¡¡¡Yo soy del Madera del Uh Ah Chávez no se va..!!!

Llegue al Grupo Folclórico y Experimental Madera para mediados del año 1994, para la época laboraba como Asistente Social de la Fundación Plafam, llegue a la sede del Madera con la intención de dictar un Taller de Planificación Familiar a los niños y niñas de la Parroquia San Agustín, quienes asistían a la sede de la Fundación para la formación musical en diversas áreas.

Casualmente buscaban a una cantante y me ofrecí, para esa época cantaba con el naciente grupo Tambor Urbano, me hicieron una prueba y desde allí soy parte del Grupo.

Al poco tiempo para julio de 1994 fuimos llamados a representar a Venezuela en el Festival de Confolens en Francia, por allá pasamos cuatro meses y en cada pueblo y ciudad hicimos sentir a nuestra Patria.

En esta travesía tuve el inmenso placer de conocer a una viejita encantadora la Gran Zoila Quintero, a través de ella me entere con detalles de la tragedia suscitada para el 15 de agosto de 1980, mi querida y recordada Zoila perdió dos hijos en esa fatídica tragedia, a Zoila se le fueron Jesús (Chú) Quintero y Ricardo Quintero, aun cuando habían pasado 14 años Zoila me conto con lágrimas en los ojos que las aguas del Orinoco nunca le devolvió el cuerpo de su hijo Ricardo Quintero, también conocí a Rafael Quintero hijo de Zoila y hermano de Ricardo y Chú.

No se lo intrinculis, ni se si existen rencores entre los que hoy se identifican como el “Madera original”, solo sé que de dieciocho integrantes que constituían el Grupo Folclórico y Experimental Madera fueron al viaje catorce, solo sé que de los catorce que zarparon en la Falca* Esther murieron once, solo sé que matemáticamente hablando sobrevivieron solo tres (3) integrantes, tres (3) integrantes que respeto y valoro aún sin conocerlos personalmente, que quede claro que jamás dejare de reconocer el gran talento vocal de Carlos Daniel Palacios, ni de los grandes dotes de percusionista de Felipe Rengifo “Mandingo” quien tiene muchos años residiendo en Alemania, creo que antes de que yo me iniciara en el Madera que yo conozco y al que pertenezco desde hace 19 años.

Lo que no puede ni debe tener discusión, es que yo soy parte de un grupo que desde que se suscitó la tragedia en 1980  lucho porque el legado de los once fallecidos no muriera, soy testigo fiel que la Fundación que lideriza Noel Márquez ha trabajado incansablemente para que el Grupo Folclórico y Experimental Madera no muera, quizás con sus bajas y sus altas, quizás con sus cosas buenas y sus cosas malas, pero lo que a mí me queda bien claro es que estos ojos han vistos niños y niñas de Barrio San Agustín acudir consuetudinariamente a la sede de la Fundación Grupo Madera, ubicada en las Residencias Jardín Botánico de la Parroquia San Agustín, he visto niños cuyas rabias, frustraciones y violencia la descargan con una tumbadora, un bongó o unas pailas, he visto niñas que hoy son mujeres bailar con un estilo único y erigirse en el exterior como nuestras mejores bailarinas y salieron de la Fundación Grupo Madera, gracias al trabajo incansable de NelsónCremer, Solanger Ramos e Idania Manrique.

Me siento satisfecha de ser parte de un Grupo que con su trabajo ha contribuido al rescate de niños, niñas y adolescentes del Barrio San Agustín, eso no me lo contaron, eso lo viví y lo sigo viviendo, también me siento satisfecha de ser parte de un grupo cuya comunidad en su gran mayoría respeta y valora, pero además me siento mil veces más orgullosa cuando recuerdo que desde antes de su llegada al Poder ya para 1994-1995 este Grupo al que pertenezco recibió con sus cantos y bailes a nuestro líder Supremo, a nuestro Comandante Eterno, al gran Hugo Rafael Chávez Frías, cuando salió de la Cárcel de Yare a dar su vida por nuestro Pueblo, lo vi con orgullo en nuestra sede, lo vi agarrar nuestra charrasca, nuestras maracas, como hoy el Presidente Maduro toca los instrumentos de los que se hacen llamar “Madera Original” aunque solo canta Carlos Daniel Palacios si de originales hablamos.

Yo no sé de guerra, yo no sé de envidias, porque considero que ese es el peor pecado que pueda cometer él ser humano, pero no soporto la injusticia y aquí se está siendo terriblemente injusto, con un grupo que más allá de haber representado a nuestra Patria en escenarios nacionales e internacionales, no dejo de acompañar a nuestro Gigante durante sus catorce años como Presidente, o quién no recuerda como retumbaban nuestras canciones: “Uh Ah Chávez no se va”; “Chávez no se va”; “Vuelvan Caras”; “La Clave de Chávez”; “Presidente”; “Venezuela Canta”; “Son del que aspira y espera”; entre muchas otras.

Querido Presidente Maduro, no sé cuál es la impresión que usted tiene de nuestro Grupo, usted nos ha visto (espero recuerde cuando compartimos en Ecuador), lo que le puedo decir es que la Fundación Grupo Madera a la que pertenezco también es parte, lo quieran o no del legado de nuestro Comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías y que la mayoría de sus integrantes salieron del Barrio San Agustín, que seguimos formando y rescatando del mal camino a muchos y muchas niñas, niños y adolescentes, por lo que le pido que también escuche y toque nuestro tambor….Uh Ah Chávez no se va!!!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4183 veces.



Bestalia Ibarra

Licenciada en Trabajo Social, Cantante, Servidora Pública y leal al legado de nuestro Comandante eterno Hugo Chávez

 Besta67@hotmail.com

Visite el perfil de Bestalia Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: