Eso es mucha dignidad

"El hombre de honor no tiene más patria que aquella

en que se protegen los derechos de los ciudadanos

y se respeta el carácter sagrado de la humanidad".

Simón Bolívar.

Ver al presidente Chávez hablar frente a la Asamblea de las Naciones Unidas, debe llenar a cada venezolano y venezolana del más grande orgullo. El presidente venezolano fue la voz de todos los pueblos del mundo. La dignidad del pueblo de Bolívar, una vez más se sintió ante el universo, al denunciar con valentía al imperio que quiere imponer por la fuerza y con bombas, la razón del más fuerte.

La voz de la revolución bolivariana, hoy hizo vibrar los corazones de todos pueblos del mundo que luchan por su liberación y por su dignidad. El imperio pudo oír en su propio territorio, que los pueblos dignos del mundo están en pie de lucha, que los tiempos del colonialismo no volverán a extender su sombra en los países que ellos mal definen como países tercermundistas.

El imperio no está acostumbrado a que se le enfrente, menos en su propio patio. Ellos simpatizan con los lacayos que se arrodillan frente ellos. El imperio norteamericano estaba acostumbrado a ver a nuestros pueblos latinoamericanos como gente de segunda categoría y a disponer de nuestros recursos como si fueran su propiedad. Para eso disponían de sus servidores en nuestros países que fingían ser presidentes, dictadores, gobernadores, ministros, legisladores. Estos sirvientes indignos, estaban a disposición del imperio para saquear las riquezas de nuestros países, por unos cuantos céntimos de dólares, que recibían como limosnas.

Las comisiones que recibían estos vendepatrias, eran más jugosas que las migajas que recibían los países. Era el tiempo del pueblo analfabeta, sin derecho a la educación, la salud, y a cuantos derechos supuestamente le garantizaban las constituciones amañadas y redactadas en las sedes de los partidos políticos. Nuestros países se habían convertido en simples colonias del imperio norteamericano y de las grandes transnacionales y del Fondo Monetario Internacional.

El discurso del presidente Chávez en las Naciones Unidas, marca el inicio de una nueva era de liberación y dignidad de los pueblos. En ese podium habló la humanidad toda. Hablaron los pueblos árabes, especialmente los pueblos de Palestina y del Líbano; los pueblos del África también sintieron las palabras de nuestro presidente como suyas. Chávez hablo por toda Latinoamérica, África, Asia. Era la voz profunda de nuestros pueblos originarios, de todos los pueblos afrodescendientes de nuestro continente, de todas las mujeres del mundo, de nuestra niñez y de nuestra juventud.

El pueblo de los Estados Unidos también sintió su voz, en las palabras del presidente Hugo Chávez, especialmente los cuarenta millones de norteamericanos pobres que no han logrado cumplir el sueño americano, aun dentro de sus propias fronteras.

Chávez estaba investido de la dignidad de todos los pueblos. Investido del amor de todos los revolucionarios y revolucionarias del mundo. El espíritu de Bolívar se paseó por el podium de las Naciones Unidas, por las calles de Nueva York, por todo el mundo, en especial en los corazones de todas las personas de buena voluntad alrededor del mundo.

En las Naciones Unidas, estaba todo el pueblo venezolano. Cada palabra emitida desde esa tribuna mundial pertenece al pueblo Venezolano y a todos los pueblos dignos del mundo. Simón Bolívar creó una patria de libertad, una patria inmensa y universal. Chávez en ese momento histórico no era el presidente venezolano, era todo el universo. En su discurso había un coro de los pensamientos de Bolívar, Martí, San Martín, Manuelita Sáenz, Sandino, del Che, Pancho Villa, entre otros y otras.

Hoy los medios propagandistas del imperio y las transnacionales de la información, condenan el discurso de la dignidad que denunció al imperio ante todo el mundo. Tratan de desvirtuar la liberación de los pueblos, descalificando el llamado a la dignidad. Este pueblo sabrá darle a estos indignos las respuestas necesarias y pertinentes que dan los pueblos libres del mundo a los manipuladores de la desinformación y del engaño.

Este es el Pueblo de Simón Bolívar, una vez más derrotaremos a las maniobras mediáticas del imperialismo, sus lacayos en Venezuela y en todo el mundo.

¡El pueblo nunca olvida!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3134 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor