaderos cuadros revolucionarios; a menos que acabemos con el Estado burgués y se empodere al pueblo a través de las Comunas y Consejos Comunales, pero también a los trabajadores dentro de las empresas recuperadas por el Estado; a menos que se declare la guerra a muerte contra el especulador; se decrete control de precios y nuevos aumentos salariales; a menos que se detenga radicalmente a la inflación y el ladrón especulador atrapado infraganti sea llevado a la cárcel. ¿Dónde está metido INDEPABIS?

Si nuestra inédita Revolución Bolivariana, que se ve obligada a medirse en las urnas electorales de forma periódica, no se avoca a resolver los problemas que padece el pueblo en su día a día, no exageramos al decir que para las venideras elecciones presidenciales del 2012, dentro de 2 años: un espacio de tiempo que será aprovechado por el imperialismo y la burguesía para desestabilizar al país, el gobierno revolucionario podría correr la misma suerte que la revolución nicaragüense de los ochenta.

basemtch@gmail.com

@BasemTajeldine


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1858 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: