No es un Millardito

La circulación monetaria de la renta

La ciencia económica en Venezuela no escapa a una fuerte tendencia a la manipulación y al maniqueísmo simplista cuando se abordan temas fundamentales de la agenda nacional. Así paso y continua el debate sobre la creación del FONDEN y una nueva forma de la circulación monetaria de la renta petrolera. Algunos no van mas allá del episodio del “millardito” solicitado por el Presidente Chávez en el año 2003 para el plan de siembra o de la critica feroz al “desastre” monetario anunciado en la doble monetización de los recursos entregados a FONDEN desde el BCV. Siendo generosos podríamos adelantar la conclusión de que tal circunstancia la explica un país sometido a la polarización política en razón del proceso de cambio de naturaleza socialista que aleja el raciocinio y los puntos de encuentros que la ciencia usa y localiza en la búsqueda del conocimiento.

El 15 de enero de 2004 el presidente de la Republica Hugo Chávez Frías, en su alocución anual ante la Asamblea Nacional, le solicito estudiara el tema de las reservas internacionales excedentarias y la posibilidad de utilizarlas a favor del desarrollo nacional. La AN discutió y aprobó un nuevo arreglo jurídico e institucional modificando la ley del BCV en el año 2005. El sustento de aquella fue la necesidad de no seguir acumulando reservas internacionales indefinidamente sin establecer claramente la relación costo- beneficio, lo que se lograría con la estimación del nivel adecuado u optimo de reservas, ello permitiría establecer si el stock existente satisface los requerimientos establecidos, principalmente  frente a eventos macroeconómicos adversos, y verificar si hay excedentes significativos.  

Nada nuevo inventábamos. Ya el economista Heinz Robert Heller, de la Universidad de California, había publicado en 1966 el trabajo “Optimal International Reserves” que registraba para el conocimiento científico el primer modelo econométrico para reservas óptimas con el enfoque de costo-beneficio. Así mismo, los trabajos del econometrista Avraham Ben Bessat se convirtieron en la guía de los Bancos Centrales en esta materia desde 1992. Era posible una modificación de la circulación monetaria de la renta petrolera para en caso de un comportamiento excedentario de ella utilizarlas en la economía real.  

Hasta agosto del 2005 todas las divisas debían ser entregadas al BCV convirtiéndose inevitablemente en Reservas Internacionales sometidas a leyes monetarias de creación de dinero restrictivas para su utilización directa en la economía nacional. Tal camisa de fuerza fue modificada.  A partir del calculo econométrico que realiza el BCV de un determinado nivel adecuado de reservas internacionales es posible transferir al Fondo Nacional de Desarrollo (Fonden) el excedente de reservas en caso de que lo hubiese al termino del ejercicio anual; así como permitir que PDVSA, cumpliendo con todas sus obligaciones presupuestarias y tributarias, traslade el diferencial en divisas captadas en el mercado mundial del petróleo al FONDEN. El objetivo de ley era y sigue siendo claro: En una economía rentista con comportamiento cíclico de la inversión era y es necesario asegurar un espacio creciente para esta, con objetivos de acrecentamiento del acervo de capital de la Republica y, por tanto, del superior objetivo de desarrollo, entendido como grados superlativos de calidad de vida y bienestar socio-económico. Ahora la circulación monetaria de la renta permite que un porcentaje de divisas se conviertan en reservas y el otro porcentaje sea destinado a la inversión en la sociedad.

Ciertamente, transferir Reservas Internacionales desde el BCV a FONDEN supone el riesgo de una doble monetización de aquellos dólares y por tanto un eventual impacto inflacionario. Los economistas de derecha insisten en este tema para descalificar el cambio operado. Debo decir que en 2007, ejerciendo el Ministerio de finanzas, se aprobó como practica contable y de gasto la separación en cuentas especificas de los dólares o moneda extranjera que recibía Fonden del BCV y de PDVSA. Ello busca  permitir la utilización de los dólares BCV exclusivamente en pagos o compras en el extranjero. Entiendo que se ha venido cumpliendo y de hecho cualquier análisis riguroso del comportamiento de los precios internos no tiene en la “amenazante” doble monetización su causa o explicación. El Gobierno ha actuado con responsabilidad en esta materia. Creo que a los efectos de la mayor transparencia debe entregarse a la AN los informes semestrales pendientes. En 2007 se hizo con el visto bueno y apoyo decidido del Presidente de la Republica. Así la oposición nada fecundo tendría que decir. En igual sentido, debemos preservar a FONDEN como el principal brazo estratégico de la inversión reproductiva y nunca como una cartera de inversión financiera más.

El proceso de cambio que vive Venezuela produjo una modificación sustancial de la vieja circulación monetaria de la renta petrolera en función de los altos intereses de los que aquí vivimos y de su horizonte que convoca a la igualdad y la justicia en libertad. Es un cambio estructural. La descalificación política de lo andado confronta el curso de desenvolvimientos de nuestra sociedad que adquieren caracteres irreversibles. No es un espasmo, no es una coyuntura, es un cambio con dimensión histórica.

rodrigo1cabeza@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3191 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: