Balance y perspectivas

Para un Museo de Ciencias en Revolución

"El Museo de Ciencias siempre es el olvidado", dicen todos. ¿Porqué será? ¿Qué debería ser un Museo de Ciencias en Revolución? En la cuarta república estuvo cerrado por 20 veinte años!  20 años que le negamos al pueblo acceso al conocimiento y a quienes trabajamos en el área cumplir con nuestro papel de divulgación de la ciencia para que el pueblo se apropie y haga uso de ella. Cuando reabrió sus puertas estuvo privatizado: se cobraba por entrar. Hoy, podemos decir con orgullo que hasta el 19 de agosto habíamos recibido casi 40.000 personas, básicamente niños, niñas y adolescentes.

Lo que heredamos (AYER):

Tres edificios (el histórico, para exposiciones; el de colecciones y el administrativo) con problemas graves en su infraestructura y mantenimiento.

Unas colecciones, producto de los intereses particulares de quienes aportaron algo al conocimiento científico del país en algún momento de la historia venezolana, producto de sus investigaciones y expediciones, y de las "donaciones" de la oligarquía viajera a "lugares insospechados": Sabana Africana y Perdimos la Cabeza, son ejemplo de ello, constituido por piezas arqueológicas, etnográficas, zoológicas y algo de mineralogía, básicamente. Nada de botánica ni de las ciencias básicas (química, física, matemáticas y sus disciplinas derivadas), el inmenso mundo de la biotecnología, nanotecnología, astronomía, espacial, telecomunicaciones, las tecnologías de información y comunicación, porque no podemos olvidar que en estos tiempos la ciencia es cada vez más tecnológica y la tecnología más científica. Están hermanadas.

Un recurso humano (103) constituido aproximadamente por vigilantes (20), aseadoras y mantenimiento (20), administrativo (20), educadoras y guías (20), con debilidades importantes en las áreas de investigación, colecciones y conservación que son neurálgicas para el museo. 

Lo que estamos haciendo (HOY):

Llegue a esta institución desde el Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias con el objetivo de dinamizarlo y actualizarlo a todas las corrientes del conocimiento científico, mientras se toman las decisiones correspondientes en al alto nivel político (recordemos las palabras del Ministro de Cultura en la reunión del pasado 10 de mayo). He intentado construir un liderazgo colectivo, constituir equipos de trabajo y compromiso con la institución. Para ello he hecho muchas, muchas reuniones de trabajo y avanzado en algunos temas, por ejemplo, la digitalización de los documentos más antiguos del Museo que reposan en el Centro de Documentación, producto de un acuerdo con el Archivo General de la Nación y la Biblioteca Nacional, y el mejoramiento del Infocentro ubicado en la Sala de Lectura. Junto al equipo de colecciones, investigación y museografía, el diseño de varios proyectos expositivos, como TAPRAMAI (homenaje a nuestros pueblos ancestrales) en la cual exhibiremos parte de las joyas de las colecciones arqueológica, etnográfica y zoológica del Museo (siguiendo una instrucción muy precisa del Ministro); una muestra sobre paludismo y chagas; y el universo sonoro. Todo ello, contando con unos recursos prometidos por la FMN que no han llegado todavía. 

Lo que debe ser (MAÑANA):

El Museo de Ciencias (en plural) es muy importante para Venezuela, porque sin ciencia y tecnología este país no saldrá del subdesarrollo, y mucho menos en el marco del socialismo. Al revés: una sociedad socialista posibilita que todos hagamos uso de la cyt, se fundamenta en ella. Y un Museo de Ciencias e Revolución debe ser un espacio para que todos nos encontremos con el conocimiento existente, el que estamos haciendo y debemos hacer.

El museo debe ser un espacio democrático que fomente el conocimiento para la vida y la paz como creación colectiva de los pueblos. La ciencia vista como factor dinamizador de la sociedad socialista en construcción y no como vocación particular de científicos o sabios. Posibilitar la apropiación social del conocimiento y no la apropiación privada del mismo, que es lo que cultiva el capitalismo.

El museo debe ser un espacio vivo para la sensibilización y puesta al día del conocimiento existente, desde el ancestral hasta el de vanguardia en un diálogo permanente de saberes.

El museo debe ser una institución orientada a la recuperación, conservación, investigación y difusión de la ciencia a través del patrimonio científico y tecnológico de nuestros pueblos.

El museo debe convertirse en un instrumento dinámico de divulgación del papel de la ciencia y tecnología en el proceso de emancipación que vivimos y en la construcción del socialismo. 

Quien soy? (LA SUJETO ACTUANTE):

Quienes me conocen saben que mi objetivo vital es aportar mi esfuerzo en la construcción de la patria socialista, desde un lugar que sea "mientras mas lejos del poder, mejor". Soy profundamente maneirista, por aquello de la calidad revolucionaria y la eficacia política. Soy de las cree que el poder es para crear y no para proyectos personales. Además,… es efímero. Invito a los trabajadores a este debate de ideas.

(*) Directora General del Museo de Ciencias.

barreto.morella@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2588 veces.



Morella Barreto (*)

Historiadora y Diplomática

 barreto.morella@gmail.com

Visite el perfil de Morella Barreto López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Morella Barreto López

Morella Barreto López

Más artículos de este autor