Pan y fútbol

Si hubiese sido Chávez quien inventara el Mundial que desde el viernes copa la atención universal, la oposición estaría diciendo que es una estratagema perversa para distraernos de los males que nos aquejan, algunos de los cuales son de innegable factura chavista, aderezados, engrandecidos y manipulados por los diablos mediáticos.

Pero en buena hora llegó esta fiesta. Alabado sea ese balón que en su rodada nos permitirá distraernos por un par de semanas y deleitarnos con otros titulares que no sean sobre los desatinos de los contenedores de Pdval o acerca de la osadía del mandatario nacional de amenazar al oso, convertido casi que en un emblema nacional. Después de la bandera, antes se decía que en todos los rincones del país había tres distintivos infaltables: la casa de Acción Democrática, la venta de "frías por cajas" y el escudo del Magallanes. Ya el Presidente acabó con AD y la historia se lo agradece.

La pelea con la Polar será larga y difícil, porque ese es el consorcio empresarial más grande del país, y allí no sólo habrá de vérselas con el poder económico, sino que tendrá que luchar a la vez con la estructura mental del venezolano, aficionado a gastar lo que gana en una semana, en unas cuantas cajas de cerveza. Será la mejor confrontación. Esperemos que con el Magallanes no se meta nunca y que la nave regrese triunfadora este año.

Gracias al fútbol, nunca más oportuno, volveremos todos a coincidir frente a un televisor sin que nos separe otra cosa que no sea el equipo por el cual apostemos. Como siempre, no dejará de sorprendernos que un vecino criollito y negrito vaya a Alemania o que alguien apueste por Corea del Sur, sin saber siquiera cómo se llama su capital.

A nadie le interesa probablemente, pero esta articulista se alegrará de todos los triunfos tercermundistas, del color que sean. Por África y Latinoamérica iremos, con algunas excepciones: la única sonrisita que le deseamos a Lobo es que Honduras meta un solo golcito, el que llaman de la honrilla, más nada. Pujaremos por Brasil, como siempre, por Lula, y, principalmente, porque Maradona salga victorioso de esta fundamental tarea. Es el revolucionario de la partida.

Mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1611 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor