La disciplina debe comenzar por arriba

Durante la Cuarta República, los gobiernos y los partidos políticos mantuvieron engañada y en el ostracismo y oscurantismo a la militancia, ocultándole los asuntos del Estado y alejándola de los mecanismos del poder del Estado. Esa concepción imperial, colonialista y patronal de la disciplina permitió a las cúpulas de los partidos políticos perpetuarse en las direcciones de esos partidos y en los gobiernos. 

La disciplina de los partidos políticos debe ser recíproca, es decir, que las dirigencia al igual que las base, debe respetar no solo la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, si no los propios estatutos y las normas especiales en materia electoral. 

Pero, que pasa cuando la dirigencia aprueba normas electorales y son los primeros que las incumplen, violando los derechos políticos de las bases. Por ejemplo, al violar la norma que aprobada, según la cual los candidatos a cuerpos deliberantes deben  haber tenido como residencia por lo menos cuatro años en los municipios respectivos, tal como reza en el Artículo 41 de la CRBV. Otra norma violada es la prohibición de usar recursos del Estado para campañas de los candidatos. Ellos abusan del poder del Estado generando ventajismo para sus candidatos. 

Las impugnaciones que se hicieron a los candidatos a la Asamblea Nacional fueron desestimadas por la dirigencia nacional del PSUV. La interferencia de altos  burócratas del gobierno central ha evitado que muchos funcionarios sean  juzgados por tribunales por actos de corrupción administrativa. La violación constante del Artículo 67 de la CRBV, que prevé que los partidos políticos realicen elecciones internas para la selección de los candidatos a cargos de elección popular. La dirección nacional del PSUV ha sido la primera en desacatar la disciplina interna del partido, avalando las imposiciones de candidatos a la AN y demás cargos de elección popular, con ex dirigentes de los partidos de la oposición que recientemente se incorporaron al partido, lo que ocasionó recientemente la perdida de militancia, votos y diputaciones en Anzoátegui y en otros Estados.

Estamos ante la presencia de una caricatura de partido, que se asemeja más a AD que a un partido revolucionario. Recordemos uno de los tantos casos de indisciplina partidista de AD en el pasado, el ocultamiento de la famosa lista negra  de 20 dirigentes políticos de ese partido, que se enriquecieron  a través de actos de corrupción administrativa, y que Luis Piñerúa Ordaz lo anunció públicamente, pero por la indisciplina de AD, no fue publicada esa lista, y menos procesados sus denunciados. 

No hay moral para exigirle a las bases y a los cuadros medios  que sean disciplinados, y que desistan de candidaturas para dar paso a candidatos impuestos por las cúpulas partidistas y por gobernadores, y que sean aceptados y apoyados. No se trata de aprovechar los momentos críticos para apetencias personales, se trata de aprovechar las coyunturas  electorales para mantener en unos casos y para quitárselos en otros casos, los espacios de poder a la derecha y a sus agentes contrarrevolucionarios, y poner los cargos a disposición de la revolución y del pueblo, para afianzar el movimiento revolucionario y profundizar el proceso. 

En Trujillo particularmente, se debe comenzar por restituirse la totalidad de los compatriotas en la dirección del PSUV regional y en el Buró Político mientras se convocan nuevas elecciones, pues ellos fueron elegidos para esos cargos por las bases, aún cuando el método no fue el más idóneo.

Los indisciplinados de la dirigencia derechista de AD en la década del 60 originaron que la juventud de ese partido se retirara y fundara el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), debido a la traición a los principios clasistas de la AD original, al abrazarse a la oligarquía y el imperialismo. Ya en 1.968, esa indisciplina del sector más derechista y reaccionario originó que surgiera el Movimiento Electoral del Pueblo, porque la cúpula dirigida por Rómulo Betancourt desconoció la victoria de l maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa en las elecciones de ese partido político. Lo mismo sucedió con Convergencia que se desprendió de COPEI, por  la indisciplina de la cúpula verde. De igual forma ocurrió con otras organizaciones políticas en los últimos 40 años.

La indisciplina siempre es promovida  e iniciada por las cúpulas que se niegan a democratizar las decisiones de sus partidos. Las bases de las organizaciones políticas también se han tenido mucha apatía y muy nobles y pacientes con la dirigencia. Muestran con frecuencia ciega fidelidad con las cúpulas, aún cuando estas no merezcan ser obedecidas por  haberse apoltronado, aburguesado y burocratizado, y haberles dado la espalda  a los militantes. Es la herencia española que nos quedó del colonialismo, cuyo imperio sembró la mentalidad sumisa, conformista en los esclavos y descamisados  y una actitud de servilismo ante los mantuanos oligarcas. Es la misma mentalidad inculcada por el opresor contemporáneo de las potencias mundiales y de las clases dominantes a los países dominados y a las  clases explotadas. Aquella mentalidad  de la que nos refiere Paulo Freire en la Filosofía del Oprimido. 

¿Y cual es el papel del presidente Chávez en este juego? Hugo Chávez Frías aunque el lo pudiera negar, se encuentra como prisionero de la tendencia derechista mayoritaria del PSUV, que proviene de AD y COPEI. La militancia del PSUV debe atreverse a hacer una implosión interna revelándose contra las imposiciones de las cúpulas. Deben posesionarse  del partido en cada uno de los Estados y Municipios, obligando a la burocracia a que democratice la organización, pues el partido ya no debe seguir siendo conducido por gobernadores, alcaldes, diputados ni por concejales ni por directores de organismos públicos nacionales o regionales, para que se pueda facilitar la contraloría y vigilancia de la administración pública, y hacerla más eficaz, eficiente y libre de corrupción. Con eso ayudaría al Presidente a liberarse de la tendencia derechista del PSUV, reconstruirlo  y recuperar el terreno perdido para profundizar el proceso revolucionario, es decir aplicar a fondo las 3 R al cuadrado.

APORTE DE “RESISTENCIA POPULAR POR LA DEMOCRACIA  REAL”, AL DEBATE  INTERNO DEL PSUV PARA LA UNIFICACION DE LOS SECTORES DE IZQUIERDA EN UNA TENDENCIA REVOLUCIONARIA DENTRO DEL PARTIDO. 
 

aliriocgil2009@hotmail.com

(*) ” Militante de la Resistencia Popular por la Democracia Real”. Tendencia de izquierda del PSUV Trujillo. Trujillo, Octubre del 2.010.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1353 veces.



Alirio Coromoto Gil (*)

Miembro de la Corriente del Pensamiento Bolivariano y Socialista ?Fabricio Ojeda?, Trujillo.

 aliriocgil2009@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Coromoto Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: