Trascender el Estado Burgués

“Más Revolucionarios y Menos Funcionarios”

Para trascender el Estado Burgués, es necesario entender la importancia del Poder Popular, en la construcción de nuevas formas de relacionarnos. Entender (en su justa dimensión) lo que significa el “poder” en manos del pueblo organizado.

“¿Qué es exactamente el poder popular? Es el poder que emana del pueblo, pero no esa delegación simbólica, aguada y desabrida, de la democracia representativa, donde cada cierto período se cumple con el rito de elegir a supuestos representantes de la voluntad popular. No, en absoluto. El poder popular es el ejercicio efectivo, a través de la organización y la participación real, de la amplia mayoría de un pueblo en la decisión de los asuntos básicos que le conciernen.” Así definía “El Poder Popular” el escritor y politólogo de origen argentino, Marcelo Colussi.

El poder popular significa, mucho más que la exigencia de soluciones a problemas particulares; trascender la burocratización generada por el capitalismo (que obstaculiza las demandas del pueblo y crea las condiciones para una sociedad que beneficia a las ricas minorías). Significa la posibilidad de construir soluciones colectivas a problemas colectivos. Dejar de razonar como “funcionarios” y empezar a pensar desde la lógica revolucionaria de la construcción del socialismo. Atreverse a mirar los problemas de la administración pública, como problemas generados por un Estado Burgués; en su papel complaciente y protector de la burguesía.

El Estado nace históricamente como un mecanismo para la opresión de una clase por otra. Sin clases no habría la necesidad de esta especie de “poder situado aparentemente por encima de la sociedad” tal y como decía Lenin. El Estado Burgués construyó las condiciones para generar soluciones, solamente para aquellos que puedan pagarlas. Los pobres son sometidos por la dictadura del capital que protege el Estado; y la implacable mano diestra del libre mercado, que siempre reparte las riquezas al mismo sitio. Por eso las cárceles siempre están llenas de pobres, porque no tienen como pagar su salvoconducto a la tuerta justicia burguesa. Así lo definía el “Che” en su histórico discurso sobre el tema del burocratismo:

“En una sociedad capitalista, donde todo el aparato del Estado está puesto al servicio de la burguesía, su importancia como órgano dirigente es muy peque; y lo fundamental resulta hacerlo lo suficientemente permeable como para permitir el tránsito de los aprovechados y lo suficientemente hermético como para apresar en sus mallas al pueblo.”

El burocratismo es un problema de la sociedad burguesa, del Estado Moderno construido para la opresión de las mayorías. El “Che” hizo referencia al burocratismo, como un problema que se sustenta principalmente de tres razones fundamentales:

* Una de ellas es la falta de motor interno: La incapacidad de rendir un servicio eficiente y la motivación o el interés por un trabajo que trascienda el conformismo. Se trata de la falta de conciencia Revolucionaria para sumir sus responsabilidades.

* Otra causa es la falta de organización. En este punto bien vale la pena citar textualmente lo que expresaba el comandante Che Guevara: “La falta de organización tiene como característica fundamental la falla en los métodos para encarar una situación dada. Ejemplos podemos ver en los Ministerios, cuando se quiere resolver problemas a otros niveles que el adecuado o cuando éstos se tratan por vías falsas y se pierden en el laberinto de los papeles. El burocratismo es la cadena del tipo de funcionario que quiere resolver de cualquier manera sus problemas, chocando una y otra vez contra el orden establecido, sin dar con la solución. Es frecuente observar cómo la única salida encontrada por un buen número de funcionarios es el solicitar más personal para realizar una tarea cuya fácil solución sólo exige un poco de lógica, creando nuevas causas para el papeleo innecesario.”

* La tercera causa es la falta de conocimientos técnicos. Esto nos imposibilita para tomar decisiones correctas, en tiempos justos. Las reuniones suelen ser interminables, convirtiéndose en lo que denominaba el “Che”; como el “reunionismo”. Se pierden las fuerzas intelectuales para la resolución de conflictos y se divaga en discusiones bizantinas.

“En estos casos, el burocratismo, es decir, el freno de los papeles y de las indecisiones al desarrollo de la sociedad, es el destino de los organismos afectados.”. Comandante “Che” Guevara.

Sabemos que hay enormes dificultades en la creación de un “Nuevo Estado” (transitorio hasta su extinción), que responda a los intereses de la gran mayoría del pueblo que desea la emancipación total de la sociedad bolivariana.

Es necesario empezar por asumir con gallardía el papel histórico que desempeña el proletariado (entiéndase como la gran masa de asalariados y con conciencia de su clase, explotados y excluidos históricos) en esta urgente tarea.

Para la creación de este Estado transitorio, El Poder Popular juega el papel fundamental, no como cliché usado por unos y por otros, ni como concepto que se acuñe, como y cuando, mejor le parezca a interesados en su mal uso. Si no como una herramienta fundamental, que genere nuevas formas de organización para la construcción de soluciones, más rápidas, y mucho más eficaces que las que genera el “Gran Elefante Azul” que representa al Estado.

La Revolución Bolivariana se ha propuesto construir nuevas formas más justas de relacionarnos en la producción del trabajo, nuevas maneras de entender la producción, respetando el medio ambiente como única forma de convivencia posible. Para esto, es necesario entender (entre otras cosas) que la maximización de las ganancias, no es una condición “sine qua non” para establecer la máxima socialista: “De cada cual según su capacidad; a cada cual según sus necesidades”.

La participación popular, no significa la suscripción anárquica en todos los procesos participativos que se presenten dentro de una organización; es más que atropellos y petulancias. Es importante, entender que es posible convertirse de oprimidos en opresores si no se afrontan los problemas desde una perspectiva revolucionaria para generar soluciones justas y necesarias.

La inclusión dentro de los procesos de participación, no puede significar, que como fuimos excluidos históricos de la educación convencional, ahora vamos, por ejemplo;

A destruir las paredes y dañar los ascensores de la Univerdiad Bolivariana de Venezuela (que abrió las puertas de la educación universitaria a los explotados de siempre) porque nos sentimos dueños de esos nuevos espacios.

Entender que la conformación de los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras (CTT), no son para la configuración de aspiraciones personales o la defensa de las incapacidades para afrontar las responsabilidades en el trabajo. Que no puede concebirse los CTT, bajo la misma lógica de los sindicatos adecos, que detrás de la “lucha” por las “reivindicaciones”, se generaban pactos de mafias organizadas. “Los sindicatos han surgido históricamente como una consecuencia directa del capitalismo” afirmaba Gramsci.

Los Concejos de Trabajadores y Trabajadoras dentro del Estado burgués, deben (incluso por encima del plano reivindicativo) desarrollar procesos permanentes de formación y capacitación de los trabajadores y trabajadoras, para dotarlos de destrezas en el ejercicio de la gestión productiva y administrativa en los centros de su trabajo.

Organizar la defensa de la revolución bolivariana desde todos los ámbitos posibles, es la tarea fundamental de los Concejos de Trabajadores y Trabajadoras.

Importante reflexionar ante lo citado por el historiador Martín Guedez en su articulo: Venezuela: ¡Que la Estrategia del Terror del Enemigo no Paralice a Nadie!

“El primer y único objetivo ahora mismo es profundizar la revolución socialista y garantizar la conducción del Comandante Chávez y para ello es imprescindible endosarnos una Asamblea Nacional con mayoría calificada a todo evento. Quien no tenga eso claro, dolorosamente, trabaja para el enemigo aún animado por las mejores intenciones, que respeto aunque condeno firmemente.”

adaleduardo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3041 veces.



Adal Hernández


Visite el perfil de Adal Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: