El hombre universal

Héroe de tres revoluciones

El 9 de noviembre de 1786, un americano entra en Rusia por Jerson, desde Constantinopla, para convencer a las autoridades de que apoyen un proyecto que cambiará la configuración del mundo. No es un americano ordinario: combatirá en tres continentes (África, América y Europa) y participará con brillantez en tres revoluciones: la Estadounidense, la Francesa y la Latinoamericana.

El venezolano Francisco de Miranda, en efecto, tras destacarse en la defensa de la fortaleza de Melilla en 1775, ha acompañado en el regimiento Aragón en 1781 al general Juan Manuel Cajigal en la dirección de las tropas españolas que estrechan el sitio sobre Pensacola. Para el momento Francia y España, monarquías absolutistas, ayudan la causa de los rebeldes norteamericanos en contra de la monarquía inglesa. Miranda está de corazón con los insurrectos de Nueva Inglaterra.

Unidad republicana y democrática para América

Pues el criollo también planifica una potencia latinoamericana independiente de talla continental: "En la parte norte, la línea que pase por el medio río Mississippi desde la desembocadura hasta la cabecera del mismo y partiendo de ella siguiendo la misma línea recta en dirección del oeste por el 45° de latitud septentrional hasta unirse con el mar Pacífico. Al oeste, el océano Pacífico desde el punto arriba señalado hasta el Cabo de Hornos incluyendo las islas que se encuentran a diez grados de distancia de dicha costa. Al este, el océano Atlántico desde el Cabo de Hornos hasta el Golfo de México y desde allí hasta la desembocadura del río Mississippi.

No están comprendidas en estas demarcaciones Brasil y Guayana". Excluye a Brasil por soslayar posibles conflictos con la monarquía portuguesa y sus protectores ingleses; a Guayana, por no ampliar el conflicto con los franceses. La capital del nuevo cuerpo político estará en el centro geográfico y estratégico de Panamá. Colombia, como bautiza a su ciclópeo proyecto, también supone un giro político incomparable: aniquila el concepto mismo de monarquía; cambia al súbdito en ciudadano y transmuta a este en soberano.

En el segundo proyecto de la Colombia mirandina, tanto el Poder Ejecutivo, integrado por dos Incas, como su cuerpo legislativo compuesto de representantes nombrados por Asambleas Provinciales o Amautas, serán alternativos y electivos.

Para perfeccionar su plan, redacta apuntes sobre la América Española, en los cuales asienta el "total del número de almas", que estima en 11 millones, la población de las principales ciudades, los productos, el valor de las mercancías que importa de Europa, la fuerza militar y marítima.

El americano universal

Para avanzar en su designio, Miranda emprende la tarea desmesurada de forjar al ser capaz de cumplirlo. Proyectos planetarios requieren hombres universales. Así, apunta que "la experiencia y conocimiento que el hombre adquiere, visitando y examinando personalmente, con inteligencia prolija el gran libro del universo, las sociedades más sabias y virtuosas que lo componen, sus leyes, gobierno, agricultura, policía, comercio, arte militar, navegación, ciencias, artes, etc., es lo que únicamente puede sazonar el fruto y completar en algún modo la obra magna de formar un hombre sólido".

El aguerrido oficial llega a dominar todas y cada una de esas disciplinas.
Este es el hombre que en 1786 llega ante la Emperatriz de todas las Rusias para ofrecerle cambiar la configuración del mundo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3886 veces.



Luis Britto García

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: