Sí teníamos los 110 diputados, y más

Confieso que en primera instancia yo también me sentí ¿desconcertado? ¿desilusionado? al conocer los resultados gruesos de las recientes elecciones parlamentarias. Sin embargo, ya hoy tenemos acceso a mayor detalle sobre la composición de la votación en cada circunscripción, suministrada por el CNE, como no lo hace ningún país del mundo (valga aclarar, por ejemplo, que en los Estados Unidos de América NO existe un ente electoral nacional y no se dan resultados “oficiales” del país).

Sobre la base de ese mayor detalle, adelanto este análisis preliminar, para salirle al paso al los “sesudos analistas” de un bando y del otro, incluidos los habituales de “Aporrrea” que han comenzado a aventurar todo tipo de tesis apocalípticas todas, en mayor o menor grado y en diversos sentidos.

Señores, como bien dijo Pitágoras, y repite constantemente nuestro Presidente, Hugo Rafael Chávez, Dios  habla por la matemáticas, y NO debemos buscarle “las cinco patas al gato (o gata)”. 

Lo afirmo con pruebas (vean las cifras del CNE ya mencionadas): SÍ teníamos los 110 diputados y más. Hagan el ejercicio aritmético simple, sólo con los diputados nominales y sólo en las entidades Amazonas, Anzoátegui, Aragua, Distrito Capital, Lara, Miranda,  Nueva Esparta, Sucre y Zulia. Abran el detalle de la votación de los candidatos nuestros y los de la Oposición en todos aquellos casos en que ganó la Oposición por un margen más o menos estrecho. Entonces, rebajen del total de cada  candidato ganador de la Oposición los respectivos votos del partido  “Podemos” y súmenselos a los respectivos candidatos del la alianza PSUV-PCV y otros (Alianza chavista, para abreviar). Hagan lo mismo, cuando corresponda, con todos los votos individuales obtenidos por el PPT (que generalmente fue sólo, sin alianza), votos que sumarán igualmente a los votos de la alianza chavista.

Se darán cuenta entonces con esa sola muestra, y sin aplicar igual metodología también a los candidatos por Voto Lista (con los cuales serían aún más); que de haberse mantenido la alianza que en votaciones pasadas hubo con esos dos partidos, “Podemos” y “Patria Para Todos” (PPT), y haber tenido esos votos de nuestro lado, se habrían ganado al menos los 12 diputados adicionales que faltaron para la mayoría calificada establecida como meta. Nótese que los votos se rebajan del lado de la Oposición y se suman a los votos nuestros porque así habría sido de haber ido en alianza también con esos partidos.

Al respecto, debo señalar que la cantidad de votos válidos en las elecciones del pasado domingo, es similar al total de votos válidos en el referendo aprobatorio de la Enmienda Constitucional; y que votos nuestros, más los de los partidos “Podemos” y PPT, suman los mismos votos que obtuvimos en dicho referendo aprobatorio.

Debo acotar que para nada estoy defendiendo ni planteando que se debió mantener esa alianza, políticamente inviable e indeseable, desde que fue claro el rumbo antirrevolucionario de la dirigencia y buena parte de los seguidores de esas agrupaciones políticas.

De lo que se trata es, simplemente, demostrar con matemática sencillas que NO hubo tal “debacle” en nuestras filas, ni estamos en retroceso, ni se fracasó en la meta establecida. Lo que sucedió fue que por ser unas elecciones estrictamente regionales, pesaron los liderazgos, las vinculaciones, los afectos y las maquinarias de cada circunscripción específica, y algunas de ellas y su conglomerado de votantes que en  votaciones anteriores, por la razón que fuese, votaron a favor de Chávez, esta vez NO lo hicieron por disciplina partidista.

No le demos más vueltas a los argumentos; esto es similar al por qué se perdieron las elecciones de gobernador en Carabobo y Táchira; que fue por meros desvíos circunstanciales de una minoría de votos nuestros, por traiciones regionales, pero suficientes para permitir el triunfo estrecho de la Oposición en esos estados. Este análisis, adicionalmente, explica el aparente “misterio” de Anzoátegui: simplemente allí “Podemos” mostró una fuerza contundente, y esos votos fueron a nuestro favor hasta hace poco.

Por supuesto, distinta es la cosa con las elecciones presidenciales, donde pesará más el liderazgo nacional del Presidente Chávez, incluso entre aquellos “descarriados” que el domingo votaron por candidatos que se le oponían en el nivel regional.

 josegpinat@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2290 veces.



José Gregorio Piña


Visite el perfil de José Gregorio Piña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a109083.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO