El Clarín de la Patria nos llama

Quienes están esperando que el país retorne a un pasado calamitoso, son sujetos confundidos en una demencia de locura porque este pueblo jamás volverá a ser gobernado por los mismos políticos que restringieron las libertades, donde se asesinaron estudiantes, periodistas, obreros y campesinos, violándose todos los derechos ciudadanos, donde fueron muchas veces suspendidas las garantías constitucionales para quebrantar todos los valladares de justicia. ¡No Señores! Aquí no estamos en Colombia donde se asesinan a sangre fría a estudiantes periodistas, obreros y campesinos, ¿Y no pasa nada? En un País que se utiliza los falsos positivos para cometer crímenes que son de lesa humanidad del presidente Uribe, quien tiene denuncias por masacre de pueblos indígenas y bombardeos en la República de Ecuador.

Aquí este pueblo tiene buena memoria y no olvidará ese tenebroso pasado, ese fue el ideal  de la desigualdad ambiental que expresaban con indiferencia en los gobiernos de la  IV República ante un pueblo al que no se le educaba.

Ni le daban modo de trabajar con una sociedad que formaba toda la República y sin embargo no tenía derecho de intervenir en los gobiernos, porque la oligarquía le había quitado el derecho de tener patria, como también se le castigaba por injustas razones, ya que por su ignorancia y su pobreza, muchas veces cometía falta de honestidad.

En las grandes conmociones de la “Democracia”  le negaron siempre el apoyo al pueblo que nunca tuvo la gloria de ser defendido, pero si tuvo el valor de resistir para ser calumniado. No hubo gobierno generoso que brindara su apoyo para proteger la causa de los débiles, de los oprimidos y de los desamparados, que por su extrema pobreza, llegaron al extremo de la indigencia.

Que triste conmociones causaron los gobiernos del Pacto de Punto Fijo, en donde se castigaba la pobreza en vez de aliviarla, así estuvieron rigiendo durante cuarenta años. Al final se les oculto el sol.  Hoy alzan la frente para esgrimir improperios, porque se han erguido soberbios  y amenazantes ante la mediocridad y ante la imbecilidad de unos dementes cargados de un destino desvergonzado, por sus grandes crímenes cometidos contra nuestro pueblo, se convirtieron en  velo de leyenda de su usurpación frente al pueblo que se puso de pie esperando el nacimiento de la nueva aurora que ha alumbrado el horizonte de nuestra paría para liquidar la miseria que sembró el neoliberalismo  en nuestro suelo sagrado en conchupancia con la oligarquía de nuestro país.

Está revolución no permitirá que este tenebroso pasado vuelva a brotar sus amarguras en está clara luz que alumbra el porvenir y que hoy se nos revela como el astro Rey en el confín de la llanura para eclipsar aquellas organizaciones políticas, sembradoras de desgracias y desventuras en nuestro pueblo como lo fue AD-COPEY para que hoy se desintegren y tengan que ocultarse avergonzados de un pasado que jamás volverá, porque este pueblo en posesión de sus derechos ha erguido su frente para seguir los pasos del salvador de la patria, Comandante Hugo Chávez Frías.

Los enemigos de está revolución se valen de calumnias para atacar la majestad de nuestro presidente, la que es motivo de despertar el alma de la razón amenazada en sembrar el caos y la violencia en complicidad con los enemigos y traidores de la patria de Simón Bolívar.

Hoy  que el clarín de la patria nos llama debemos estar alertas. No permitir que trabajadores del gobierno  practíquen los mismos vicios del pasado cuando funcionarios indignos de la IV República se nutrieron de la corrupción y del cuanto hay Pá eso. Vicio que no se debe repetir en esta revolución, quienes lo practiquen son enemigos de ella. Por lo tanto hay que combatir desde nuestras trincheras para detener ese flagelo que está socavando la productividad de los entes gubernamentales, y de las empresas básicas de Guayana, mercal, casa de alimentación y pare de contar.

Así es señores administradores “Oído al Tambor” que es con ustedes para que no los agarren fuera de base y mañana no tengan que decir yo no fui, porque los corruptos son como las serpientes del desierto del Sahara que buscan las hendiduras para ocultarse. Hay que perseguirlos desde lo más profundo de su charca para que no corrompan la imagen de nuestra bonita Revolución Bolivariana.¡

¡Patria Socialismo o Muerte Venceremos!

Rangeljuan1@hotmail.com   




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1428 veces.



Juan Rafael Rangel Ortíz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Rafael Rangel Ortiz

Juan Rafael Rangel Ortiz

Más artículos de este autor