Espectáculo cuidadosamente montado. El dialogo con la oposición

Primero este individuo Ramos, de cóleras desbocadas y brutalidad mental, un enemigo fanático del proceso, en quien no es difícil prever un oposicionista fanático y, cosa no menos importante, un oligarca que intenta llegar más rápido y legos de lo que cualquiera de ellos hubiera sospechado. Sus declaraciones reconociendo el triunfo del Sí, lo descubre como un sujeto cuyo vicio es la malignidad.

El dialogo, ya estaba previsto, como prevista estaba su derrota. Expresiones que el Presidente es de todos los venezolanos, que no puede dejar por fuera a 5 millones de ellos, es la representación tradicional, que ese grupo percibe del mundo que lo rodea, selecciona las características a percibir para discriminarlas luego, las juzga buenas o malas, según sus intereses, porque no tienen ética, practican la moral de clases, por lo tanto, no podemos aprender de esos diálogos. No están dispuestos a intercambiar valores, peor bienes para un desarrollo en conjunto con la nación, en términos de dinero. El dialogo con la oposición en esas circunstancias, no resultara de acuerdo con lo planeado. No les interesa la unión democrática, basado en el respeto y la igualdad.

Para eso, mejor dialoguemos con el jefe de esos payasos, sugiriéndole a Mr. Obama, que le ordene a la oposición parar la desestabilización, y cara a cara, usted, Sr. Presidente le exija respeto a la política exterior de los EEUU. A esta gente no les interesa un dialogo saludable que permita la armonía interna. Sabemos como pueblo, lo necesario del dialogo para la construcción social, la unión es importantísima, pero ellos todavía no están preparados, se sienten fuertes, una vez que sepan, lo que implica la mayoría política, y las acciones revolucionarias superen económicamente la conexión existente con el capitalismo de un grupito de oligarcas que son los representantes del capital, no son 5 millones, solo es un grupúsculo de no más de 40 familias con conexiones con la banca extranjera los que promueven el caos interno. El individualismo, el ego superior de esta gente bajara. Entonces dialogaremos, con mayor conocimiento de causa socialista.

Así como estamos, de parte y parte, la propuesta de construir un puente con la ayuda de la oposición provoca con frecuencia profecías de desastre, será un problema más que resolver. Los contactos problemáticos se evitan, el aislamiento es una forma, mientras dura la transición. Libertad, dignidad y valor, son importantes. Y cada vez llegan a ser más importantes en un proceso conforme el poder llega al pueblo. La conducta se convierte en algo crucial porque es la ideología del hombre y mujer nueva, proporcional a los problemas que hay que resolver, la desigualdad, es una de las más importantes junto a la pobreza, causante de la inseguridad por la violencia que esta acarrea. La oligarquía, representante de la clase que hay que abolir, nunca querrá dialogar para negociar su status quo. Mientras eso no ocurra, la oposición acceda o desee involucrarse en el desarrollo de la nación, invirtiendo para concebir otro tipo de utilidad social, ¿para qué vamos a conversar, de que…?

El significado de ser pobre le da sentido a luchar por una causa, pertenecer a una nación o abandonar una iglesia o un partido, sentir terror, entender un gesto, un chiste, una obra de arte, el carácter de un pueblo, transforma los ideales y uno queda transformado. Todo lo contrario de mentirse a sí mismo y a la sociedad, como es la práctica de la oligarquía y la oposición. Este tipo de cosas es lo que enseña al pueblo, un contacto directo con las contingencias, más que la conducta verbal de los demás, aun si se encuentran asociadas de alguna manera con ellas, sin duda existen formas especiales de sentimientos, pero, aun así, el conocimiento no es algo que resulte de una trasmisión oral. El pueblo conoce el sentido de luchar por una causa solamente tras una larga historia, en el transcurso de la cual aprendió a percibir y a conocer aquella compleja y dolorosa situación denominada luchar por una causa. Cuando la causa esta empezada es porque hay conocimiento, aun nos falta conciencia, esta se lograra con la educación, la disciplina, el trabajo y el esfuerzo, conducta que debemos mejorar. Y no será en un dialogo infructuoso con la oposición. Esta otra estrategia de los derrotados.

La concepción tradicional del dialogo es halagadora, confiere privilegios re forzantes, como la unidad. Por consiguiente algunos la promueven con facilidad y solo puede llegar a cambiarse con dificultad. Sugerida por Vicente Rangel y otros “equilibrados” para que la oposición quede aceptada para compartir el control, y si resulta efectivo, frenara el proceso. Parte de la estrategia cuidadosamente montada por los medios, la iglesia, la oligarquía y algunos periodistas. Esto no es ninguna casualidad tras la pérdida del 15 F. La pérdida de fe, como un sentido de duda o impotencia, o desesperación. Se dice que una persona siente la impotencia de no poder hacer su propio destino ante el debilitamiento de antiguas respuestas que ya no pueden ser reforzadas por más tiempo. En verdad, estas personas quedan impotentes cuando los repertorios verbales durante mucho tiempo establecidos, resultan ser inútiles, porque ya nadie puede decir que el cambio debe ser parcial. En un desarrollo de cambio revolucionario, el equilibrio equivale a ser abstencionista, al menos ellos no participan, una forma de lavarse las manos. Pero sugerir a los viejos tiempos, como buenos viejos tiempos, es una irresponsabilidad que hay que rechazar venga de donde venga. Fragmentos de conducta pasados de moda, tienen el carácter de una conducta progresivamente inútil.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3657 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: