Nunca unas nalgas iracundas habían llegado tan lejos… A la Casa Blanca…

Los muchachos iracundos de la derecha, de la UCAB y de la UCV, comenzaron a imitar con furia a aquel Julito Rivas. ¿Lo recuerdan? Qué estilazo. Por ahí comenzó la cosa de la rebelión de las nalgas en las Manitas Blancas. Aquel atrevimiento de Julito de salir "enternecedor" en paños menores, mostrándose "arrebatador" les pareció genial a la gente Gene Sharp, e incluso también ahora lo han incluido en el Manual: ese locuaz arrobamiento, mirando por la ventana, ese giro angelical de su rostro aturdido, y de espaldas mostrando su gentileza más graciosa les pareció a los promotores de la revolución de Colores, de… muerte totalmente carnal.

A Julito, pues, lo adoraba esa juventud estudiantil radical de nalgas al aire de la cual vino posteriormente, a destacarse de manera sideral, Juanito Guaidó. Julito se hizo un ícono de los rebeldes con causas dolarizadas, con viajes y rumbas en México, Bogotá, Madrid y Miami. Aquel Julito turbó a mucho sifrino. Julito estremecía a la gente Primero Justicia y Voluntad Popular. Julito convenció a Leopoldo López de que para marchar por la libertad había que bajarse los pantalones. Él en sí era la opinión unánime del movimiento estudiantil burgués que luego se impondría en los días sangrientos de las guarimbas. "Si Julito, tan bello él, tan delicado mostrando sus deltas ecuánimes, por qué no mostrarlas todos nosotros", planteó por todo el cañón a su partido Voluntad Popular el joven Juan Guaidó, y ahí están las consecuencias: Guaidó pudo llegar a la Casa Blanca.

Guaidó argumentaba: "-Si María Corina le mostró sus rodillitas a Bush, qué nos toca ahora a nosotros…" .

Estaban locos por rebelar AQUELLAS NALGAS APOLOGÉTICAS en público... A esa frívola juventud de la UCAB, UCV, Universidad Metropolitana, USB,… a falta de cabeza les sobraban nalgas.

Primero, algunos crearon páginas Web y se derraparon, colocando espejos y haciendo enfoques desde varios ángulos. También, antes de la marcha de los traseros pelados, hubo una acalorada reunión en el Este de Caracas, porque los muchachos "nalguetos" de la Universidad Católica Andrés Bello proponían ir con tangas, desde Chacaíto hasta la Plaza Morelos. Los de la Universidad Metropolitana planteaban llevar una especie de minifalda a ring pelado. Los de la UCV, por insistencia de Diego Scharifker, decían que acogían cualesquiera de esas proposiciones pero no olvidar depilarse. Entonces, se propuso que previamente se hiciera una especie de casting, que en una improvisada pasarela fueran desfilando para escoger los mejores conformados, que serían los que comandarían la marcha, y fue así como arrasó Juanchito Guaidó.

El de Diego Scharifker, pese a sus delirantes protestas, nunca pudo ser aceptado. Tenía forma de batata oxigenada y falazmente achatado. Uno de los más "exquisitos" y que casi superó en tersura al de Julito Rivas fue el de Giocondo Goicochea, pero ya no calificaba por haber dejado de ser "estudiante". Se dijo entonces con mucha insistencia que Freddy Guevara era el más florido de todos.

Qué tiempos, carajo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2374 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: