Las farmacias: ¿qué ha pasado con esa propiedad privada?

Cuando logro ver por casualidad a una de esas farmacias que hasta apenas ayer funcionaban como negocio de farmaceutas y hasta de familias de farmaceutas, me acerco para verlas por dentro y se nota ahora, lo poco que esos espacios conservan de su antigua capacidad como farmacia. Las que han resistidos al estrangulamiento y venta forzada, pocas medicinas o productos de laboratorios muestran. En las que quedan y en los lugares en los cuales se colocaban antes las medicinas, se observan dulce, chucherías, harina de maíz y un espacio destinados para llamadas telefónicas. Estas nuevas actividades muestran una metamorfosis profunda y una forma de resistir a un proceso que solemos denominar: monopolio.

Es muy probable que la suerte de estos negocios familiares se lo estén cargando a Chávez, porque es una manera fácil y rápida de sacarle provecho político a  una situación que casi nadie le ha prestado mucha atención y en la cual Chávez no tiene ninguna ingerencia. Lo cierto es que estos negocios privados han venido desapareciendo muy rápidamente y en los lugares donde estaban esas empresas privadas, que eran muchas, florecen dos firmas, pero con la misma actividad: Venta de medicamento.

Como la curiosidad lleva al gato a un mal momento, me propuse revisar por  Internet la metamorfosis de las propiedades privadas denominadas farmacias, con el objeto de precisar, si FEDECAMARAS había preparado un comunicado al país anunciándole cómo estos negocios fueron languideciendo y quebrando. Coloqué en el buscador: “Pronunciamiento de Fedecamaras” pero lamentablemente, según el reporte de Internet; FEDECAMARAS no ha tenido tiempo de ver cómo se destruyó esta diversa forma de propiedad privada que estaba en manos de muchas personas. Es un caso que hemos asimilado muy ingenuamente, pero lo real y cierto, es que en el mismo local donde antes había una farmacia con el nombre (por Ejemplo) de Farmacia Santa Cruz o Farmacia La Margarita; puede verse en ese mismo local otra farmacia pero con otro nombre y si agudizamos el ojo y el entendimiento, es fácil deducir que ese mismo nombre se repite en locales o sitios donde estaban otras farmacias que antes habíamos  conocidos con el nombre (Por ejemplo)  de: “Virgen del Valle”, “Virgen de la Coromoto” o “La Candelaria”.

Estos negocios y propiedad privada de muchas personas, cuyas publicidad prometía que serías atendido “por su propio dueño” y en la cual uno ordenaba que le preparan algunas formulas, ya no están o paulatinamente se van extinguiendo y dando paso a una o dos farmacias que se van multiplicando por todo el territorio. No es que el negocio de la venta de medicinas no sea rentable o no haya compradores de medicamento. Todo lo contrario; es un negocio muy rentable y por ser muy rentable, unas tres personas  (grupo) olfatearon la rentabilidad del negocio y decidieron ahogar a las farmacias de familias y para ello abrieron una farmacia, ofrecieron una supuesta rebaja de un 30%  y comenzaron y crear las condiciones para comprar todas las que entraban en picada y crear prácticamente dos grupos que controlan toda la venta de medicamentos.

Pasado un rato de la primera reflexión que este hecho me produjo y que conocía, pero no había procesado realmente, me decidí colocar nuevamente en el buscador palabra “FEDECAMARAS” con el objeto de asegurar que esta honorable institución defensora de la propiedad privada tenía una página Web y en ella seguramente me encontraría con un pronunciamiento en el cuál, el presidente  de esta “honorable” organización seguramente había “ alojado” una acertada y contundente crítica (sin ambigüedades) para demostrar cómo el gobierno de Chávez con dos organizaciones (SAAS, Farmatodo) viene creando un latifundio farmacéutico y aniquilando la propiedad privada de cientos de personas. Mi intención preñada de buena fe y de mucha ingenuidad, se estrelló totalmente con la realidad al percatarme que en tal página Web, no había espacio para ese tipo de propiedad que  languideció o está languideciendo porque un grosero proceso sutil de expropiación viene concentrando en pocas manos un negocio que sin lugar a dudas es muy rentable y estratégico para el desarrollo de un sistema socialista.

Para estos propietarios, que seguramente no querían dejar el medio de vida que utilizaron por muchos años para echar pa´ lante a su familia. No hubo por parte de FEDECAMARAS un aliento, un apoyo o una propuesta de asociarlo para crear también una empresa que le permitiera levantarse o enfrentar el proceso de estrangulamiento de estos negocios.

La razón de este hecho ya sin mucha importancia, es posible explicarlo porque esta “prestigiosa” organización que conocemos como FEDECAMARAS, está muy pendiente por las cosas grandes, muy grandes. No se preocupa por negocios que sean de muchas personas porque eso lo angustia. Su lógica responde a la concentración de poder y al desarrollo de esquemas empresariales propiedad  de una o dos personas.  En el país existían cientos de farmacias atendidas “por su propio dueño”; ignoro la cantidad, pero eran cientos. ¿Cuántas de esas farmacias quedaran? ¿Cuántas de esas farmacias fueron compradas (expropiadas) por SAAS o Farmatodo?

evaristomarcano@cant.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1698 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a104887.htmlCd0NV CAC = Y co = US