Dos caras de una misma moneda a derrotar:

Avanzada golpista en Honduras y plataforma intervencionista en Colombia

Aconteció lo del golpe en Honduras porque el presidente Zelaya apoyó el ALBA, duplicó el salario mínimo, firmó con PETROCARIBE, le quitó el negocio de los combustibles a la oligarquía, redujo sus precios e intentó impulsar la asamblea constituyente. Pero lo que ha pasado a continuación en Colombia evidencia una contra-ofensiva más brutal y más general del imperialismo estadounidense.

EEUU y sus aliados actuaron primero en Honduras porque creyeron fácil la presa, prestos a la escalada golpista de “tercera generación” y a la revancha política continental contra los procesos transformadores. Pero el anuncio de instalación de cinco nuevas bases militares gringas en Colombia, el relanzamiento del Plan Colombia y las provocaciones contra Chávez y Correa, no son accidentes casuales, sino que forman parte del relanzamiento de su estrategia de recolonización.

¿Qué motiva todo esto?


La muerte del ALCA y el nacimiento del ALBA.

-La actual inviabilidad del Plan Puebla-Panamá, llamado a enlazar con el plan de conquista militar de la Amazonía y con las conspiraciones para los desplazamientos de los gobiernos de Chávez y Correa, contando con la perversidad de Uribe. Inviabilidad por los obstáculos que representan gobiernos como el nicaraguense, el salvadoreño y el hondureño de Zelaya.

-La ola de cambios hacia la nueva independencia y la nueva democracia latino-caribeña, ya con múltiples expresiones nacionales en todo el continente.

-Cuba y su “pecado” de haber resistido al bloqueo y al derrumbe.

- La pérdida por EEUU de su importante base militar en Manta-Ecuador.

-La fuerte tendencia a crisis de gobernabilidad en Colombia, Perú y México.

Por eso el golpe en Honduras, el Plan Mérida (para controlar México), las cinco nuevas bases en Colombia y la decisión de rearmar y dotar de tropas y mercenarios las tres bases existentes, sosteniendo a la vez en las proximidades de las costas de esa región su poderosa IV Flota, lista para el plan de ocupación.

Todo esto con la anuencia y/o tolerancia de Obama y contra la ilusión que despertó, evidenciando de esa manera que no es capaz de rebelarse contra el poder real; mostrando así, que pese a lo que un amplio sector contestatario del status quo esperó de él, está demasiado atado a los vanos esfuerzo de supremacía de ese imperio decadente, pentagonizado y en crisis mayor.

Honduras es el punto inicial escogido para la nueva contra-ofensiva imperial-oligárquica y Colombia es la gran plataforma para la agresión mayor.

En Honduras, por tanto, están en disputa muchas cosas trascendentes, incluyendo la teoría del dominó; con la desgracia para el imperio de que el supuesto “eslabón débil” no ha resultado tal. Más de un mes de heroica movilización popular es una magnífica señal contraria a la imposición del golpe y la perspectiva de una nueva victoria democrática.

Ese pueblo hermano está en trance de insurgencia y revolución como necesidad impuesta por su mafioso bloque dominante y sus padrinos imperiales, que también impulsan una transacción onerosa aupada por EEUU, el Presidente de Costa Rica y la Cumbre de Tuxtla, que amarre a Zelaya en un gobierno compartido con los golpistas (Plan Arias-Clinton).

Bien por el bravo pueblo hondureño que se levanta con bríos alentadores, cerrándole espacios a las blandenguerías y claudicaciones.

En el Norte de Suramérica está por librarse la batalla estratégica, la decisiva, la que necesariamente pasa por la derrota del régimen uribista y su pretensiones de erigirse en el Israel de nuestra América bajo el protectorado gringo y haciendo las veces de su receptáculo militar; y más al Norte y más al Sur, México y Perú parecen estar en tren de explotar y no a muy largo plazo.

Bien por Chávez por oponerse a la patraña de Oscar Arias y por decidirse de nuevo a revisar las relaciones con Uribe, quien decidió sembrar de bases gringas su país y lanzarse a las provocaciones para facilitar el plan de conquista y re-comquista militar de esa región gringa y de revocación de los procesos emancipadores vecinos.

Ojalá que dure mucho este nuevo viraje del Comandante Chávez y que no pasé lo acontecido a raíz de su mediación para el canje. Ojala no se vuelva a “arreglar” con el capo Uribe, ni decida contemporizar de gobierno a gobierno con su engendro mafioso, y ojala que Cuba también le saque el “pié de amigo” a Don Varito. Por suerte allí, en el corazón de esa sociedad oprimida, martirizada y vejada, están las FARC, el ELN y muchos/as otro/as no dispuestos/a a claudicar. Por suerte los pueblos bolivarianos de esa región no están en plan de recular.

Mal por Leonel Fernández que disque expresando cariño por Chávez y por Fidel nos quiere meter por ojos y narices a Colombia, a Montoya y a Israel; y disque condenando el golpe contra Zelaya, ha apoyado el intragable Plan Arias-Clinton.

Mal por los gobiernos meso-americanos que le hacen el juego a esa maniobra mediatizadora y bien por Daniel Ortega que lo ha rechazado con firmeza.

Bien por Zelaya y sus milicias populares y ojala que definitivamente deseche la gran trampa que viene de Washington con escala en San José.

Bien por aquello de avanzar por elecciones donde se pueda, pero está claro que de todas maneras la “hora de los hornos” llega.

¡Llegó a Honduras, está en Colombia y se acerca a Venezuela y Ecuador!




Decisión sabia la del Presidente Chávez, pero ¿hasta cuándo?

Editorial de ANNCOL

Las relaciones entre Colombia y Venezuela han vivido en los últimos años una serie de tropiezos dignos de dos proyectos de sociedad distintos, la primera con un proyecto de derecha reaccionario con un tufo fascista, y la segunda, con la propuesta de socialismo del siglo XXI que ha iniciado el difícil camino de pagar la deuda social adquirida por más de 40 años de punto fijismo.

En Venezuela es sabido que los ADECOS y los COPEYANOS se repartieron el poder en una alternancia, basada en un pacto institucional conocido como el pacto de punto fijo, este pacto tiene un año de diferencia con el pacto de frente nacional colombiano, firmado por los LIBERALES y los CONSERVADORES, en Benidorm (España) bajo el padrinazgo del dictador Francisco Franco.

PUNTO FIJO y FRENTE NACIONAL son dos niños nacidos bajo el mismo signo zodiacal de la centralización del poder, basado en el nepotismo, la corrupción político administrativa, la centralización de lo político y la política en dos partidos corruptos y en un modelo de régimen excluyente.

El proceso venezolano, iniciado con Chávez ha intentado dar al traste con el punto fijismo, reinvirtiendo la dinámica de adecos y copeyanos, si bien este proceso marcha con menos y más, la idea de hacer efectiva la “SIEMBRA DEL PETROLEO” invirtiendo en los sectores más desfavorecidos del país, es de hecho un acto revolucionario. Esta política, ridiculizada por muchos, minimizada con epítetos como “populista” es atacada constantemente por la derecha neoliberal Latinoamérica, especialmente la colombiana, quien ha perdido a sus aliados tradicionales adecos y copeyanos. Chávez puso el pueblo en la agenda política y al socialismo le dio una naturalidad que se había perdido después del supuesto fin de la historia.

La oligarquía colombiana y su régimen mafioso encontraron, a regañadientes en Chávez a un interlocutor para continuar ganando dinero, con una balanza de negocios que beneficia siempre a Colombia (70 contra 30). Más allá del miedo que le genera a la oligarquía colombiana el proyecto chavista de socialismo del siglo XXI, ésta siempre temerosa al efecto contagio que puede suscitar el proyecto emancipador venezolano, sigue dándose besitos con Chávez con tal de seguir recibiendo los dólares, esos si bienvenidos a suelo colombiano.

Pero como los negocios son separados de todo sentimiento, la oligarquía colombiana sigue detestando a Chávez, tanto como a Correa y sus proyectos emancipadores, y que no decir de Ortega, con el viejo litigio de la soberanía sobre San Andrés. Ese rencor, hace parte de la lucha de clases en América Latina, son como el agua y el aceite.

La decisión de Chávez de congelar las relaciones con Colombia es sabia y responde a la lectura correcta de los hechos actuales de dos proyectos de sociedad que se encuentran en un conflicto de clases. Pero con Chávez nunca se sabe, nadie duda de compromiso con el proyecto emancipador que dirige, pero con el régimen colombiano, Chávez se ha equivocado tanto, y tantas veces que no sabemos cuándo va a aprender que, el régimen colombiano es un régimen de mafiosos y paramilitares, sin ninguna lealtad y sin un sentimiento distinto que a consolidar, a todo precio su poder hegemónico.

Entre el narco-paramilitar y Chávez ocurre como en una pelea de parejas, lo mejor es no meterse ni opinar, pues luego se contentan (besito va y viene) y el malo termina siendo el mediador. Todas estas equivocaciones de Chávez en lo diplomático se explican por una falsa premisa; La idea es acercarse a Uribe, intentar ganárselo para no dejarlo en manos del imperio, unirlo a través de compromisos bilaterales, con una perspectiva de alejarlo del imperio. Error, craso error. Chávez no puede sucumbir, siguiendo al modelo de relaciones internacionales cubano, que le ha dado éxito a isla, pero que no corresponde a la realidad venezolana, esto explica los errores de Chávez.

Uribe es un instrumento del imperio estadounidense a nivel internacional y a nivel nacional, un mandadero del sindicando antioqueño y de otros grupos económicos que tienen invertido miles de millones de dólares en Venezuela. Estos no le pasan al teléfono al narco-paramilitar, cuando se producen disgustos con Chávez. Uribe y su régimen mafioso no tienen ninguna dignidad frente a los EEUU, son cipayos de pura cepa.

Como están las cosas, éstas se van decantando, Uribe mostró con creces que es un enemigo del proyecto emancipador venezolano y ecuatoriano y que con las bases militares se entrega de lleno al imperio, convirtiendo a Colombia en un portaaviones del imperio gringo y punta de lanza de la recuperación de la influencia gringa en América latina, iniciada ya en el golpe militar contra Zelaya.

El equipo situacional que acompaña a Chávez, debe tomar nota de los errores de seguir el modelo cubano. Una islita en el Caribe, por más digna que sea, no tiene de vecino a un régimen tan peligroso como el colombiano. Correa la tiene más clara que Chávez por las decisiones tomadas. El peligro de todo eso, guardando las proporciones y el contexto, es que Uribe, comienza a tener el Cristo de espaldas, y como lo hemos establecido en ANNCOL, Uribe podría, a la usanza de la dictadura argentina en su momento, buscarse unas MALVINAS para provocar un elemento desencadenante de la unidad nacional en Colombia, que le permita perpetuarse en el poder y una situación internacional que ponga en peligro los proyectos emancipadores de sus dos molestos vecinos.

Esto no es un escenario catastrófico, es la perspectiva de la lucha de clases en América Latina. Chávez y Correa deben poner sobre la mesa, de nuevo y sin complejos, el reconocimiento del status de beligerancia para las FARC-EP. Recordemos que en su momento, Yasser Arafat, Nelson Mandela, Kadaffi fueron declarados terroristas, y ayer y hoy muchos de los más connotados dirigentes mundiales, estuvieron prestos a tomarse la foto con los otrora terroristas.

Las FARC-EP a la luz del Derecho internacional cumplen con todos los requisitos para ser una fuerza beligerante. Chávez y Correa tienen la palabra. Frente al servilismo y al terrorismo del régimen colombiano, la consigna en América Latina es una sola:

Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina.

Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina.

Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina.

¡En Bolívar nos encontramos todos!

¡Abajo el régimen narco-paramilitar colombiano, abajo, abajo, abajo!


narcisoisaconde@gmail.com








Esta nota ha sido leída aproximadamente 2220 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad